Los aliados invitan a Suecia y Finlandia a unirse a la OTAN

Los dos países nórdicos tendrán el estatus de invitados hasta que los 30 socios ratifiquen su adhesión, lo que puede prolongarse un año

Boris Johnson, flanqueado por la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, y el el presidente finlandés, Sauli Niinistö
Boris Johnson, flanqueado por la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, y el el presidente finlandés, Sauli Niinistö FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

«Hoy, hemos decidido invitar a Finlandia y Suecia a convertirse en miembros de la OTAN, y acordamos firmar los Protocolos de Adhesión», aseguraron este miércoles los 30 aliados en una declaración de la Cumbre en Madrid. Superado el escollo turco, que amenazaba bloquear la entrada de los dos países nórdicos, se prevé un rápido proceso de ratificación que podría prolongarse durante un año.

La declaración, precisamente, enfatiza la importancia del memorándum trilateral alcanzado con Turquía el martes por la noche. «En cualquier adhesión a la Alianza, es de vital importancia que las legítimas preocupaciones de seguridad de todos los aliados se aborden adecuadamente», se puede leer en el texto.

La propaganda turca destacaba hoy el «enorme éxito» logrado por el presidente Recep Tayyip Erdogan, que, entre otras cosas, arranca a los dos países nórdicos, un mayor compromiso contra el terrorismo y el levantamiento del embargo de armas. Sin perder un minuto, las autoridades de Ankara ultiman una lista con 33 nombres de miembros del ilegalizado Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) y la secta islamista de Fethullah Gülen, a quien Ankara acusa de golpe de Estado fallido de 2016, cuya extradición van a solicitar.

“Buscaremos la extradición de los terroristas de los países correspondientes en el marco del nuevo acuerdo”, aseguró el ministro turco de Justicia, Bekir Bozdag, citado por la televisión NTV. Bozdag dijo que Turquía pediría ahora la extradición de 12 sospechosos de Finlandia y 21 de Suecia que eran miembros del PKK, considerado una organización terrorista por EE UU y la UE, o presuntos miembros del grupo de Gülen.

El acuerdo tripartito también despeja los obstáculos a la renovación de la fuerza aérea turca. Antes de la reunión de Erdogan con el presidente de EE UU, Joe Biden, la secretaria adjunta para Defensa y Asuntos de Seguridad Internacionales del Pentágono, Celeste Wallander, respaldó la adquisición de cazas F-16. ya que Turquía es «un aliado estratégico de la OTAN altamente capaz y altamente valorado».

Los Estados miembros reiteran que durante el proceso de adhesión la seguridad de Suecia y Finlandia sería «de importancia directa para la Alianza». Precisamente, la invasión rusa de Ucrania empujó a dos países históricamente no alineados militarmente a buscar el paraguas de seguridad de la Alianza Atlántica. Con 1.240 kilómetros de frontera común con Rusia, Finlandia fue pionera en este giro decisivo en la opinión pública y en la clase política. Hoy, el 79% de la población apoya su integración en la Alianza Atlántica, frente un 25% que los hacía en enero.

La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, no podía mostrar su satisfacción esta mañana en Madrid. «Hoy es un día histórico para Suecia y también para la OTAN», destacaba en una entrevista en TVE. En su opinión, «cuando seamos miembros de la OTAN, aumentará la seguridad para Suecia y la población sueca, pero también aumentará la seguridad para todos los miembros». Cuando se consuma la novena ampliación de la organización, el Báltico, de hecho, se convertirá en un mar interior de la OTAN y el papel estratégico de la isla de Gotland será clave.

Sobre las 33 demandas de extradición turcas, Andersson recordó que se harán con todas las garantías legales y no afectarán en ningún caso a ciudadanos de nacionalidad sueca. «Hemos sido claros en las discusiones que tenemos que en Suecia seguimos la ley sueca e internacional en casos de deportación», añadió.

En la misma línea, el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, reiteró que el compromiso con Turquía no quiere decir que Finlandia vaya a cambiar de postura con respecto a la extradición de individuos a los que Ankara reclama como terroristas, sino que cada caso será examinado según la ley finlandesa.

Durante una reunión con el secretario general, Jens Stoltenberg, Biden subrayó que la adhesión de Suecia y Finlandia prueba que la estrategia de Vladimir Putin ha fallado. «Demuestra que el presidente Putin no ha logrado cerrar la puerta de la OTAN. Está obteniendo lo contrario de lo que quiere», dijo. «Quiere menos OTAN. Putin está recibiendo más OTAN, mientras que Finlandia y Suecia se están uniendo a nuestra Alianza». Según Stoltenberg, «demostraremos que la puerta de la OTAN permanece abierta al invitar a Suecia y Finlandia a unirse».

Tras la invitación formal de hoy, se espera que los embajadores de los aliados ratifiquen el martes en Bruselas el protocolo de adhesión de Estocolmo y Helsinki. El texto será remitido entonces a los Estados miembros para que lo ratifiquen y Suecia y Finlandia pueden convertirse en socios de pleno derecho de la OTAN y, por tanto, disfruten de la protección colectiva de su artículo 5.

El presidente de Lituania, Gitanas Nauseda, adelantó que era probable que cuando su país sea sede de la próxima cumbre en Riga en 2023, Estocolmo y Helsinki ya sean miembros de la organización. Hasta entonces, pueden asistir a las reuniones, pero carecen de derecho a voto.