EEUU explica en un duro mensaje a China por qué sí puede enviar aviones militares sobre el Estrecho de Taiwán

Pekín considera que la misión del avión estadounidense P-8A es una clara provocación que aumenta el riesgo de un conflicto en la región

Un avión chino que entra en la zona de identificación aérea de Taiwán en una foto de archivo
Un avión chino que entra en la zona de identificación aérea de Taiwán en una foto de archivo FOTO: TAIWAN DEFENCE MINISTRY / HANDOU EFE

El vuelo de un avión de la Armada estadounidense a través del Estrecho de Taiwán la semana pasada demuestra el compromiso de Estados Unidos con un Indo-Pacífico libre y abierto. Así de claro habló el ejército estadounidense después de que China criticara que la operación aérea de Estados Unidos pone en peligro la paz y la estabilidad en la región.

El ultimo choque entre Pekín y Washington se produjo después de que un avión espía de EEUU, un P-8A, sobrevolara el Estrecho de Taiwán. La respuesta del régimen de Xi Jinping fue contundente al desplegar varios aviones de combate para monitorear y advertir a la aeronave norteamericana de que estaba volando sobre la delicada vía fluvial. Hay que recordar que China quiere anexionar Taiwán porque considera que forma parte de su territorio soberano. Taiwán, gobernada democráticamente, se mantiene como territorio independiente desde 1949, tras la guerra civil china y goza del apoyo diplomático, militar y económico de Estados Unidos.

En los últimos días, Pekín ha dado paso pequeños, pero estratégicos, y ha decidido que actuará a partir de ahora como si el Estrecho de Taiwán fuera parte de la soberanía china, a pesar de las enormes y peligrosas implicaciones que una decisión así puede tener.

Después de Ucrania, el Estrecho de Taiwán se ha convertido en el principal punto caliente de planeta. Los expertos creen que los juegos de guerra del régimen chino, simulando misiones de invasión y ataque aéreo contra la vecina Taiwán, pueden derivar en un posible accidente o malentendido que acabe en una confrontación directa entre las dos grandes superpotencias.

El Comando del Indo-Pacífico de Estados Unidos afirmó en un comunicado que “los barcos y aviones de la Marina de EEUU interactúan de manera rutinaria con buques de guerra y aviones extranjeros mientras operan en toda la región”. “Todas las interacciones con las fuerzas militares extranjeras durante el tránsito fueron consistentes con las normas internacionales y no afectaron la operación”, dijo.

Sin embargo, China cree que estas misiones son una provocación de Washington que pueden derivar en un choque de mayores dimensiones.

Estados Unidos, en cambio, considera que los vuelos sobre el Estrecho de Taiwán respetan las normas internacionales. “Estados Unidos continuará volando, navegando y operando en cualquier lugar que la ley internacional permita, incluso dentro del Estrecho de Taiwán. El tránsito de la aeronave por el Estrecho de Taiwán demuestra el compromiso de Estados Unidos con un Indo-Pacífico libre y abierto”.

El sobrevuelo se produjo después de que Taiwán enviara aviones de combate en dos ocasiones la semana pasada para evitar dos incursiones a gran escala de la fuerza aérea de China en la zona de defensa aérea de Taiwán.

El Estrecho de Taiwán ha vivido constantes episodios de tensión militar desde que el gobierno derrotado de la República de China huyó a Taiwán en 1949 después de perder una guerra civil con los comunistas, quienes establecieron la República Popular de China.

China ha dicho recientemente que “tiene soberanía, derechos soberanos y jurisdicción sobre el Estrecho de Taiwán” y criticó que algunos países, en referencia velada a EEUU, reclamen esta zona como “aguas internacionales”. Tanto Estados Unidos como Taiwán han rechazado este axioma chino y han replicado que el Estrecho de Taiwán son, sin lugar a dudas, “aguas internacionales”.

Las posibilidades de un agravamiento de las tensiones crecen a medida que pasan los días. Bonny Lin, ex funcionaria del Departamento de Defensa, ha dicho que en los últimos tiempos los estrategas chinos han venido advirtiendo que lo que realmente aceleraría la escalada sería que China volara aviones sobre la isla principal de Taiwán. “Eso sí significaría un gran paso adelante”, afirmó.

En los últimos años, buques de guerra estadounidenses y, en ocasiones, de naciones aliadas como Gran Bretaña y Canadá, han navegado por el estrecho, provocando la ira de China.

Pacto secreto con las Islas Salomón

Las fricciones con China no se reducen solo al Estrecho de Taiwán. El pasado abril, las Islas Salomón firmaron un estratégico acuerdo de seguridad con Pekín que ha levantado suspicacias en los países de la zona ya que, entre otros argumentos, se alcanzó de forma secreta y su contenido no se ha hecho público todavía. Países como Australia y Japón cree que este pacto, que tendrá una aplicación de al menos cinco años, puede erosionar el estatus quo de la seguridad regional. China busca puertos alejados de su territorio para dar cobertura a su Armada, que sigue creciendo a un ritmo acelerado con la botadura de su tercer portaaviones, el Fujian, y la construcción de destructores Type 055, considerados entre los más avanzados del mundo.

Las Islas Salomón son un Estado archipelágico del Pacífico sudoccidental, con una población que no llega al medio millón de habitantes pero que ocupa una posición estratégica que China considera clave ante un posible escenario de guerra.