Seguridad nacional

EEUU instalará ojivas nucleares en Reino Unido 15 años después de haberlas retirado: este es el motivo

El diario The Telegraph asegura que el Pentágono planea instalar en la base de Lakenheath bombas de gravedad B61-12

Vista de un avión Boeing KC-135 Stratotanker mientras sobrevuela una base militar de la Real Fuerza Aérea (RAF), cerca de Mildenhall, en Suffolk (Reino Unido)
Vista de un avión Boeing KC-135 Stratotanker mientras sobrevuela una base militar de la Real Fuerza Aérea (RAF), cerca de Mildenhall, en Suffolk (Reino Unido)larazonfreemarker.core.DefaultToExpression$EmptyStringAndSequenceAndHash@7bde1876

El Gobierno de Reino Unido ha dado un paso más en su estrategia de seguridad nacional al pactar con Estados Unidos el estacionamiento de ojivas nucleares en territorio británico durante 15 años, según revela el periódico Telegraph a partir de documentos secretos del Pentágono, una medida relacionada con la amenaza rusa sobre Europa después de la invasión de Ucrania. Los papeles confidenciales confirman que EEUU tiene la intención de colocar ojivas nucleares tres veces más poderosas que la bomba de Hiroshima en la base aérea de Lakenheath de la Royal Air Force (RAF) en Suffolk.

El citado medio especula que la RAF podría albergar en la base de Lakenheath bombas de gravedad B61-12, que tienen un rendimiento variable de hasta 50 kilotones, más de tres veces la potencia del arma atómica lanzada sobre Hiroshima en 1945.

No será la primera vez que Estados Unidos instala este tipo de armamento en el suelo de su mejor aliado europeo. En 2008, el Pentágono retiró armas atómicas de Reino Unido al considerar que a amenaza de Moscú durante la Guerra Fría había disminuido y no era necesario tener desplegado semejante arsenal. Actualmente, EEUU tiene armas nucleares en cuatro países europeos: Italia, Alemania, Bélgica y Países Bajos, además de en Turquía.

Los documentos muestran que el Pentágono ha encargado nuevos equipos para la base, incluidos escudos balísticos diseñados para proteger al personal militar de ataques a "activos de alto valor". El citado medio asegura que la construcción de una nueva vivienda para las fuerzas estadounidenses que trabajan en el lugar comenzará en junio.

Esta semana conocíamos el jefe del Estado Mayor del Ejército británico, el general Patrick Sanders, ha instado a Reino Unido a que se prepare para la guerra terrestre, y para ello ha propuesto que se cree y equipe un "ejército ciudadano". Sanders sostiene que cualquier conflicto tendría que ser una “empresa de toda la nación” y que los ciudadanos deberían estar entrenados y equipados para estar preparados. El ex primer ministro Boris Johnson respaldó la propuesta del jefe del Estado Mayor para crear un ejército ciudadano, y se comprometió a unirse si el Reino Unido entraba en guerra con Rusia.

En la misma línea apuntó la semana pasada el almirante Rob Bauer, un alto funcionario militar de la OTAN, cuando dijo que los ciudadanos deberían prepararse para una guerra total con Rusia en los próximos 20 años, lo que requeriría un cambio radical en sus vidas.

El regreso de armas estadounidenses a Reino Unido es parte de un programa de toda la OTAN para desarrollar y mejorar sitios nucleares en respuesta al aumento de las tensiones con el Kremlin tras la invasión de Ucrania en febrero de 2022, dice el Telegraph. Estados Unidos ya ha anunciado planes para estacionar dos escuadrones de aviones de combate F-35 de quinta generación, que tienen la capacidad de transportar bombas, con la 48.ª Ala de Caza en la RAF Lakenheath.

La respuesta de Moscú

Rusia ha declarado que consideraría la colocación de armas estadounidenses en suelo británico como una “escalada” y se enfrentaría a “contramedidas compensatorias”. Así lo puso de manifiesto Maria Zakharova, portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores ruso, el año pasado, cuando se filtró que esta misión nuclear podría tener lugar próximamente. "Si alguna vez se da este paso, lo veremos como una escalada, como un paso hacia una escalada que llevaría las cosas en una dirección bastante opuesta a abordar la apremiante cuestión de retirar todas las armas nucleares de los países europeos", dijo.

Estados Unidos y el Reino Unido son los dos actores principales de una coalición defensiva que lleva a cabo ataques aéreos en el Mar Rojo contra los rebeldes hutíes de Yemen, una milicia respaldada por Irán que ha estado atacando buques portacontenedores en represalia por la ofensiva militar de Israel en Gaza.