Asia

Mejor que el F-35 y el Eurofighter: Japón anuncia cómo será su nuevo avión de combate FX

Tras descartar el programa de Lockheed Martin, Tokio formaliza su alianza con el avión de sexta generación británico Tempest para producir su futuro avión de combate

Dibujo por ordenador del futuro caza japonés FX
Dibujo por ordenador del futuro caza japonés FX FOTO: JASDF/Wikimedia Commons JASDF/Wikimedia Commons

Japón sigue dando pasos acelerados para actualizar la composición de sus Fuerzas Armadas y modernizar su inventario de armas y equipamiento militar con la vista puesta en las amenazas que se ciernen en la región del Indo-Pacífico. Esta zona, tradicionalmente dominada por Estados Unidos, se encuentra en el punto de mira de las aspiraciones de China, que confía en asegurar la estabilidad y el control de las rutas comerciales. En este contexto, el gobierno nipón ha anunciado que su próximo avión de combate será desarrollado conjuntamente con Reino Unido e Italia dentro del denominado Programa Aéreo de Combate Global (GCAP). Se trata de un intento de ampliar la cooperación defensiva al margen de su aliado habitual en la zona, Estados Unidos.

El avión resultante será el caza Mitsubishi FX, diseñado para sustituir a la flota de viejos aviones F-2 que Japón desarrolló en el pasado con la industria militar estadounidense. El Ministerio de Defensa nipón ha asegurado este viernes que el diseño prevé un caza furtivo polivalente superior al famoso avión F-35 de Lockheed Martin y al Eurofighter, con censores avanzados y redes. Tokio confía en que el nuevo avión de guerra reemplace a las 94 unidades del F-2 que actualmente tiene operativas. El FX serviría también para jubilar a 144 Eurofighter en el Reino Unido y 94 Eurofighter en Italia, según explicaron funcionarios japoneses citados por la agencia AP.

El FX de Japón y el Tempest británico, un sucesor del Eurofighter Typhoon, serán dos de los primeros cazas de sexta generación del mundo. Pero, ¿cómo será la combinación de ambos programas? En teoría, los dos países producirán un solo diseño de caza, con pequeñas diferencias incorporadas para satisfacer los requisitos únicos de cada país. Italia, que también participa en el proyecto, se une a Reino Unido y Japón para trabajar ahora en un concepto de plataforma central y en la configuración de las estructuras necesarias para entregar este proyecto de defensa, listo para entrar en la fase de desarrollo en 2025.

Según el acuerdo alcanzado este viernes, Mitsubishi Heavy Industries de Japón se asociará con el contratista de defensa británico BAE Systems PLC. La empresa Leonardo SpA de Italia será un actor clave en el proyecto. La japonesa IHI, la británica Rolls Royce y la italiana Avio Aero estarán a cargo de su motor, mientras que Mitsubishi Electric, Leonardo UK y Leonardo SpA trabajarán en la aviónica del aparato, según la parte japonesa.

Cómo es el Tempest

El Ministerio de Defensa del Reino Unido ha dicho que utilizará su experiencia, compartirá costes y garantizará que la Royal Air Force (RAF) siga siendo interoperable “con nuestros socios más cercanos”. El caza británico Tempest está siendo desarrollado por BAE Systems. La futura estrategia aérea de combate británica prevé un avión central en el corazón de una red de capacidades más amplias, con aviones no tripulados, sensores, armas y sistemas de datos avanzados. Equipado con tecnología láser y misiles hipersónicos, este caza incluirá inteligencia artificial para ayudar al piloto y otros elementos propios de las aeronaves de quinta generación, como el sigilo y la fusión de datos.

El F-2 japonés desarrollado con Lockheed Martin
El F-2 japonés desarrollado con Lockheed Martin FOTO: Lockheed Martin Lockheed Martin

Por su parte, el programa FX está siendo dirigido por Mitsubishi Heavy Industries. Japón se había comprometido en el inicio del proceso a trabajar con la empresa norteamericana Lockheed Martin como socio único y principal para el desarrollo de su caza FX, pero finalmente cambió de rumbo.

Desde hace años la Fuerza Aérea de Autodefensa de Japón trabaja para tener su propio avión de combate. No quiere seguir comprando el F-35, como ha hecho su vecina Corea del Sur. Al parecer, Japón no estaba contento con la forma en que se actualizaría el avión una vez que estuviera en servicio, un problema que sí está teniendo la Fuerza Aérea de Australia con su F-35.

El interés japonés por hacerse con un caza moderno surgió en la década de los ochenta, cuando Tokio quería desarrollar un avión de combate avanzado que reemplazara su antigua flota de cazas F-1. Finalmente, Japón optó por el desarrollo conjunto con EEUU del F-2, inspirado en el F-16 Fighting Falcon.

BAE Systems, que lidera el programa británico, planea incorporar en el Tempest nuevos sistemas de propulsión, sensores y contramedidas, interfaces de cabina, redes de comunicaciones, cargas útiles y soporte automatizado.

El gobierno japonés del primer ministro Fumio Kishida ha anunciado un gran aumento en el gasto de defensa durante los próximos cinco años para alcanzar 316.000 millones de dólares. Una cuarta parte se financiará a través de aumentos de impuestos.

Se prevé que la estrategia de seguridad nacional revisada de Japón, que será publicada a finales de este mes, según AP, permitirá al país tener una capacidad de ataque preventivo y desplegar misiles de largo alcance. Ese es un cambio importante y polémico que se aleja de la política de autodefensa de Japón adoptada después de su derrota en la Segunda Guerra Mundial en 1945.

Tokio está tejiendo importantes alianzas para neutralizar las crecientes amenazas de China y Corea del Norte mediante alianzas des seguridad con países del Indo-Pacífico, incluida Australia.