El último contratiempo del nuevo portaaviones Gerald Ford que retrasó su primer despliegue oficial

El barco más caro y grande de la historia de Estados Unidos tenía previsto navegar por el Atlántico en los próximos meses junto a ocho países, entre ellos España

España y otros ocho países participarán en el primer despliegue del grupo de ataque del nuevo portaaviones nuclear USS Gerald R. Ford, previsto inicialmente para 2018 y retrasado por la gran complejidad técnica de los nuevos sistemas que incorpora este superportaaviones. El anuncio de la Marina de Estados Unidos supone un nuevo paso en el tortuoso camino que ha seguido la construcción y puesta en marcha del barco más grande y caro de la historia, que inaugura una nueva clase de portaaviones, la clase Ford, que irá jubilando progresivamente a los portaaviones de la vieja clase Nimitz activos bajo el paraguas de la US Navy desde hace cuarenta años.

El flamante barco de la Marina estadounidense tenía previsto salir de la base naval norteamericana de Norfolk (Virginia) el pasado día 3 pero una vez más tendrá que esperar debido al temporal que azota algunas partes de la coste este de EEUU, por lo que la Segunda Flota ha decidido posponer el que será su primer despliegue. Buena parte de la región de Hampton Roads, en Virginia, donde se encuentra el USS Gerald Ford, estaba bajo aviso de inundación hasta este martes, por lo que sólo se fijará una nueva fecha de despliegue cuando el tiempo lo permita.

ACTUALIZACIÓN: La US Navy ha informado que el portaaviones USS Gerald Ford ya ha zarpado de la base de Norfolk para iniciar su primer gran despliegue.

Una vez superado este contratiempo, el buque insignia del Gerald R. Ford Carrier Strike Group navegará por primera vez en el Atlántico, considerada como un área de “interés estratégico” por el comandante de la Segunda Flota de EEUU, Dan Dwyer, en un ejercicio que incluirá activos aéreos, marítimos y terrestres de los aliados de la OTAN y países socios, entre los que se encuentra España, Canadá, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Holanda y Suecia. En total intervendrán 9.000 personas de nueve países, 20 barcos y 60 aviones.

Los portaaviones de EEUU tardan unos cinco años en construirse, pero la producción del Gerald Ford se extendió ocho años, desde 2009, cuando se colocó la quilla, hasta 2017. Tras años de retraso y un sobrecoste del 30%, el USS Gerald Ford (el coste final se acerca a los 13.000 millones de dólares) obtuvo la capacidad operativa inicial por parte de la Marina de EEUU en diciembre pasado y ya está listo para el combate.

El portaaviones estadounidense «USS Gerald R. Ford»
El portaaviones estadounidense «USS Gerald R. Ford» FOTO: MC2 Ridge Leoni U.S. Navy

Con 333 metros de eslora y 77 metros de manga, el superbarco desplaza 100.000 toneladas e incorpora por primera vez casi dos docenas de tecnologías que dan un salto cualitativo con respecto a los de la clase Nimitz. Entre las novedades destacan un nuevo sistema de recuperación de aeronaves, once elevadores impulsados electromagnéticamente diseñados para transportar bombas y misiles desde el barco, y un nuevo radar de búsqueda.

Pero sin duda el aspecto más destacado es el sistema de lanzamiento de aeronaves electromagnéticas (EMALS), que usa una catapulta con motor de inducción lineal en lugar del pistón de vapor utilizado en la clase Nimitz. Esta tecnología permite el lanzamiento de aeronaves no tripulados más pequeñas y ligeras y se supone que ahorrará costes y tiempo.

Otro elemento a destacar es un sistema de energía que funciona a partir de un reactor nuclear doble más potente del tipo A1B y con 600 MW, superior a los 550 MW (térmicos) de los dos reactores A4W del Nimitz. Esta planta de energía nuclear más robusta no sólo proporciona mucha más energía sino que aporta también mayor autonomía.

USS Gerald R. Ford (CVN 78) Successfully Completes Shock Trials

Los nuevos portaaviones de clase Ford están equipados con un radar multifunción de matriz de exploración electrónica activa AN / SPY-3 y AN / SPY-4 y visualmente introduce modificaciones en la estructura de cubierta al presentar una isla más pequeña y funcional. El armamento consta de dos lanzadores RIM-162 ESSM, dos RIM-116 RAM, tres Phalanx CIWS y cuatro M2 .50 Cal. (12,7 mm) ametralladoras.

Está previsto que incluya entre 40 y 50 aviones de combate F/A-18E/F Super Hornets y F-35, además de cinco aviones de ataque electrónico EA-18G Growler; 19 helicópteros MH-60 Seahawk y cuatro aviones aerotransportados de alerta temprana E-2D Hawkeye.

Demasiados problemas

El Ford ha dado grandes quebraderos de cabeza en los últimos años. El mismísimo jefe de Operaciones Navales, Mike Gilday, reconoció que la Marina de EEUU construyó el portaaviones USS Ford con demasiadas tecnologías nuevas, hasta 23, lo que calificó como un ”error” que la Armada no puede permitirse repetir.

La Marina de EEUU está construyendo tres nuevos portaaviones. El siguiente será el John F. Kennedy, cuya entrega está programada para 2024. El tercero de la clase Ford será el Enterprise (2027) y el cuarto el Doris Miller, que entraría en servicio en el año 2032.