Internacional

La presidenta de Taiwán supervisa las maniobras con buques de guerra en el estrecho de Taiwán

Los ejercicios navales y aéreos que simulan la invasión de un ejército de ocupación son las mayores en un año

La presidenta de Taiwán Tsai Ing-wen en un buque de guerra supervisando las mayores maniobras anuales
La presidenta de Taiwán Tsai Ing-wen en un buque de guerra supervisando las mayores maniobras anuales FOTO: WANG YU CHING/TAIWAN PRESIDENTIA EFE

La presidenta de Taiwán, Tsai Ing-wen, subió este martes a un buque de guerra por segunda vez en sus seis años de mandato, donde alabó la determinación del Ejército para defender la isla.

Los ejercicios militares, que simulan la neutralización de una fuerza invasora, coinciden con ejercicios aéreos en toda la isla, ya que ésta se prepara para el combate ante la creciente presión militar de China.

La creciente asertividad de Pekín hacia Taiwán que reclama como propia, unida a la invasión rusa de Ucrania, han renovado el debate sobre cómo reforzar la defensa y han llevado a las autoridades a intensificar los preparativos en caso de un ataque chino.

Pekín considera que Taiwán forma parte de su territorio y nunca ha renunciado a utilizar la fuerza para poner la isla bajo su control. Taipéi rechaza las reivindicaciones de soberanía de Pekín y promete defender su libertad y democracia.

Como parte de los ejercicios anuales “Han Kuang” de Taiwán, 20 buques de guerra, entre ellos fragatas y destructores, dispararon proyectiles para interceptar y atacar a una posible fuerza invasora frente a la costa noreste de Taiwán, mientras que flotas de cazas F-16 y cazas Ching-kuo de fabricación nacional lanzaron ataques aéreos.

Tsai, a bordo de un destructor de misiles estadounidense de la clase Kidd retirado del servicio en aguas de la ciudad portuaria de Suao, fue vista con ropa de camuflaje y saludando a los soldados.

“El excelente simulacro de hace un momento ha demostrado la capacidad y la determinación de los soldados de la República de China para defender el país”, dijo Tsai a los soldados a través de una transmisión en cabina, utilizando el nombre oficial de Taiwán. “Sigamos protegiendo juntos nuestra patria. Buen trabajo”, dijo.

El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores chino, Zhao Lijian, preguntado por los simulacros en una sesión informativa regular en Pekín, repitió las advertencias de China sobre cualquier movimiento militar de Taiwán. “El intento de Taiwán de enfrentarse militarmente a China es similar a una mantis que intenta obstruir una carroza”, dijo. “Al final, está condenado al fracaso”.

Fuente de tensión

Los simulacros de cinco días se producen en medio de una creciente preocupación por las intenciones de China hacia Taiwán. China dijo el lunes que aumentó las advertencias a la Administración de Biden sobre la posible visita de la presidenta de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, Nancy Pelosi, a Taiwán. Estas visitas son una fuente frecuente de tensión entre Pekín y Washington.

Estados Unidos no tiene relaciones diplomáticas oficiales con Taiwán, pero está obligado por la ley estadounidense a proporcionar a la isla, gobernada democráticamente, los medios para defenderse.

El portavoz de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Kirby, dijo en una entrevista a la CNN que no debería haber ningún cambio unilateral en el statu quo sobre la isla, y que la política de Estados Unidos de una sola China no había cambiado.

“Nada de esto tiene que derivar en un conflicto. Nada ha cambiado con respecto a ‘una China’ o al apoyo a la capacidad de Taiwán para defenderse. Así que no hay razón para que esto se intensifique, ni siquiera en la mera retórica”, dijo Kirby.

Añadió que, por lo que él sabía, Pelosi aún no había tomado una decisión sobre el viaje.

Aunque el Ejército de Taiwán está bien entrenado y equipado con material mayoritariamente estadounidense, China tiene una enorme superioridad numérica y está incorporando equipos avanzados, como cazas furtivos.

En un discurso pregrabado en un foro de seguridad en Taipéi el martes por la mañana, Tsai dijo que las “fuerzas autoritarias” amenazaban con subvertir el statu quo en la región del Indo-Pacífico y que Taiwán estaba en primera línea geopolítica para “luchar contra la agresión autoritaria”.

Los simulacros realizados este año en toda la isla incluyen la repulsión de una fuerza invasora en un importante puerto cercano a la capital, Taipei, prácticas de combate urbano por parte de la fuerza de reservistas y un ejercicio para trasladar aviones a través de Taiwán a búnkeres excavados en la ladera de las montañas de la remota costa oriental para resistir una primera oleada de ataques con misiles.

Entre los buques de guerra expuestos se encontraba el nuevo cazaminas de la isla, así como una corbeta furtiva, que ha sido apodada por la marina de Taiwán como el “asesino de portaaviones” debido a su dotación de misiles antibuque.