Europa

Compensación

¿Por qué Polonia exige reparaciones a Alemania por la II Guerra Mundial casi 70 años después?

El Gobierno polaco cifra en 1,3 billones de dólares sus pérdidas y reclama una compensación a Berlín

Un veterano del Ejército polaco asiste a una ceremonia de colocación de coronas con motivo de las celebraciones nacionales del aniversario de la Segunda Guerra Mundial en Varsovia
Un veterano del Ejército polaco asiste a una ceremonia de colocación de coronas con motivo de las celebraciones nacionales del aniversario de la Segunda Guerra Mundial en VarsoviaMichal DyjukAgencia AP

Jarosław Kaczyński, líder del partido Ley y Justicia (PiS), presentó este jueves, en el 83 aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial, un informe sobre las pérdidas que sufrió Polonia durante la contienda. El líder del partido gobernante aseguró que el impreso es la base para exigir hasta 1,35 billones de euros a Alemania en concepto de reparaciones por la ocupación durante 1939-1945.

En el castillo real de Varsovia, devastado durante la Segunda Guerra Mundial y en una ciudad que fue destruida cuatro veces durante los años de conflicto, Kaczyński defendió el derecho de Polonia a exigir una compensación por las pérdidas demográficas, de propiedad y económicas. “Muchos países han obtenido compensación, En relaciones internacionales si el Estado hace daño, debe compensar lo hecho durante la guerra”, dijo el presidente del PiS. “No tomar tal actitud resultaría un complejo de inferioridad que construye caminos a la esclavitud, por eso lo emprendemos”, se justificó, arropado por gran parte de su gobierno.

La publicación del informe de tres volúmenes fue el centro de las celebraciones nacionales del aniversario de la guerra que empezó el 1 de septiembre de 1939, con el bombardeo de la Alemania nazi y la invasión de Polonia, seguida de más de cinco años de brutal ocupación.

Los alemanes invadieron Polonia y nos hicieron un daño increíble. La ocupación fue muy cruel y causó efectos que continúan hasta el día de hoy”, dijo Kaczyński. Unos seis millones de polacos, incluidos tres millones de judíos polacos, fueron asesinados durante la guerra y Varsovia fue arrasada tras un levantamiento de 1944 en el que murieron unos 200.000 civiles. Durante el acto, el primer ministro, Mateusz Morawiecki, afirmó que la “falta de castigo del criminal, la falta de responsabilidad fomenta otro delito”. “Alemania es responsable de la Segunda Guerra Mundial como sociedad entera, como nación entera” dijo. Finalmente, subrayó que este informe “puede servir a una verdadera reconciliación polaco-alemana, sin compensación no hay reconciliación entre los pueblos” concluyó el mandatario.

Polonia renunció a las reparaciones alemanas en 1953 y esta renuncia se registró ante las Naciones Unidas. Después de 1989, Varsovia no volvió al tema de las reparaciones debido a la frágil base legal para exigirlas, así como por las posibles reclamaciones alemanas por las propiedades dejadas en los territorios del norte y del oeste de Polonia. Ahora, el gobierno de Kaczyński rechaza la declaración de 1953 de los entonces líderes comunistas del país y prepara una larga lucha en los tribunales internacionales.

Hasta ahora Polonia no ha presentado ningún documento oficial exigiendo reparaciones a Alemania. Durante la visita del líder de la Unión Demócrata Cristiana, Friedrich Merz, a Varsovia hace un par de semanas, Kaczyński escuchó que los reclamos de reparación del gobierno del PiS carecían de base legal y que ningún gobierno alemán aceptaría su pago. “La posición del gobierno alemán no ha cambiado: la cuestión de las reparaciones está cerrada”, dijo un portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores alemán. “Polonia renunció a más reparaciones hace mucho tiempo, en 1953, y desde entonces lo ha confirmado repetidamente”.

La postura combativa hacia Alemania, utilizada a menudo por PiS para movilizar a su electorado, ha tensado durante los últimos años las relaciones con Berlín. Kaczyński buscará el próximo año una tercera victoria consecutiva en las elecciones legislativas previstas para otoño.

La oposición acusa al PiS de desviar la atención y no tratar temas importantes como la inflación, los altos precios de la energía, el desempleo, salud, educación, los subsidios posteriores a la pandemia del COVID-19 o las tensas relaciones que mantiene con la Unión Europea. Donald Tusk, líder del partido de oposición más grande de Polonia, Plataforma Cívica (PO), dijo el jueves que el anuncio de Kaczyński “no se trata de reparaciones. Esto es una campaña política interna para reconstruir el apoyo al partido gobernante”. Las últimas encuestas muestran un descenso de los apoyos al partido gobernante, debido principalmente a la mala situación económica, y un incremento de intención de voto del PO.

Kaczyński ha visto en Alemania un enemigo al cual recurrir en campaña y en tiempos de crisis, a pesar de que Berlín es el mayor socio comercial del país. La guerra en Ucrania también ha enfrentado a ambos países, mientras Varsovia ha apostado por un apoyo sin fisuras a Kiev, la postura precavida de Alemania fue criticada duramente por Polonia, reprochando la dependencia de Berlín del gas ruso y su lentitud para ayudar a Ucrania.

El gobierno alemán ha pagado indemnizaciones a víctimas individuales del Holocausto y a personas que se vieron obligadas a trabajar como esclavos durante la guerra, pero no a ningún país. El Parlamento alemán ha considerado en varias ocasiones que los reclamos de países por los crímenes cometidos durante la Segunda Guerra Mundial no tienen fundamento jurídico.