Arabia Saudí anuncia la desarticulación de una nueva red de espías ligada a Irán

Arabia Saudí ha desarticulado una nueva red que supuestamente espiaba para Irán y que estaba compuesta por diez personas, entre ellas ocho saudíes, un libanés y un turco, informó hoy el portavoz del Ministerio saudí del Interior, Mansur al Turki.

En un comunicado difundido por la agencia oficial de noticias SPA, Al Turki destacó que las autoridades descubrieron la red de espionaje a raíz de los vínculos que esta tenía con otra desarticulada el pasado marzo.

Dieciocho personas fueron arrestadas entonces en Arabia Saudí por supuestamente integrar una red de espionaje supuestamente ligada con Irán.

Al Turki explicó que entre los primeros detenidos había un libanés que ha sido puesto en libertad, después de que se probara que no estaba implicado en el espionaje.

En total, apuntó, permanecen arrestadas 27 personas acusadas de espiar para Irán, entre las que hay 24 saudíes, un libanés, un turco y un iraní.

Irán había descartado la presencia de un ciudadano iraní en la supuesta red desmantelada y, el pasado 27 de marzo, el Ministerio de Exteriores iraní convocó al encargado de negocios de la Embajada de Arabia Saudí en Teherán para protestar por la acusación de espionaje y negar cualquier implicación en esas actividades.

Arabia Saudí (suní) e Irán (chií) mantienen un pulso por la supremacía en la región y una tensión permanente, ya que Riad es aliado de Washington, mientras que Teherán considera a EEUU como su principal enemigo, junto a Israel.

La tensión se ha incrementado en los últimos años con los levantamientos y revoluciones en los países árabes, sobre los que mantienen posturas discrepantes, especialmente sobre Baréin y Siria, y también debido a las protestas en demanda de derechos de la minoritaria comunidad chií saudí.