América

Canje de presos

Biden entrega a Alex Saab, el «testaferro de Maduro», a cambio de estadounidenses presos en Venezuela

Saab aterrizó ya en el aeropuerto de Maiquetía. Fue trasladado para comparecer en rueda de prensa junto al presidente venezolano

AME5413. CARACAS (VENEZUELA), 20/12/2023.- El mandatario de Venezuela, Nicolás Maduro (c-i), recibe hoy en el palacio presidencial de Miraflores, en Caracas (Venezuela), al empresario colombiano Alex Saab (c-d), horas después de ser liberado en Estados Unidos -mediante negociaciones con el Gobierno chavista-, donde estaba acusado por el delito de conspiración para blanqueo de dinero. EFE/Miguel Gutierrez
Nicolás Maduro recibió a Álex Saab en la puerta del palacio de MirafloresMiguel GutierrezAgencia EFE

Después de más de tres años encarcelado y recién liberado de la prisión donde enfrentaba juicio por lavado de dinero en Estados Unidos desde 2021, el empresario Alex Saab fue repatriado libre de cargos a Venezuela.

El colombiano de nacimiento fue entregado por las autoridades norteamericanas a emisarios venezolanos en una isla de San Vicente y Las Granadinas como parte de un acuerdo de intercambio por el cual el chavismo se comprometió a liberar a una treintena de presos políticos.

Los hechos trascendieron en la noche del martes cuando se supo que dos estadounidenses presos, Airan Berry y Luke Denman, serían liberados. Los dos extranjeros habían sido condenados en Caracas por participar supuestamente en un «intento de invasión» a Venezuela para asesinar a Nicolás Maduro.

En la mañana del miércoles, la agencia Associated Press confirmó la liberación: «A cambio, Maduro liberará a algunos, si no a todos, de los al menos 10 ciudadanos estadounidenses que permanecen encarcelados en Venezuela». Reuters agregó que en total habría 36 presos puestos en libertad. LA RAZÓN pudo conocer que uno de ellos sería Roberto Abdul, el organizador de las primarias opositoras apresado en noviembre pasado acusado de «conspirar a favor de Guyana». Por el momento han sido liberados 10 presos, entre los que se cuentan seis sindicalistas condenados a 14 años de cárcel.

El intercambio con Estados Unidos se concretó en Canouan, una isla de San Vicente y Las Granadinas en la que fueron intercambiados en octubre de 2022 los dos sobrinos de Nicolás Maduro condenados en Nueva York por narcotráfico.

Antes de que el Gobierno de Maduro confirmara el intercambio y se produjera la primera imagen de Alex Saab excarcelado, el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby, reconocía en Washington que a veces hay que tomar «decisiones difíciles» para rescatar a estadounidenses. «Nada es más importante para el presidente Biden que la seguridad de los estadounidenses en el extranjero. A la par de esa obligación, está hacer todo lo posible para que aquellos que están detenidos en el extranjero de manera injusta regresen a casa con sus familias, donde pertenecen».

Según informantes de la colombiana W Radio, el Departamento de Justicia, la agencia antidrogas DEA y el FBI estaban en desacuerdo con la decisión más «pragmática» del Departamento de Estado, que «piensa que la liberación de Saab sirve para acercar a Venezuela a Washington y alejarla de Moscú y quizás también para aliviar la presión migratoria que se está volviendo un problema de marca mayor en Estados Unidos», publicó el reputado investigador Daniel Coronell.

Llegada de Saab a Venezuela

El presidente venezolano recibió a Saab en la puerta del palacio de Miraflores, sede del Ejecutivo, después de que su esposa Cilia Flores lo hiciera en la terminal presidencial aeropuerto internacional de Maiquetía que le sirve a Caracas. El «testaferro de Maduro» junto a su esposa e hijos fue recibido con un abrazo del mandatario chavista.

"Nuestro diplomático resistió 1280 días de secuestro y torturas. Ha triunfado la verdad y la justicia", fueron las primeras palabras del gobernante. "Yo sabía que este día tenía que llegar, y llegó. Es un día inolvidable", agregó Maduro alabando al empresario -"de sangre palestina"- que enfrentó, según dijo, una persecución por parte de Estados Unidos.

Maduro calificó como "canje" con Washington lo ocurrido para que Saab llegara a Caracas, y agradeció a los funcionarios involucrados en las negociaciones. El líder chavista también agradeció a la delegación opositora en la mesa de negociación de Barbados por formar parte del canje, y al Emir de Qatar "por haber sido un facilitador brillante de exquisita diplomacia" para el seguimiento de los acuerdos alcanzados.

El mandatario afirmó que la liberación de Saab estuvo acordada con Donald Trump, pero no pudo ejecutarse "porque perdió las elecciones y debimos empezar de nuevo". Envió un mensaje a Joe Biden de que "podemos avanzar con respeto a otra etapa de relaciones, ojalá se consiga el camino".

A continuación habló Saab: "El milagro de la libertad, de la justicia, se ha hecho realidad", comenzó su intervención frente a la prensa. "Me siento orgulloso de servirle al pueblo y a este gobierno".

Es la primera vez que Saab y Maduro se fotografiaron juntos. En 2017, el empresario colombiano demandó por difamación a periodistas venezolanos por haber afirmado que tenía negocios con el gobierno venezolano, afirmaba que no tenía relaciones con la jerarquía chavista, que luego se confirmaron. Los reporteros debieron exiliarse en Colombia denunciando acoso judicial.

Una fortuna de 1.000 millones de dólares

Se calcula que Saab tiene una fortuna de 1.000 millones de dólares que provienen principalmente de negocios turbios con el Gobierno venezolano durante más de una década. Está involucrado en investigaciones por lavado de dinero en Colombia, Ecuador, México, Italia y Suiza, y está vinculado a 106 empresas en al menos 16 países. Desde 2019 estaba sancionado por «orquestar una vasta red de corrupción» por Washington y desde 2021 por Londres.

Hasta la fecha, una Corte de Apelaciones tenía pendiente decidir la apelación interpuesta por la defensa de Saab relativa a su inmunidad parlamentaria. El Gobierno de Maduro dijo que su detención en Cabo Verde en 2020 violó el derecho internacional pues lo había nombrado «enviado especial» y lo considera un diplomático. Los documentos presentados para tal argumento mostraban pasaportes y documentos con datos contradictorios.

Saab se había convertido en una suerte de «súper ministro de Maduro», siendo además ficha clave de las acciones para sortear las limitaciones de las sanciones internacionales al país que se instauraron desde 2019.

Saab enfrentaba cargos federales en Estados Unidos por haber lavado presuntamente hasta 350 millones de dólares defraudados a través del sistema de control cambiario en Venezuela. Según la acusación, entre 2011 y 2015, el colombiano y su mano derecha, Álvaro Enrique Pulido –ahora residente en Venezuela–, se confabularon para lavar sus ganancias ilícitas y transferirlas desde Venezuela hasta cuentas bancarias en EE UU, razón por la que Washington tiene jurisdicción en el caso.