Un muerto y cinco heridos, entre ellos un futbolista español, tras ser apuñalados en un centro comercial de Milán

El atacante, ya detenido por la Policía, cogió un cuchillo de un expositor de un supermercado con el que atacó a los clientes

Los servicios de emergencia en el interior del supermercado de Milán donde ocurrió el suceso
Los servicios de emergencia en el interior del supermercado de Milán donde ocurrió el suceso FOTO: DPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

Una mujer falleció y cinco personas resultaron heridas tras un ataque en el interior del centro comercial Assago (Milán) por parte de un italiano de 46 años que, según informan los “carabinieri”, fue detenido.

Todos habrían sido alcanzados por un arma punzante. Tres de los cinco heridos se encuentran en estado grave, tanto que han solicitado la intervención del helicóptero de rescate, informa la RAI. En el lugar también se encontraban tres paramédicos, seis ambulancias y la Policía.

Según una reconstrucción de los “carabinieri”, tras tomar posesión de un cuchillo de los expositores del supermercado Carrefour -por causas que se investigan y sin motivo aparente- apuñaló a cinco clientes. Uno de los lesionados es el defensa español Pablo Mari, jugador cedido esta temporada al Monza, equipo propiedad de Silvio Berlusconi.

El atacante fue bloqueado por algunos clientes y entregado a los Carabinieri de Corsico, quienes intervinieron de inmediato en el lugar. La fallecida es una cajera de Carrefour de 30 años.

Los investigadores, de momento, excluyen la matriz fundamentalista. La posición del hombre de 46 años, probablemente aquejado de trastornos mentales, está siendo examinada por las autoridades judiciales.

“Ahora que estamos lejos estamos más tranquilas pero estábamos realmente aterradas, no entendíamos lo que estaba pasando, veíamos a la gente salir corriendo llorando”, dice una niña que estaba en el centro comercial durante los momentos de agitación del ataque. “Me impresionó mucho una niña que lloraba, completamente en shock”, agrega el testigo.

La cadena Carrefour, a la que pertenece el hipermercado, expresó en una nota “su máxima cercanía a los empleados y clientes involucrados en el ataque y a sus familias” y confirmó que se llamó inmediatamente a la Policía y que el al atacante fue detenido. Asimismo, la empresa activó de inmediato “un servicio de apoyo psicológico para todos los empleados directa o indirectamente involucrados en el incidente”.