Internacional

El tirador de Chicago se vistió de mujer y preparó el ataque durante semanas

La Policía asegura que Robert Crimo adquirió el arma legalmente y se disfrazó para no ser identificado por los tatuajes en el rostro. En sus perfiles de redes sociales compartió vídeos violentos y era aficionado al hip-hop

Las celebraciones del 4 de Julio en Estados Unidos se vieron ensombrecidas cuando alguien abrió fuego en un desfile con motivo del Día de la Independencia a las afueras de Chicago, Illinois, quitándole la vida a seis personas y mandando a decenas al hospital. Horas después las autoridades detenían a Robert Crimo III, de 22 años.

A pesar de que las autoridades por el momento apenas le señalan como “persona de interés” en el caso, no como sospechoso, el hecho de que hayan publicado su identidad deja a las claras que la Policía cree tener a su hombre.

Según han explicado las autoridades, corría la media mañana del lunes cuando una persona se encaramó a la azotea de uno de los edificios en la avenida principal de Highland Park, una rica localidad a las afueras de Chicago, y desde allí abrió fuego contra la multitud. Seis personas fallecieron en el tiroteo, mientras que otras 36 tuvieron que recibir atención médica.

En vídeos grabados por los propios asistentes al desfile y distribuidos en las redes sociales, se puede escuchar cómo la parada se ve interrumpida por al menos dos ráfagas de disparos. Tras unos primeros instantes de desconcierto, la gente rompe a correr en dirección opuesta al origen de los tiros.

Un policía coge una bandera de EE UU tirada en el suelo tras la estampida por el tiroteo del 4 de Julio
Un policía coge una bandera de EE UU tirada en el suelo tras la estampida por el tiroteo del 4 de Julio FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Comenzó entonces una operación de búsqueda y captura por toda la localidad. En un principio, se encontró un rifle de alta capacidad en la azotea de un negocio próximo al lugar de los hechos. Unas horas después, se anunció que Crimo se encontraba bajo custodia policial tras haberse entregado sin presentar oposición alguna.

Las autoridades sostienen que el tirador preparó el ataque durante semanas y se vistió de mujer para no ser reconocido. Pudo esconder de este modo sus tatuajes faciales y su identidad. El subdirector del Departamento del Sheriff del condado de Lake, Christopher Covelli, explicó también que Crimo, que disparó más de 70 veces contra la multitud, había comprado el arma «legalmente» en Illinois.

Control de armas

Este hecho amenaza con avivar aún más el debate sobre el control de las armas en EE UU, que en las últimas semanas había vuelto a copar el interés de la población tras el asesinato de diez personas negras en un supermercado de Búfalo (Nueva York) y, sobre todo, después de que 19 niños y dos maestras perdieran la vida en una escuela de primaria en Uvalde (Texas), ambos sucesos en mayo.

Ante la presión social, el Congreso logró alcanzar un acuerdo de mínimos -el primero en 30 años, eso sí- para endurecer los controles en la compra de armas y facilitar el decomiso de las mismas en casos de violencia de genero. Fuera quedaron otras medidas que buena parte de la sociedad estadounidense viene demandando desde hace décadas, como que los controles sean obligatorios en cualquier compra a nivel nacional o la prohibición de la venta de armas de asalto.

Pero, ¿quién es Robert Crimo?

Por el momento, es poco lo que se sabe del sospechoso, más allá de una presencia digital que, además, se va desvaneciendo por momentos. Criado en Highland Park, Crimo, un joven un tanto escualido y barba rala, era aficionado al hip-hop y a los vídeos violentos. Se buscaba la vida como rapero, una carrera que le había granjeado algunos logros, como publicar su música o colgar sus canciones en Spotify, si bien la plataforma ya las ha sacado de su catálogo.

De acuerdo con Bennett Brizes, quien en declaraciones al diario “The Washington Post” se describe como amigo de Crimo, el joven era relativamente conocido en la escena musical de la zona, donde era visto como un “tipo raro”.

En cuanto a su afición por la violencia, esta queda clara echando un vistazo a los vídeos que compartía en YouTube, otra compañía que se ha apresurado a borrar la huella digital de Crimo en su plataforma.

En ellos, se pueden observar escenas violentas, en ocasiones, con armas y gente pidiendo clemencia. Algunos de los vídeos incorporan su voz en off pronunciando mantras tipo “libertad, libertad, libertad, ¿libertad? libertad”.

En uno, alguien que parece ser el propio Crimo posa, ataviado con un casco y un chaleco táctico, en un aula escolar, junto a la bandera de EE UU. A pesar de este regusto por la violencia, todavía se desconoce qué podría haber llevado a Crimo a llevar a cabo la matanza.

Algunas de sus publicaciones dejan entrever su interés por las teorías conspirativas que trufan el país a día de hoy; incluso se le puede ver en un mitin del expresidente Donald Trump. Sin embargo, en realidad no se sabe siquiera si era su seguidor. Es más, según su amigo Brizes, Crimo era “firmemente apolítico”.

Además, al menos hasta la fecha, tampoco ha aparecido ninguna carta o decálogo a modo de justificación del ataque, como suele ser habitual en los casos en los que un lobo solitario lleva a cabo una matanza. En definitiva, de momento aún son más las preguntas que las respuestas.

Tiroteo Chicago
Tiroteo Chicago FOTO: Antonio Cruz