Egipto prepara una ofensiva terrestre para liberar a 7 efectivos secuestrados

Egipto se dispone a lanzar una amplia operación terrestre para liberar a los siete soldados y policías secuestrados el pasado jueves en la península del Sinaí, donde el Ministerio de Interior estima que se encuentran más de 500 supuestos terroristas.

Egipto se dispone a lanzar una amplia operación terrestre para liberar a los siete soldados y policías secuestrados el pasado jueves en la península del Sinaí, donde el Ministerio de Interior estima que se encuentran más de 500 supuestos terroristas.

Fuentes de seguridad aseguraron a Efe que las fuerzas de seguridad se están preparando para lanzar en breve la operación para liberar a los rehenes, una vez localizadas las zonas que van a atacar.

En declaraciones difundidas por la agencia estatal de noticias Mena, el responsable de Información del Ministerio de Interior, Hani Abdel Latif, señaló que las fuerzas del orden ya están "preparadas"y "se han cumplido todas las etapas del plan de seguridad, salvo la del enfrentamiento directo".

Esta última etapa, detalló, tiene por objetivo salvaguardar la vida de los secuestrados y puede suceder "en cualquier momento", dependiendo de cómo marchen las operaciones en curso.

Por su lado, el ministro de Interior egipcio, Mohamed Ibrahim, señaló que la operación armada para liberar a los rehenes "no comenzará hasta que no se determine de manera exacta su paradero, para preservar sus vidas", ya que los secuestradores los están cambiando de sitio cada día.

Unos cien grupos de las fuerzas paramilitares de la Seguridad Central y treinta vehículos blindados han sido destinados a las zonas "más críticas"del norte del Sinaí, unos veinte kilómetros situados entre las localidades de Al Arish, Rafah y Sheij Zawed.

Allí se encuentran, según Ibrahim, más de 500 "yihadistas"que supuestamente pertenecen a organizaciones terroristas y que están repartidos en treinta focos.

Desde el pasado jueves, aseguró, se han reforzado las medidas de seguridad en el Sinaí, después de que las autoridades recibieran informaciones de que los secuestradores poseen "gran cantidad de armas pesadas, la mayoría introducidas de contrabando desde Libia y almacenadas en el Sinaí ante posibles enfrentamientos".

De acuerdo con el ministro de Interior, el secuestro de los siete efectivos se planeó hace dos meses, después de que el jeque Hamada Abu Shita, dirigente de la corriente salafista "Al Tawhid wal Yihad"(Monoteísmo y Guerra Santa), protagonizase una pelea con un oficial de la prisión cairota en la que está encarcelado.

La liberación de Abu Shita y otros "presos políticos"del Sinaí es una de las principales reivindicaciones de los secuestradores, las cuales "son imposibles de responder", según Ibrahim.

"Esas personas están condenadas a pena de muerte y a cadena perpetua por delitos relacionados con amenazas a la seguridad nacional", consideró Ibrahim, que citó varios atentados en lugares turísticos de la costa del mar Rojo como Taba o Sharm el Sheij, así como ataques a gasoductos y a una comisaría en Al Arish.

Por su parte, el responsable de Información del ministerio señaló que conocen a los secuestradores, que son "delincuentes egipcios".

Once personas con antecedentes penales fueron detenidas hoy por estar en posesión de supuestos vehículos robados, en medio de las redadas y el despliegue de fuerzas del orden que tienen por objetivo "limpiar de focos criminales y terroristas"el norte del Sinaí, informó la agencia oficial.

Desde la revolución que derrocó al presidente Hosni Mubarak en febrero de 2011 se han sucedido secuestros de extranjeros y ataques contra las fuerzas del orden en el Sinaí.

Las autoridades egipcias lanzaron una amplia campaña de seguridad en la zona el pasado agosto contra grupos extremistas, tras el atentado ocurrido a principios de ese mes contra un puesto fronterizo en el que perecieron dieciséis militares y policías.