América

La Policía peruana detiene a Castillo tras fracasar su golpe de Estado

El presidente peruano disolvió el Congreso e instauró un Gobierno de emergencia en Perú. Sin embargo, los congresistas denunciaron un “Golpe de Estado” y sus ministros renunciaron en cascada

Pocas horas después de anunciar la “disolución del Congreso” en un intento de golpe de Estado, Pedro Castillo fue detenido este miércoles en Lima y destituido como presidente de Perú. Castillo ha sido detenido por las autoridades mientras circulaba en un coche gris en Lima, después de decretar el cierre del Congreso e imponer un toque de queda de 10 de la noche a 4 de la mañana. Castillo ha sido interceptado en Lima por varios coches de Policía en un vehículo gris. Los agentes de Seguridad del Estado le han detenido acusado de sedición. Poco antes, la Fiscalía presentaba una denuncia por su intento de golpe de Estado. Castillo abandonó el Palacio de Gobierno a la 1 y media de la tarde acompañado su esposa, sus hijos y el expresidente del Consejo de Ministros Aníbal Torres.

Ante el intento de Castillo de librarse de una moción de censura en su contra prevista este miércoles, el Congreso no ha acatado la disolución decretada por Castillo. En una votación histórica, el Congreso de Perú ha aprobado con 101 votos a favor, 6 en contra y 11 abstenciones la moción de vacancia contra Castillo. En base al procedimiento de sucesión presidencial, la vicepresidenta, Dina Boluarte, ha sido nombrada pocas horas después nueva presidenta de Perú.

Castillo y sus familiares llevaban unas “bolsas” al subir al vehículo con rumbo desconocido acompañados de agentes de Policía. El presidente de la República se dirigía a la Embajada de México en Lima, donde algunos manifestantes se congregaron para evitar su entrada, apuntan medios locales. Otras fuentes periodísticas apuntan a que Castillo se dirigía a la Prefectura de Policía para pedir garantías para su vida.

Castillo fue trasladado precisamente a estas dependencias judiciales, donde se le ha podido ver con rostro serio en las primeras imágenes tras su intento de golpe de Estado y su detención. Castillo estaba acompañado por Aníbal Torres. La fiscal de la nación, Patricia Benavides, y el fiscal adjunto supremo, Marco Huamán, encabezaban las diligencias contra Castillo en las dependencias policiales. A Castillo se le ve con rostro serio y asentando con la cabeza vestido con una chaqueta azul y una camisa blanca, como muestra un vídeo difundido por el diario peruano “El Comercio”.

Apenas tres horas antes de que comenzase la tercera moción de vacancia presentada por la oposición para destituirle, el presidente de Perú, Pedro Castillo, había decretado “disolver temporalmente el Congreso”. El mandatario peruano de 53 años, un profesor rural que llevó a la izquierda al Gobierno de Perú tras décadas de ejecutivos conservadores, había impuesto un toque de queda nocturno en todo el país desde las 10 de la noche a las 4 de la mañana. “Tomamos la decisión de establecer un gobierno de excepción orientado a establecer el Estado de Derecho”, ha anunciado Castillo por cadena nacional en la Comisión de Fiscalización del Congreso que investiga las acusaciones de la Fiscalía contra él por liderar presuntamente una organización criminal.

Castillo había anunciado la convocatoria de elecciones constituyentes para elegir un nuevo Congreso y elaborar una reforma de la Constitución. Ante el anuncio, varios de sus ministros anunciaron su dimisión. La nueva presidenta de Perú, Dina Boluarte, calificó las acciones de Castillo de “golpe de Estado”. El Ejército peruano ha pedido tranquilidad en un comunicado: “Las Fuerzas Armadas son respetuosas con el orden constitucional que establece que el presidente de la República está facultado para disolver el Congreso, si este ha censurado o negado su confianza en dos Consejos de Ministros. Se invoca a la ciudadanía a mantener la calma y a confiar en las instituciones del Estado legalmente establecidos”. Uno de los jefes de las Fuerzas Armadas había renunciado el martes a su cargo alegando motivos personales.

Tras negar la semana pasada que tuviese planeado disolver el Congreso con el fin de evitar su posible destitución, Castillo ha acusado a la oposición de pretender instaurar “una dictadura” con la ayuda del poder judicial: “El Congreso ha roto el equilibrio de poderes y el Estado de Derecho para instaurar la dictadura congresal con el aval, como ellos mismos manifiestan, de su Tribunal Constitucional”. Castillo se aferraba así al cargo evitando que el Congreso votase la tercera moción de vacancia presentada contra él en solo un año y cuatro meses de Presidencia. La iniciativa para apartarlo del cargo tenía opciones de lograr los 87 votos necesarios de los 130 legisladores.

Asfixiado por las seis investigaciones abiertas por la Fiscalía contra él, Castillo también está siendo investigado por la Comisión de Fiscalización del Congreso acusado de liderar una trama de corrupción. Horas antes de la disolución del Congreso, el presidente de la Comisión de Fiscalización, el diputado de la oposición fujimorista José Ventura Ángel, reconocía que un testigo reveló que Castillo tenía conocimiento de hechos delictivos y recibió “más de un millón de soles”, es decir, más de 248.000 euros.

“Está violando normas constitucionales, emplazamos a las Fuerzas Armadas para defender la constitucionalidad”, manifestó el congresista Héctor Ventura, titular del grupo de trabajo. Durante su discurso, Castillo deslegitimó a distintas instituciones del Estado, entre ellas, el máximo representante de la Constitución: “El Congreso ha roto el equilibrio de poderes y el Estado de Derecho para instaurar la dictadura congresal con el aval, como ellos mismos manifiestan, de su Tribunal Constitucional”.

