América

Club Q: Lo que se sabe hasta ahora del tiroteo en la discoteca gay de Colorado

Los clientes de la discoteca redujeron al tirador y evitaron una tragedia aún mayor según la Policía, que los ha descrito como “héroes”

Crystal y Ella Mondragon colocan flores en un monumento improvisado cerca de un club nocturno gay en Colorado Springs
Crystal y Ella Mondragon colocan flores en un monumento improvisado cerca de un club nocturno gay en Colorado Springs FOTO: Geneva Heffernan AP

Un nuevo episodio de violencia armada teñía Estados Unidos de sangre la madrugada del domingo. Esta vez, un club de ambiente nocturno de Colorado, se convertía en el objetivo principal del autor del tiroteo masivo. Anderson Lee Aldrich, de 22 años, fue detenido horas después como el principal sospechoso de la matanza, que causó un balance de cinco víctimas mortales y una veintena de heridos.

Cuatro minutos antes de la medianoche, la Policía recibió una llamada alertando de lo que parecía un tiroteo en “Club Q”, una discoteca homosexual de Colorado Springs, popular localidad montañosa situada a unos 100 kilómetros de la ciudad de Denver. Los agentes tardaron apenas 6 minutos en acceder al local, lo que pudo ser decisivo para evitar más víctimas mortales.

Tiroteo en Colorado, Estados Unidos
Tiroteo en Colorado, Estados Unidos FOTO: Teresa Gallardo

Aunque las fuerzas policiales elogiaron la actuación de los clientes que estaban en el interior del club nocturno en el momento del ataque, ya que al parecer sometieron al asaltante armado, ayudando a evitar una tragedia que podía haber sido aún mayor. Anderson Lee Aldrich, que también resultó herido, fue detenido por las autoridades y hospitalizado.

Las autoridades confiscaron dos armas, que fueron recuperadas en el lugar de los hechos. Los primeros informes policiales indican que el sospechoso, que portaba un chaleco antibalas, disparó contra sus víctimas con un rifle de asalto del estilo AR-15, utilizado en los tiroteos más mortíferos de la historia reciente del país. Al parecer, el autor de la masacre fue sometido por alguien de dentro del local, posiblemente un ex combatiente veterano de guerra, según dieron a entender los oficiales.

Más tarde el jefe de la Policía de Colorado Springs, Adrián Vásquez, ha confirmado que “dos héroes” se enfrentaron al atacante. “Les debemos toda nuestra gratitud”, ha subrayado.

El establecimiento de ocio nocturno, Club Q, dijo en su cuenta de Facebook estar “devastado por el ataque sin sentido de nuestra comunidad”, añadiendo el expreso agradecimiento a “las rápidas reacciones de los heroicos clientes que redujeron al tirador y pusieron fin a este ataque de odio”. También el gobernador de Colorado, el demócrata Jared Polis, dedicó unas palabras de elogio a los “valientes individuos” por haber “bloqueado” al autor de la masacre.

Los testimonios del horror

Joshua Thurman, de 34 años, presenció desde dentro el terror de los acontecimientos. “Estaba en la pista de baile cuando escuché 4 o 5 disparos” describió a los medios locales. “Al principio pensé que sólo era la música y seguí bailando. Luego escuché más disparos y vi el destello de la boca del arma y corrí hacia atrás, hasta un vestidor. Estaba con otro cliente, cerramos la puerta con llave y nos tumbamos en el suelo”, añadió entre lágrimas al confesar que sólo podía pensar “espero salir vivo” mientras “la vida le pasaba ante sus ojos”.

“Estoy en estado de shock”, explicó a los reporteros Angelo Patino, que a sus 18 años actúa como drag queen en el club nocturno y se había marchado justo media hora antes del tiroteo. “Era mi espacio seguro”, recalcó añadiendo: “Me duele que no pude proteger a mis amigos cuando lo necesitaban”.

La reacción de Biden

“Si bien aún no está claro el motivo de este ataque, sabemos que la comunidad LGBTQI+ ha sido objeto de una terrible violencia de odio en los últimos años”, reaccionó el presidente Joe Biden a través de un comunicado, recordando otros acontecimientos recientes que han dejado una herida abierta en la sociedad estadounidense, como la mortífera matanza de Orlando de 2016, con 49 víctimas mortales y más de medio centenar de heridos.

“Debemos abordar la epidemia de salud pública de la violencia armada en todas sus formas. A principios de año, firmaré la ley de seguridad de armas más importante en casi tres décadas, además de tomar otras medidas históricas”, anticipó Biden, añadiendo: “Pero debemos hacer más. Necesitamos promulgar una prohibición rifles de asalto para quitar las armas de guerra de las calles de Estados Unidos”.

El presidente Biden, que hoy celebraba su 80º cumpleaños, tachó el ataque en Colorado de “sin sentido”. Recordó que ha habido otros ataques de odio en los últimos años y ha alertado de que “esta violencia está aumentando”.

“Los lugares que se suponen seguros, espacios de tolerancia y celebración, jamás deberían convertirse en lugares de terror y violencia. Pero pasa demasiado a menudo. Tenemos que expulsar las injusticias que contribuyen a la violencia contra las personas LGTBIQ+. No podemos y no debemos tolerar el odio”.