Rusia dice haber destruido un almacén con más de cien misiles HIMARS en Ucrania

En el ataque murieron 120 efectivos, entre ellos soldados extranjeros, según Moscú. Kiev bombardea un puente estratégico para el suministro ruso cerca de Jersón

El Ministerio de Defensa de Rusia anunció hoy la destrucción de un arsenal ucraniano en la localidad de Liubimivka, en la región de Dnipropetrovsk, con más de cien misiles HIMARS a consecuencia de un ataque perpetrado por la Fuerza Aérea Rusa. El sistema de lanzamiento de cohetes HIMARS se ha convertido en un activo muy apreciado por Kiev su alta movilidad, precisión y largo alcance, con cohetes que pueden llegar a los 80 kilómetros.

Según informó el portavoz de la entidad castrense, Igor Konashénkov, el ataque, que costó la vida a cerca de 120 efectivos, entre ellos militares extranjeros, tuvo lugar el pasado 24 de julio. Konashénkov indicó que la Fuerza Aérea rusa atacó durante la última jornada una antigua fábrica y una empresa de transporte automotriz en la ciudad de Mykolaiv, en las que se hallaban militares de dos brigadas ucranianas, y ocasionó más de 200 bajas en las tropas ucranianas. Además, fueron destruidos más de 20 blindados y otras máquinas de combate.

El puente de Jersón

Por su parte, las autoridades de la ciudad ucraniana de Jersón, controlada por Rusia, cerraron el único puente de la ciudad que cruza el río Dnipro después de que fuera atacado por los sistemas de cohetes de artillería de alta movilidad (HIMARS) suministrados por Estados Unidos, dijo un funcionario de la Federación Rusa.

Los HIMARS tienen un mayor alcance, una precisión mucho más alta y una velocidad de disparo más rápida en comparación con los lanzacohetes múltiples Smerch, Uragan y Tornado de diseño soviético utilizados tanto por Rusia como por Ucrania.

El puente Antoniv, considerado clave para el suministro de la ciudad en poder de las tropas rusas, ha sido cerrado para los civiles, pero su integridad estructural no se ha visto afectada por los bombardeos, dijo a Interfax Kirill Stremousov, subjefe de la administración de Jersónn impuesta por Rusia. El Ejército ucraniano distribuyó un vídeo que muestra daños y grandes agujeros en la infraestructura, contra la que las fuerzas ucranianas asestaron un “golpe certero” en la noche del martes al miércoles, según la agencia Ukrinform.

“El tráfico en el puente está bloqueado. De hecho, se lanzó otra salva de HIMARS durante la noche”, dijo Stremousov en declaraciones compartidas en su canal de Telegram. También indicó que un puente ferroviario río arriba había sido dañado por ataques con misiles, pero que se estaban realizando trabajos de reparación.

Ucrania está librando una contraofensiva destinada a recuperar la región de Jersón de manos de Rusia. Nataliya Humeniuk, portavoz de las fuerzas ucranianas, afirmó en una entrevista televisiva el miércoles que los militares habían tenido cuidado de no destruir el puente.

Central eléctrica capturada por Moscú

Mientras tanto, Moscú asegura haberse apuntado un éxito tras anunciar que fuerzas respaldadas por Rusia han tomado el control de la segunda central eléctrica más grande de Ucrania. Las autoridades de Kiev no han confirmado su incautación y solo dijeron que había combates en los alrededores.

Si se confirma, la toma de la central eléctrica Vuhlehirsk, de la era soviética y que funciona con carbón, sería la primera ganancia estratégica de Moscú en más de tres semanas en lo que llama su “operación militar especial”. Imágenes no verificadas publicadas en las redes sociales parecían mostrar a combatientes de la compañía militar privada Wagner de Rusia posando frente a la planta de Vuhlehirsk.

La inteligencia militar británica reveló este miércoles que los combatientes de Wagner probablemente lograron avances tácticos en la región de Donbas, en el este de Ucrania, alrededor de la planta de energía y el pueblo cercano de Novoluhanske. Según sus datos, algunas fuerzas ucranianas se habrían retirado de esta zona.