Más de 20 muertos, entre ellos cinco niños, en un atentado suicida en una mezquita de Kabul

La filial local del grupo Estado Islámico ha intensificado los ataques contra los talibanes aunque ningún grupo ha reclamado la autoría del atentado

Afganos con el féretro de una de las víctimas del atentado en una mezquita de Kabul
Afganos con el féretro de una de las víctimas del atentado en una mezquita de Kabul FOTO: Ebrahim Noroozi AP

Una enorme explosión ha sacudido una de las mezquitas de Kabul, la capital afgana. Al menos 21 personas murieron y ocho han resultado heridas tras la detonación durante los rezos de la tarde en Sar-e-Kotel, al norte de la capital de Afganistán. Nadie se atribuyó de inmediato la responsabilidad del ataque, en el que han fallecido cinco niños y que constituye el último en azotar el país en el año transcurrido desde que los talibanes tomaron el poder.

La filial local del grupo Estado Islámico en Afganistán ha intensificado los ataques contra los talibanes y los civiles desde que los ex insurgentes tomaron el poder en agosto pasado, cuando las tropas estadounidenses y de la OTAN estaban en las etapas finales de su retirada del país. La semana pasada, el EI reivindicó el asesinato de un destacado clérigo talibán en su centro religioso en Kabul.

Según la ONG italiana Emergency, presente en el país, 27 pacientes han sido ingresados en el Centro Quirúrgico para Víctimas de Guerra de la organización en Kabul. La ONG confirma el atentado en el distrito 17º de la capital y que hay, al menos, tres fallecidos.

“A pocos días del 15 de agosto, aniversario del abandono del país por parte de las fuerzas internacionales y de la instauración del gobierno talibán en Afganistán, la enésima explosión en la capital recuerda que, aunque la guerra haya terminado, la situación de seguridad en el país sigue siendo delicada”, aseguran a través de un comunicado.

“Tras la explosión de hoy, hemos ingresado a 27 pacientes en nuestro Centro Quirúrgico para víctimas de la guerra en Kabul, entre ellos cinco menores, uno de ellos un niño de 7 años”, ha explicado Stefano Sozza, director de EMERGENCY en Afganistán.

Dos pacientes llegaron muertos, uno de ellos falleció en la sala de urgencias”, aseguró Sozza.

El director de Emergency recuerda que “durante todo el año hemos seguido recibiendo a diario heridos de bala, heridos de metralla, heridos de arma blanca, especialmente puñaladas, y explosiones de minas y artefactos explosivos improvisados. El país está sufriendo las consecuencias de un conflicto muy largo que ha minado su futuro”.

Según informa la agencia EFE, el ataque tuvo lugar alrededor de las 19:00 horas, hora local, de acuerdo con el oficial Malavi Mohammad Yasee.

“Según nuestra información hasta el momento, la explosión fue provocada por un terrorista suicida que se inmoló dentro de la mezquita durante las oraciones de la tarde, lo que provocó la muerte de 10 personas e hirió a 8 personas más”, indicó a EFE.

Otro funcionario talibán que no quiso mencionar su nombre aseguró a Efe que entre “los muertos también se encontraba el conocido erudito religioso Malavi Amir Mohammad”.

También se ha manifestado por lo que sucedió en esta mezquita, situada en el distrito de Jairjana de la capital, el expresidente afgano, ahora huido, Hamid Karzai, quien a través de su cuenta de Twitter ha mostrado su rechazo por unos hechos que ha calificado como “crimen contra la humanidad” y “contrario a todos los valores humanos y del islam”.