Zelenski fulmina a varios altos cargos de su gobierno para atajar la corrupción en Ucrania

Destituidos cinco gobernadores y cuatro viceministros. El segundo responsable de Infraestructura fue detenido y cesado por desviar 400.000 dólares destinados a comprar ayuda y generadores

El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski
El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski FOTO: PRESIDENCIA DE UCRANIA PRESIDENCIA DE UCRANIA

«La Justicia es un requisito previo para la unidad», subrayó el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, al anunciar una «semana de decisiones» para abordar varios escándalos de corrupción que sacudieron varias de sus estructuras de Gobierno en los últimos días. Mientras la guerra entraba en su duodécimo mes, las acusaciones de corrupción corrían el riesgo de socavar la unidad interna y el apoyo internacional que Ucrania necesita con urgencia para ganar contra el oponente más grande. A diferencia de algunos casos anteriores, la reacción ha sido rápida.

Aunque no estuvo directamente involucrado en ninguno de los principales escándalos, el muy visible subjefe de la Oficina Presidencial, Kyrylo Tymoshenko, dimitió como responsable de coordinar las administraciones militares regionales. Su partida ha sido seguida por el despido de cinco jefes regionales, incluidos los de Dnipro, Jersón y Zaporiyia, por razones no especificadas.

Seis viceministros también fueron despedidos por el Gobierno, con algunos casos vinculados a dos importantes acusaciones de corrupción. Dos viceministros de infraestructura renunciaron por razones no especificadas después de que su colega Vasyl Lozynskyi fuera arrestado por agentes de la Oficina Nacional Anticorrupción el sábado. Fue acusado de aceptar un soborno a cambio de otorgar un importante contrato estatal y fue despedido al día siguiente en una señal de firmeza ante las actividades delictivas.

Viacheslav Shapovalov, viceministro de Defensa, también renunció después de que el Ministerio fuera acusado de comprar alimentos para sus soldados a precios inflados. El ministro de Defensa, Oleksiy Reznikov, ha negado todas las acusaciones, contenidas en una investigación periodística, señalando numerosos errores en un mensaje detallado y calificando las acusaciones de «operación de información» destinada a «socavar la confianza en el Ministerio en un momento muy delicado». Su adjunto, responsable del contrato firmado en diciembre, renunció para «permitir una investigación objetiva» y «preservar la confianza de los socios internacionales». El caso está siendo investigado por la Oficina Nacional de Anticorrupción.

Superar la corrupción ha sido durante mucho tiempo una gran promesa de los políticos ucranianos, incluido Zelenski, quien inesperadamente subió al poder en 2019 en gran parte debido a su falta de experiencia política y por tanto libre de escándalos. Impulsado por socios extranjeros, el país ha ido desarrollando lentamente sus instituciones de anticorrupción especializadas. La invasión rusa hizo que la corrupción desapareciera de los titulares de los medios, ya que toda la atención se centró en detener a las tropas rusas. Los escándalos recientes corrían el riesgo de fracturar a una sociedad relativamente unida.

Otros casos incluyeron el descubrimiento que el Fiscal General adjunto, Oleksiy Symonenko, había viajado a España en medio de la guerra para pasar unas vacaciones de diez días, supuestamente en el automóvil de un rico hombre de negocios. También se descubrió que el jefe adjunto de la facción parlamentaria del presidente, Pavlo Jalimon, compró una lujosa mansión en Kyiv en junio. Ambos han sido despedidos con la Fiscalía Especializada Anticorrupción solicitando una investigación sobre el origen de los ingresos de Jalimon. Como reacción al viaje de Symonenko, se ha prohibido a todos los funcionarios estatales salir del país por motivos personales mientras dure la guerra. «Si quieren descansar ahora, primero tendrán que dejar el servicio civil», comentó Zelenski.

Los periodistas y los miembros de las agencias anticorrupción han jugado un papel importante en descubrir el comportamiento de estos funcionarios. La rápida reacción del Gobierno a los escándalos puede ser un signo del cambio cultural emergente y de instituciones más eficientes, según creen algunos analistas. La dependencia de la asistencia militar y financiera internacional puede ser un factor en los cambios.

El presidente finlandés, Sauli Niinistö, reveló ayer en Kyiv que su país contribuirá a la coalición internacional de tanques para apoyar la defensa de Ucrania y recuperar los territorios ocupados. Subrayó que el número de carros de combate debería ser importante para marcar la diferencia. Antes del anuncio alemán de enviar los Leopard, un funcionario ucraniano de alto rango indicó que los socios del país ya tomaron la decisión de entregar alrededor de 100 tanques.