América

Nuevo tiroteo múltiple en EE UU: Al menos cinco muertos en un club LGTBI

La discoteca gay de Colorado, devastada por la matanza, agradece la labor a los “heroicos clientes que se enfrentaron al hombre armado y pusieron fin a este ataque de odio”

Un hombre armado abrió fuego en un club nocturno gay a primera hora del domingo, matando a cinco personas e hiriendo a otras 18 en el último tiroteo múltiple que se ha producido en el país en un año en el que la retórica antigay se ha intensificado entre los extremistas.

La teniente Pamela Castro, del Departamento de Policía de Colorado Springs, aseguró que la Policía recibió un informe de un tiroteo en el Club Q a las 23:57 de la noche.

Castro dijo que había un sospechoso que estaba herido y estaba siendo tratado. Indicó que no estaba inmediatamente claro si había sido disparado por los agentes. También explicó que el FBI estaba en la escena y ayudando en el caso.

El departamento de Policía tuiteó que tenía prevista una conferencia de prensa a las 8 de la mañana en su centro de operaciones.

El Club Q es un club nocturno de gays y lesbianas que ofrece un “Drag Diva Drag Show” los sábados, según su sitio web.

“El Club Q está devastado por el ataque sin sentido contra nuestra comunidad”, publicó el club en su página de Facebook. Escribieron que sus oraciones estaban con las víctimas y las familias, y “agradecemos las rápidas reacciones de los heroicos clientes que se enfrentaron al hombre armado y pusieron fin a este ataque de odio”.

El motivo del tiroteo no se conoció de inmediato, pero trajo a la memoria la matanza de 2016 en el club nocturno Pulse de Orlando (Florida), en la que murieron 49 personas. Y ocurrió en un estado que ha experimentado varios asesinatos masivos notorios, incluyendo en la escuela secundaria Columbine, un cine en un suburbio de Denver en 2012 y un supermercado de Boulder el año pasado.

En junio, 31 miembros del grupo neonazi Patriot Front fueron detenidos en Coeur d’Alene (Idaho) y acusados de conspiración para provocar disturbios en un acto del Orgullo. Los expertos advirtieron que los grupos extremistas podrían ver la retórica antigay como una llamada a la acción.

El mes anterior, un pastor fundamentalista de Idaho manifestó a su pequeña congregación de Boise que los gays, las lesbianas y los transexuales deberían ser ejecutados por el Gobierno, lo que coincidía con sermones similares de un pastor fundamentalista de Texas.