Europa

Varias explosiones sacuden la Crimea ocupada por Rusia

Las detonaciones se han producido en un almacén de municiones en Mayskoye

La semana pasada se destruyeron nueve aviones de guerra rusos en Crimea
La semana pasada se destruyeron nueve aviones de guerra rusos en Crimea AP

Varias explosiones sacudieron el martes un depósito de municiones en la Crimea anexionada a Rusia, el último incidente de este tipo en una región utilizada por Moscú como escenario de su guerra en Ucrania.

El ministerio de Defensa ruso indicó que no hubo víctimas graves por las explosiones en la aldea norteña de Crimea de Mayskoye, informó la agencia de noticias estatal RIA. La agencia también informó de un incendio en una subestación transformadora a 20 kilómetros de distancia.

La península de Crimea, en el Mar Negro, que Rusia arrebató y anexionó a Ucrania en 2014 en un movimiento no reconocido por la mayoría de los países, es la base de la Flota del Mar Negro de Rusia y es popular en verano como lugar de vacaciones.

La semana pasada, las explosiones en una base aérea militar en la ciudad de Novofedorivka, en la costa occidental de Crimea, causaron grandes daños y destruyeron varios aviones de guerra rusos. Moscú lo calificó de accidente, aunque las explosiones simultáneas en varias partes de la base habían dejado cráteres visibles desde el espacio.

Ucrania no ha confirmado ni negado oficialmente la responsabilidad de las explosiones en Crimea, aunque sus funcionarios han aplaudido abiertamente los incidentes en un territorio que, hasta la semana pasada, parecía estar a salvo en manos de Moscú, fuera del alcance de los ataques.

“Un recordatorio: La Crimea de un país normal tiene que ver con el Mar Negro, las montañas, el ocio y el turismo, pero la Crimea ocupada por los rusos tiene que ver con las explosiones de los almacenes y el alto riesgo de muerte para los invasores y los ladrones”, tuiteó el asesor presidencial ucraniano Mykhailo Podolyak tras las informaciones de Mayskoye.

Kyiv pretende interrumpir las líneas de suministro rusas antes de un contraataque ucraniano previsto. Mayskoye se encuentra en la principal línea ferroviaria que une Crimea con Rusia, y se utiliza para abastecer a las fuerzas rusas en el sur de Ucrania.

Al igual que la base aérea, está fuera del alcance de los principales misiles que los países occidentales reconocen haber proporcionado a Ucrania hasta ahora, lo que sugiere que si las explosiones fueron alguna forma de ataque, Kyiv ha adquirido capacidad para golpear más profundamente en territorio ruso.

Con la guerra en marcha desde el 24 de febrero, la atención se ha centrado también en los últimos días en los bombardeos en las proximidades de la central nuclear de Zaporiyia, en el sur de Ucrania. Ambas partes se han culpado mutuamente de los riesgos que corre la mayor instalación nuclear de Europa, de la que Rusia se ha apoderado aunque los técnicos ucranianos la operan.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha acusado a Rusia de utilizar el emplazamiento como escudo para ataques y de arriesgarse a una catástrofe nuclear. Quiere que se impongan nuevas sanciones al sector nuclear de Moscú.

Los funcionarios rusos dicen que son sus enemigos los que bombardean. Reuters no pudo verificar inmediatamente los informes sobre el campo de batalla.

LA AYUDA PARTE HACIA ÁFRICA

El conflicto, de casi seis meses de duración, ha provocado la huida de millones de personas, ha causado miles de muertos y ha ahondado la brecha geopolítica entre Moscú y Occidente.

Rusia califica su invasión de “operación militar especial” para desmilitarizar a su vecino, proteger a las comunidades de habla rusa y hacer frente a la expansión de la alianza militar de la OTAN.

Ucrania y sus partidarios occidentales acusan al presidente ruso, Vladimir Putin, de librar una guerra de conquista al estilo imperial.

Putin acusó a Estados Unidos de intentar “alargar” el conflicto en Ucrania apoyando al Gobierno de Zelenski. Washington también quería extender un “sistema similar al de la OTAN” a la región de Asia-Pacífico tras “una provocación minuciosamente planificada” con la visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a la reclamada Taiwán este mes, señaló Putin en una conferencia.

Aunque el mayor ataque contra un Estado europeo desde 1945 se prolongó, se avanzó en un acuerdo sobre cereales para aliviar la crisis alimentaria mundial creada por el conflicto.

El buque “Brave Commander” partió del puerto ucraniano de Pivdennyi con el primer cargamento de ayuda alimentaria humanitaria con destino a África desde la invasión rusa.

Las exportaciones ucranianas de grano se han desplomado debido al cierre de sus puertos del Mar Negro, lo que ha hecho subir los precios mundiales de los alimentos y ha provocado el temor a la escasez en África y Oriente Medio.

En el campo de batalla, las partes informaron de que no había habido grandes cambios en las posiciones.

Ucrania informó de la continuación de los bombardeos y ataques con cohetes rusos en la zona oriental del Donbás, y del éxito en el rechazo de los intentos de avance ruso cerca de la refinería de petróleo de Lisychansk, en la región de Lugansk del Donbás.