La OTAN pone a sus miembros en alerta al detectar la movilización del submarino ruso K-329 Belgorod

La Alianza Atlántica teme que ahora use el súpertorpedo Poseidón, un proyectil con capacidad para desplazarse hasta 10.000 kilómetros bajo el agua y causar un tsunami radiactivo

El submarino ruso Belgorod
El submarino ruso Belgorod FOTO: Marina rusa Marina rusa

Nueva alerta por parte de la OTAN. La Alianza Atlántica ha remitido una nota de inteligencia a sus países miembros en la que avisa de la movilización del submarino nuclear ruso K-329 Belgorod, portador del misil nuclear Poseidón, también conocido como el Arma del Apocalipsis. El Belgorod es mucho más grande que cualquier otra fuerza naval, incluidas todas las que posee la Marina de Estados Unidos, y puede sumergirse a una profundidad de 1.700 pies.

Океанская многоцелевая система «Посейдон»

Este submarino es capaz de destruir ciudades costeras completas. Mide 184 metros de largo y desplaza 30.0000 toneladas. Es el submarino más grande construido en los últimos 40 años. Además, el Belgorod va armado con seis torpedos nucleares Poseidón, que también son los más grandes jamás construidos: con 25 metros de largo, tienen el doble del tamaño de un misil balístico habitual de un submarino y 30 veces más grande que un torpedo normal.

El Belgorod tiene fines científicos pero va armado con los proyectiles más grandes jamás construidos y cargados con seis cabezas nucleares
El Belgorod tiene fines científicos pero va armado con los proyectiles más grandes jamás construidos y cargados con seis cabezas nucleares FOTO: La Razón (Custom Credit)

El nuevo submarino fue botado en julio y ahora se habría sumergido en aguas del Ártico tras su posible implicación en el sabotaje de los gasoductos Nord Stream, según distintas fuentes extraoficiales.

La OTAN teme que su misión sea ahora realizar una prueba del súpertorpedo Poseidón, un proyectil con capacidad para desplazarse hasta 10.000 kilómetros bajo el agua y luego hacer explosión cerca de la costa para causar un tsunami radiactivo.

El torpedo nuclear fue presentado en 2018 por Rusia como la vía para garantizar la supremacía militar rusa, aunque los expertos nucleares han argumentado que se puede lograr el mismo efecto con un misil intercontinental como los que están en funcionamiento desde la década de 1960.

Estados Unidos ha activado la red de satélites para hacer el seguimiento de torpedos que aprovecha el gran calor que desprenden los proyectiles cuando se activan. Pero no son capaces de detectarlos bajo el mar.

El ‘Belgorod’ tiene 184 metros de eslora y 15 de manga y puede viajar a unos 60 kilómetros por hora bajo el agua. Se estima que puede pasar hasta 120 días sin tener que regresar a la superficie. Aunque está tripulado por la Armada rusa, en un principio fue operado por la organización secreta de la Dirección Principal de Investigación del Mar, GUGI.

Entre su arsenal cuenta con el súpertorpedo Poseidón, un proyectil de 24 metros con capacidad para portar una cabeza nuclear de unos dos megatones. “Es un nuevo tipo de arma completamente nueva que obligará a las marinas occidentales a cambiar su planificación y a desarrollar nuevas contramedidas”, ha apuntado el experto HI Sutton, según recoge ‘La Reppubblica’.

El supersubmarino fue entregado en julio en la sede de la Flota del Norte de la Armada Rusa en Severodvinsk, donde el Comandante en Jefe Nikolay Tevmenov dijo que sería utilizado para “expediciones científicas y de investigación”, aunque la decisión última sobre su uso es del presidente Putin.

Aunque construido para realizar espionaje submarino, la misión más amenazante del Belgorod es la de servir como vehículo de lanzamiento para el sistema de torpedos nucleares Poseidón. Entre las misiones de espionaje, HI Sutton explica que el Belgorod ayuda a alertar a las fuerzas rusas de los submarinos enemigos que transitan por zonas cruciales. Sin embargo, la clave de su funcionamiento es su despliegue encubierto, algo para lo que precisamente fue construido el Belgorod.