MENÚ
jueves 22 agosto 2019
22:04
Actualizado

Corea asegura que el asalto a su embajada fue un acto terrorista

A pesar de no acusarlo directamente, el país asiático afirma estar investigando la implicación del FBI en el ataque

  • El régimen de Corea del Norte ha hecho público un comunicado en el que, en contra de lo instruido hasta ahora por el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata y lo investigado por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y la Comisaría General de Información (CGI) de la Policía, califica el asalto a su embajada en Madrid de «grave ataque terrorista».Las pesquisas realizadas por agentes de ambas unidades, calificadas de «modélicas» por los expertos, llevaron al magistrado a anunciar que investigaba a los autores del ataque, plenamente identificados, por los presuntos delitos de allanamiento de morada, múltiples delitos de detención ilegal, lesiones, amenazas, robo con violencia e intimidación en casa habitada cometido por organización criminal.El régimen norcoreano no aclara si se ha personado en las actuaciones judiciales (sería lo lógico como parte perjudicada). De hacerlo, podría acusar a los autores de terrorismo; sin embargo, pide a las autoridades españolas que sean las que persigan la acción como un hecho terrorista.En el comunicado del portavoz del Ministerio norcoreano de Exteriores, difundido por la agencia estatal KCNA, se asegura que estamos ante «un grave acto terrorista (...) cuando un grupo armado asaltó la embajada en España (...) ató, golpeó y torturó a su personal, y extorsionó su aparato de comunicación». «La intrusión en una misión diplomática, su ocupación y el acto de extorsión constituyen una grave vulneración de la soberanía de un Estado y una flagrante violación de la ley internacional, y actos de este tipo nunca deben ser tolerados», subrayó el portavoz. Asimismo, señalan que están «siguiendo todos los rumores (...) sobre la posible involucración en el incidente terrorista del FBI estadounidense y de un cuerpo» opositor. Esperan que las autoridades españolas «lleven a cabo una investigación hasta el fondo de forma responsable con el objetivo de llevar a los terroristas y a quienes están detrás de ellos ante la justicia en conformidad con la ley internacional relevante». Mientras, aguardarán «pacientemente al resultado».Por lo que respecta a la posible implicación del FBI, el asunto está recogido en el auto dictado por el juez de la Mata, al señalar que el 27 de febrero, cinco días después del asalto, el presunto cabecilla del ataque, Adrián Hong Chang, se puso en contacto con este departamento policial USA «a fin de facilitar información relativa al incidente en la Embajada así como del material audiovisual supuestamente obtenido con motivo del mismo» (...) manifestó que, bajo su propia voluntad, llevó a cabo el asalto en la Embajada de Corea del Norte junto a un grupo de personas no identificado, dando superficiales detalles de cómo se llevó el asalto y aseguramiento del edificio. Tras este, el grupo criminal procedió a registrar la embajada en busca de armas y «otras cosas». Una vez huyeron, el grupo se dividió en cuatro grupos que se dirigieron a Portugal, volando Hong Chang desde Lisboa a Nueva York. “También indicó --agrega-- que el grupo asaltante portaban cuchillos y pistolas de Airsoft (simuladas). Al parecer, previo al asalto, Hong Chang habría contactado con alguien no identificado de la Embajada que sería susceptible de “desertar””. “Todos los miembros del grupo se encontrarían en estos momentos fuera de España. En Nueva York, Chang pagó el importe de las habitaciones de hotel, cuando llegaron a Estados Unidos tras el incidente”, a las siguientes personas: Ryu Sam; Lee Woo Ram; Park Siyoung; y Lim Chung Su.El asalto a la embajada fue asumido por un grupo opositor denominado Cheollima Civil Defense (CCD)-Free Joseon (Corea Libre), que ya ha protagonizado hechos similares contra el régimen norcoreano. La supuesta suspensión de actividades, es solo para tener tiempo de preparar “nuevas acciones”, según comunicado de dicho grupo.
  • Fachada de la embajada de Corea del Norte
    Fachada de la embajada de Corea del Norte /

    EFE

Tiempo de lectura 2 min.

01 de abril de 2019. 02:04h

Comentada
J.M.Zuloaga 31/3/2019

Un representante del Ministerio de Relaciones Exteriores de Corea del Norte ha definido el asalto a la Embajada del país en Madrid el pasado 22 de febrero como un "grave ataque terrorista" y ha pedido a las autoridades españolas que realicen la investigación de una manera "responsable".

Asimismo, ha advertido de que Corea del Norte está investigando si el FBI y otros grupos están detrás de este asalto. "Una intrusión ilegal de este tipo es una violación grave de la soberanía del Estado y del derecho internacional. Este tipo de acto no tiene que ser tolerado", ha añadido.

Sin embargo, Corea del Norte no ha llegado a culpar directamente a Washington por este asalto.

Este miércoles, el grupo disidente norcoreano autodenominado Cheollima Civil Defense (CCD) reivindicó a través de un comunicado difundido por Internet el asalto a la Embajada de Corea del Norte en Madrid. Sin embargo, negó que se tratara de "un ataque" ni que hubiera "otros gobiernos" implicados.

En un escrito publicado en la red bajo el título 'Información sobre Madrid', y fechado el 26 de marzo, Cheollima Civil Defense ha asegurado que el asalto respondió a "una situación urgente" en la Embajada, a la que fueron invitados, y ha subrayado que en el transcurso de esta acción "nadie fue amordazado o golpeado" y que los funcionarios fueron tratados "con dignidad" y con el necesario "cuidado".

Asimismo, el grupo disidente ha defendido que no se utilizaron "armas" por respeto a España y, en este sentido, se ha disculpado con las autoridades españolas por cualquier "inconveniente" causado al haberse visto atrapadas en medio de una situación "difícil". El auto de De la Mata contradice esta versión.

Estados Unidos se ha desvinculado de este asalto y ha subrayado que el Gobierno de Donald Trump "no tuvo nada que ver con esto".

Últimas noticias