Por qué el Pentágono ve muy probable un choque militar entre EEUU y China en el Indo-Pacífico

Altos mandos de Defensa de EEUU creen que los incidentes aéreos de Pekín con aviones de otros países en la región responden a “un patrón” planificado y no a acciones fortuitas

Buques de la Armada del Ejército Popular de Liberación, junto a un portaaviones, en un despliegue naval en el Mar Meridional de China en una foto de archivo
Buques de la Armada del Ejército Popular de Liberación, junto a un portaaviones, en un despliegue naval en el Mar Meridional de China en una foto de archivo FOTO: Li Gang REUTERS

El riesgo de un enfrentamiento entre China y Estados Unidos en el Indo-Pacífico es cada vez mayor. Así lo sugirió el subsecretario de defensa para Asuntos de Seguridad del Indo-Pacífico, Ely Ratner, un alto funcionario del Pentágono estadounidense al hablar en un discurso en el Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington. Ratner expresó “la enorme preocupación” que existe en el Ministerio de Defensa por lo que se consideran “provocaciones” de Pekín en esta región, “acciones realmente preocupantes” que elevan el riesgo de un accidente no deseado entre ambas potencias.

Los ejemplos más claros y recientes que mencionó Ratner fueron dos. Hace apenas un mes y medio un caza chino J-16 “rozó” un avión de reconocimiento australiano en aguas internacionales poniendo en peligro la vida de la tripulación. El segundo ejemplo que mencionó el funcionario norteamericano es el incidente protagonizado por aeronaves chinas para obligar a un avión de patrulla canadiense a cambiar el rumbo para evitar una colisión frente a Corea del Norte. En lo que va de año se han producido “docenas” de incidentes peligrosos, según la versión de Ratner.

Lo realmente grave para este alto mando del Pentágono es que estos episodios no son incidentes fortuitos provocados por los pilotos chinos sino “un patrón” de comportamiento “dentro de una política” de estado dictada por Pekín para acosar a otros países y solidificar el control chino de la zona. Las “interceptaciones de aviones están creciendo en orden de magnitud”, explicó el funcionario, quien anticipó que es probable que la Armada china adopte una postura más agresiva en sus operaciones en el Pacífico occidental mostrando “una mayor voluntad de asumir riesgos”, dijo Ratner, quien cree que “hay un riesgo alto de que uno de estos incidentes se convierta en una crisis entre Pekín y Washington”.

“Desde mi punto de vista, este comportamiento agresivo e irresponsable representa una de las amenazas más importantes para la paz y la estabilidad en la región hoy en día, incluso en el Mar de China Meridional. Y si el Ejército Popular de Liberación de China continúa con este patrón de comportamiento, es solo cuestión de tiempo que se produzca un incidente importante o un accidente en la región”, añadió el funcionario refiriéndose a las fuerzas armadas de China.

Para Rob Wittman, de la Cámara de Representantes, China se está afirmando no solo como una potencia regional sino como una “potencia global” gracias al crecimiento de su Armada, la más numerosa del mundo en cuanto a número de barcos. Sin embargo, Wittman considera que hay que poner un límite al gigante asiático: “No se puede permitir que China opere donde no tiene soberanía”, comentó en referencia al expansionismo chino que ha llevado al régimen comunista a la creación de islas artificiales para uso militar sobre arrecifes de coral en el Mar Meriodional de China.

Taiwán y la tensión en las aguas del Mar Meridional de China estarán en la agenda fijada para la conversación telefónica que mantendrán los presidentes Joe Biden y Xi Jinping, prevista para este jueves. Aunque no es oficial, el mandatario chino podría advertir a su homólogo estadounidense sobre el riesgo de la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi, prevista para agosto. Pekín considera que ese viaje es “una provocación” y ha advertido a la Casa Blanca de duras represalias si el tercer cargo político más importante de EEUU finalmente visita a Taipei.

En el Congreso de EEUU existe un amplio apoyo a la causa taiwanesa, cuyos líderes no desean integrarse en el futuro en el sistema político de China. En este sentido, el jefe republicano del Senado, Mitch McConnell, afirmó este martes que Estados Unidos debería centrarse en proporcionar a Taiwán armas que “sean adecuadas para la amenaza que puede provenir de China continental”.

Las tensiones han aumentado en el estrecho de Taiwán durante este año, con constantes incursiones de aviones chinos en la autodefinida zona de identificación aérea (ADIZ) de Taiwán. Mientras, la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, ha admitido que Estados Unidos cuenta con presencia militar en la isla, algo que Pekín describió como “una provocación”.

En aras de evitar conflictos futuros, el ministro de Defensa chino, Wei Fenghe, se reunió en Singapur hace unas semanas con el secretario de Defensa, Lloyd Austin, con el objetivo puesto en “buscar líneas abiertas de comunicación” para evitar errores de cálculo de las Fuerzas Aéreas de ambos países. Pekín cree que Estados Unidos está aumentando la presión contra China en el Pacífico a través de nuevas alianzas militares con países como Australia, con quien firmó la creación de Aukus junto a Reino Unido, un mecanismo para el intercambio de tecnología militar que supondrá para Australia la compra de doce submarinos de propulsión nuclear fabricados en Estados Unidos.