El mayor “proveedor” de armas a Ucrania ya no es Estados Unidos, es el ejército en retirada de Putin

La ofensiva lanzadas por las fuerzas armadas ucranianas en la región de Jarkiv ha obligado a los invasores a dejar carros de combate o artillería listos para su uso

El ministro de Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, acusó este lunes a Occidente de emular a Hitler al utilizar a Ucrania como “instrumento de guerra” contra Rusia, como hizo Alemania contra la URSS en la Segunda Guerra Mundial. “A día de hoy, Estados Unidos se ha subordinado prácticamente todo el Occidente colectivo, movilizándolo para convertir a Ucrania en un instrumento de guerra contra Rusia, como en su momento Hitler puso en armas a la mayoría de países de Europa para atacar a la Unión Soviética”, dijo Lavrov en el pleno de la Cámara Baja antes de la ratificación de los tratados de anexión de cuatro regiones ucranianas.

No es la primera vez que el Gobierno de Putin carga contra Occidente por la venta de armas a Ucrania, con las que sus fuerzas armadas están, no solo resistiendo la invasión, sino contraatacando y recuperando territorio.

Lo más llamativo de esta afirmación es que, en realidad, vamos camino de que el principal suministrador de armas a Ucrania es el propio ejército ruso. Así, según una información publicada por “The Wall Street Journal”, el rápido avance de Ucrania en la región de Jarkiv provocó que los rusos abandonasen en su huida cientos de unidades de equipamiento militar que acabaron en manos de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Tanto es así que, lejos de inutilizarlas, muchas de estas armas o vehículos estaban listos para su uso inmediato, mientras que otros están siendo reparados para volver al frente lo antes posible, si bien es cierto que las armas proporcionadas por Occidente suelen ser más avanzadas y precisas.

Según dicha información, Ucrania habría capturado 460 carros de combate rusos, 92 obuses autopropulsados, 448 vehículos de combate de infantería, 195 vehículos blindados y 44 sistemas de cohetes de lanzamiento múltiple, aunque el número real es probablemente más alto, según evidencia visual recopilada de las redes sociales e informes de noticias de Oryx, una fuente abierta. consultora de inteligencia.

En algún caso, la cantidad de material incautado sobrepasa las capacidades militares de las unidades que lo capturas. Así, un batallón ucraniano, el Carpathian Sich, incautó 10 modernos carros de combate T-80 y cinco obuses autopropulsados 2S5 Giatsint de 152 mm tras ingresar a la ciudad de Izyum el mes pasado.

“Tenemos tantos trofeos que ni siquiera sabemos qué hacer con ellos”, decía uno de los mandos de la unidad. “Comenzamos como un batallón de infantería y ahora nos estamos convirtiendo en un batallón mecanizado”, explica.

Los avances recientes de la última ofensiva han convertido a Moscú en, con mucho, el mayor proveedor de armas pesadas para Ucrania, muy por delante de Estados Unidos u otros aliados en números absolutos, según analistas de inteligencia de código abierto.

Rusia también se ha incautado de armas ucranianas, principalmente en los primeros días de la guerra, cuando invadió gran parte del país. Según el recuento de Oryx, Rusia capturó 109 tanques ucranianos, 15 cañones autopropulsados y 63 vehículos de combate de infantería desde febrero.

Y aunque algunas piezas incautadas podrían estar casi en un museo militar, también ha sido capturado armamento moderno, como tanques T-90 y vehículos de combate de infantería BTR-82 con cañones automáticos.

Recientemente podíamos ver las imágenes del carro de combate T-90M que las fuerzas ucranianas encontraron abandonado en la ofensiva iniciada a principios de septiembre en la región de Járkov. Este tanque está considerado uno de los mejores del mundo. Hasta ahora las tropas ucranianas habían destruido varias unidades. De hecho, uno de ellos fue abatido apenas unos días después de que el Kremlin decidiera su despliegue en este territorio bélico, en lo que fue considerado por una nueva vergüenza militar por parte de Rusia.

La captura del primer T-90M completo fue anunciada el pasado 18 de septiembre por el Ministerio de Defensa de Ucrania en una entrada de la red social Twitter en la que afirma, con el acostumbrado humor con el que suele hacer estos comunicados: “Anuncio: el más nuevo tanque ruso T-90M fue encontrado en la región de Járkov en perfectas condiciones. Pedimos a su(s) dueño(s) que se comunique(n) con el Ejército de Ucrania. Por favor identifíquese con una señal: una bandera blanca”.

Desde que comenzó la invasión, los distintos países occidentales han ido entregando a Ucrania numeroso material militar y aunque la mayoría es estadounidense, también han recibido carros T-72 mejorados de Polonia y la República Checa, así como otras armas alemanas, polacas e, incluso, españolas, como el lanzagranadas de Instalaza.

La experiencia de Ucrania aprendiendo a operar diferentes sistemas de armas en un tiempo relativamente corto ha facilitado la reutilización de las armas rusas adquiridas recientemente, dijo el coronel Serhiy Cherevatyi del Comando Operativo Este de Ucrania, informa The Wall Street Journal.

“Son de la escuela de construcción soviética que es fácil de entender para nosotros”, dijo. “Si nuestra gente ha logrado aprender a usar Panzerhaubitze, Krabs y American Paladins, no es un problema dominar los sistemas rusos que son similares a los nuestros”.

Las piezas capturadas más valiosos, especialmente carros y artillería, generalmente se redistribuye entre las distintas unidades, según las necesidades y las premisas de la jerarquía militar.