En la sesión de la Comisión de Fiscalización que se llevó a cabo horas antes de desatarse esta enorme crisis política en Perú, se escuchó el testimonio de Salatiel Marrufo, exjefe del gabinete de asesores de Geiner Alvarado. El investigado, quien lleva 30 meses en prisión preventiva, aseguró que hizo pagos a Pedro Castillo: “Al señor presidente de la República, Pedro Castillo Terrones, se le daban 50 mil soles mensuales para que mantenga en el puesto a Geiner Alvarado, este dinero fue entregado por Alvarado en Palacio de Gobierno, fueron entregados en 9 oportunidades, luego de cada Consejo de Ministros, en total se entregó 450 mil soles por ese concepto”, dijo Salatiel Marrufo ante Fiscalización.

La moneda peruana, el sol, ha caído un 1,2% mientras que el índice referencial de la Bolsa de Lima retrocedía un 2,14%. Desde su toma de posesión el 28 de julio del año pasado, Castillo ha acumulado graves polémicas debido a nombramientos polémicos por ser políticos demasiado radicales o sospechosos de corrupción, el aumento del precio de los combustibles y una inestabilidad permanente en su ejecutivo. Castillo arrastraba un desgaste cada vez mayor que se reflejaba en las encuestas y, todo ello, acercaba la situación a un punto insostenible.

Renuncias en cascada

Según ha recogido la agencia EFE, los ministros peruanos de Economía, Relaciones Exteriores y Trabajo anunciaron este miércoles su renuncia, pocos minutos después de que el presidente del país, Pedro Castillo, anunciara la disolución del Congreso y la instauración de un “gobierno de excepción”.

A través de sus respectivas cuentas de Twitter, los titulares de estas carteras, Kurt Burneo, César Landa y Alejandro Salas, respectivamente, anunciaron su decisión de abandonar el Ejecutivo alegando su “apego a los valores democráticos” y constitucionales.

También el embajador peruano ante la ONU, Manuel Rodríguez Cuadros, presentó hoy su “renuncia irrevocable” ante lo que llamó “el golpe de Estado producido en Perú”, después de que el presidente Pedro Castillo disolviera el Congreso.

En su cuenta de Twitter, Rodríguez Cuadros, uno de los diplomáticos más respetados en el país, hizo pública una carta de renuncia enviada a su superior, el canciller César Landa, quien también ha denunciado el golpe de estado.

“Esta situación -en Perú- infringe la constitución del Estado y las obligaciones internacionales del país contenidas en la Carta Democrática Interamericana”, reza la carta.

También el representante peruano ante la OEA (basado en Washington), Harold Forsyth, renunció hoy a su cargo “por razones morales y profesionales”.

Asimismo, la vicepresidenta peruana, Dina Boluarte, denunció este miércoles que el cierre del Congreso y la conformación de un gobierno de emergencia dictado por el mandatario Pedro Castillo constituye un “golpe de Estado”.

El abogado peruano Benji Espinoza, el principal defensor legal del presidente Pedro Castillo, anunció este miércoles que renuncia a defender al mandatario a partir de este momento al considerar que se ha “producido una ruptura del orden constitucional” en el país andino.

Golpe de Estado

Asimismo, los legisladores de diferentes bancadas del Congreso de Perú denunciaron este miércoles que el presidente Pedro Castillo ha dado un golpe de Estado al anunciar que dicta la disolución del Parlamento y la conformación de un “gobierno de emergencia” en el país.

“Esta decisión configura un golpe de Estado y se aleja de todos los marcos constitucionales”, declaró la legisladora izquierdista Ruth Luque, cuya agrupación ha apoyado habitualmente la permanencia de Castillo en el poder.

La presidenta del Poder Judicial peruano, Elvia Barrios, hizo un llamamiento este miércoles a la ciudadanía a “mantenerse vigilante en defensa del estado democrático y de derecho”, horas después de que el mandatario Pedro Castillo dictara la disolución del Congreso y el nombramiento de un gobierno de emergencia.

“Demandamos a las instituciones correspondientes mantenerse firmes en el respeto al estado de derecho y pedimos a la ciudadanía, a la sociedad civil organizada, a mantenerse vigilantes en defensa del estado democrático de derecho”, dijo Barrios en un mensaje transmitido en las redes sociales del Poder Judicial.

Fujimori insta a las Fuerzas Armadas a “respaldar el orden constitucional”

La líder opositora peruana Keiko Fujimori acusó este miércoles al presidente del país, Pedro Castillo, de dar un “golpe desesperado” y exhortó al Congreso a destituirlo y a las Fuerzas Armadas a “respaldar el orden constitucional”.

“Pedro Castillo da un golpe desesperado porque sabía que le quedaban pocas horas en el poder. El Congreso debe seguir adelante con la vacancia (destitución) y las Fuerzas Armadas tienen que respaldar el orden constitucional”, escribió en Twitter la líder del partido Fuerza Popular e hija del expresidente Alberto Fujimori, quien dio un autogolpe de Estado en 1992.

“Permanente incapacidad moral”

El pleno del Congreso de Perú destituyó este miércoles al mandatario del país, Pedro Castillo, por “permanente incapacidad moral” con 101 votos a favor de un total de 130, después de que este anunciara la disolución del Legislativo y declarara un gobierno de emergencia, lo que ha sido calificado como un golpe de Estado por diferentes voces, incluida la vicepresidenta del país.

El pleno del Congreso de Perú citó para las 15.00 horas (20.00 GMT) de este miércoles a la vicepresidenta Dina Boluarte, para que jure como nueva jefa de Estado, en reemplazo del destituido Pedro Castillo, y se convierta, de esa manera, en la primera gobernante de la historia del país andino.