América

Por qué son cruciales las elecciones legislativas de Estados Unidos

Los demócratas se arriesgan a perder el control de la Cámara de Representantes lo que paralizaría la agenda legislativa y dejaría a Biden como un “pato cojo”

Bandera en apoyo de Donald Trump
02/01/2022
Bandera en apoyo de Donald Trump 02/01/2022 FOTO: CHRIS PUTNAM / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO CHRIS PUTNAM / ZUMA PRESS / CONT

El próximo 8 de noviembre Estados Unidos tiene una decisiva cita con las urnas. Y, más que unas elecciones legislativas donde demócratas y republicanos se juegan el control de ambas Cámaras del Congreso, la contienda electoral también medirá las fuerzas de ambas formaciones políticas de cara a las presidenciales de 2024.

Con la sombra de Trump de fondo amenazando con volver a la Casa Blanca, los candidatos conservadores han intentado utilizar estratégicamente su apoyo durante la campaña de primarias previa a las próximas elecciones de mitad de mandato, aunque no a todos les ha garantizado el éxito. Las Midterms del mes que viene serán el mejor termómetro para medir el ambiente político de un país más polarizado que nunca.

¿Qué está en juego en las elecciones legislativas del Congreso?

Las Midterms son las elecciones legislativas de mitad de mandato en las que se renuevan la totalidad de la Cámara de Representantes (435 congresistas) y un tercio de los 100 escaños del Senado (33 senadores). También se eligen 36 gobernadores y elecciones municipales: alcaldes, cargos públicos locales y una gran variedad de iniciativas ciudadanas. Habrá, en total, 460 contiendas legislativas a nivel federal.

Aún así, “esta elección no es tanto de demostrar la fuerza política de cada partido a nivel nacional, sino una serie de elecciones locales que van a dictar qué sucede en Washington por los próximos dos años”, explica Rafael Bernal de The Hill en entrevista para LA RAZÓN. “A pesar de que realmente las contiendas competitivas son muy pocas, ambos partidos están muy cerca en términos de poder político y todavía está por ver quién mantiene el poder de cada Cámara”.

Por ahora, los demócratas tienen todas las de ganar en el Senado, “sobre el 70 ó 75% de probabilidad”, puntualiza Bernal. Y, por el contrario, los republicanos “entre 70 y 80 por ciento de posibilidades de tener control sobre la Cámara de Representantes. Si sucede ese escenario, el más probable, vamos a ver una serie de ataques en contra de la Administración Biden similares a los que vimos con la Administración Trump”, añade.

Además, al margen de cómo salga cada formación política de reforzada de cara a la próxima contienda electoral, las presidenciales de 2024, si se cumplen esos pronósticos “la agenda legislativa va a frenar en seco y las negociaciones de presupuesto van a tener el riego del cierre del Gobierno Federal durante los próximos dos años de control republicano sobre cualquiera de las dos Cámaras”.

¿Cuáles son los temas más decisivos?

Los expertos lo tienen claro: “el tema principal en estas elecciones de medio término es la economía y la inflación”. Y, en ese sentido, una de las mayores preocupaciones de la Administración Biden en esta recta final de la contienda es que, durante este último mes, suba el precio de la gasolina. Algo que perjudicaría electoralmente al Gobierno. Otros asuntos de rigurosa actualidad que mantienen dividido al país, como el aborto, la migración, las armas, la delincuencia, el cambio climático o la educación, quedan en un segundo plano para el votante a la hora de acudir a las urnas.

“La principal función de estos temas secundarios es motivar a la gente a salir a votar. O desmotivarla”, asegura Rafael Bernal. “Los republicanos tienen ventaja ahí porque todas las encuestas indican que los seguidores del ex presidente Donald Trump están muy motivados al voto y podrían salir a votar en números similares al 2018 o 2020″, resalta.

Históricamente, desde Ronald Reagan, el partido del presidente que reside en la Casa Banca tiende a perder el control sobre una o ambas Cámaras, o tiende a perder asientos del Congreso. Aunque ahora las cosas han cambiado. “El factor más importante en contra de que se continúe la tendencia histórica, además del ambiente político divisorio, es que acabamos de tener un censo”.

En Texas, por ejemplo, se agregaron un par de distritos de la Cámara Baja mientras California perdió uno. El nuevo censo delinea nuevos mapas electorales y “la realidad es que no conocemos el comportamiento de los distritos que han cambiado sustancialmente, por lo que es posible que haya muchas sorpresas y realmente el referente histórico nos dice menos” en estos momentos.

¿Qué estados serán clave en noviembre?

Wisconsin, Georgia, Pensilvania, Nevada, Arizona. En un segundo nivel: Florida. “Y de ahí se pierde mucho la competitividad. Puede ser que tengamos una elección más o menos competitiva en Colorado para la Cámara Alta. New Hampshire también podría dar la sorpresa, pero es muy improbable”. Los distritos que acaparan la atención son apenas 25.

“Éstas son unas elecciones con gravísimas consecuencias de gobernabilidad para los próximos dos años que depende de muy pocos votantes en Estados Unidos, porque no importa cuántos votantes demócratas salgan a votar en California, o cuántos votantes republicanos lo hagan en Texas o en otros estados del sur. La decisión final de quién va a gobernar en este país la van a tomar los votantes en esos 25 distintos y en esos 5 estados”.

La guerra de Ucrania en clave electoral

Ucrania ha supuesto una excepción en el ambiente político estadounidense, sobre todo a la hora de aprobar los paquetes de ayuda federal desde la sede del legislativo. Muy pocas veces demócratas y republicanos ha logrado alcanzar el consenso. “Es curioso porque Ucrania ha sido de los pocos temas con apoyo bipartidista” en el Capitolio, señala Rafael Bernal, que cubre habitualmente el Congreso.

“Sin embargo, empezamos a ver que esa alianza unánime se resquebraja dentro de quienes apoyan a Trump. Algunos de sus seguidores, incluso en el Gobierno, han dado indicaciones de que no ven con tan malos ojos a Vladimir Putin, se creen un poco la idea de que Ucrania provocó la invasión rusa. Son una minoría, pero una eventual mayoría republicana estaría más abierta a ver las cosas desde el punto de vista de Putin, de lo que está ahora el Congreso con control demócrata.

Trump, ¿líder del Partido Republicano?

Los republicanos ni afirman ni desmienten que Trump sigue siendo el líder de su partido. “Es casi imposible, dado todo lo que ha sucedido en los últimos dos años, que Trump no lance una candidatura presidencial”, considera Bernal. “Lo va a aprovechar como un momento para buena recaudación, para atraer más atención, pero nadie que esté observando se va a sorprender. Trump anunció que se postulaba a la reelección desde el 6 de enero de 2021″.