Internacional

La policía usa gas pimienta contra los manifestantes del aeropuerto de Hong Kong

La autoridad aeroportuaria ha confirmado en un nuevo aviso que solo podrán aterrizar los aviones que ya están en ruta.

La autoridad aeroportuaria ha confirmado en un nuevo aviso que solo podrán aterrizar los aviones que ya están en ruta.

Publicidad

La paciencia de China se agota. El segundo día de colapso del aeropuerto internacional de Hong Kong por el bloqueo de los manifestantes prodemocracia terminó con duros enfrentamientos con las Fuerzas de Seguridad. Los agentes antidisturbios desalojaron por la fuerza a los estudiantes bien entrada la noche en la ex colonia británica. La refriega se desató después de que un herido fuera evacuado por el equipo médico. Los manifestantes habían montado barricadas con los carritos de las maletas y habían bloqueado las vías de acceso al aeropuerto, un «hub» de las conexiones asiáticas.

«Perdonen las molestias. Estamos luchando por nuestro futuro». Con carteles de esta guisa los manifestantes prodemocracia se plantaron de nuevo en masa al aeropuerto, lo que obligó a la autoridad del aeródromo a suspender los vuelos por segundo día consecutivo. La sentada, a primera hora pacífica, marcó el quinto día consecutivo de protestas en el aeropuerto, muy centradas en la brutalidad policial de los días anteriores. En la décima semana de protestas, manifestantes y Gobierno de Hong Kong dan pocos signos de dar marcha atrás. El choque de trenes parece imparable.

El presidente norteamericano, Donald Trump, tuiteó ayer que sus servicios de inteligencia le habían informado de un movimiento de las tropas chinas en la frontera de la ex colonia británica e hizo un llamamiento a la «calma». No era la primera información que se hacía pública sobre posibles movimientos militares por parte de Pekín. A última hora del lunes por la noche, dos medios de comunicación estatales chinos publicaron vídeos que mostraban personal blindado y transportes de tropas supuestamente conduciendo a Shenzhen, la ciudad china que limita con Hong Kong.

Publicidad

Trump llama a la «calma»

El lunes Pekín elevó el tono de sus amenazas al hablar de «terrorismo» en la ciudad. Ayer, en una comparecencia ante la prensa, la jefa ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam, continuó en su negativa a hacer concesiones a los manifestantes y advirtió de que la violencia estaba empujando a la ciudad en una dirección peligrosa. «La violencia, sin importar si está utilizando violencia o tolerando la violencia, empujará a Hong Kong por un camino sin retorno, hundirá a la sociedad de Hong Kong en una situación muy preocupante y peligrosa», aseguró. Lam, que en un momento dado parecía al borde de las lágrimas, pidió calma: «Tómese un minuto para pensar, mire nuestra ciudad, nuestro hogar, ¿realmente quieren verlo empujado a un abismo». La gobernadora de Hong Kong mantiene el apoyo de las autoridades chinas, que ayer le reiteraron su confianza.

Publicidad

Vestidos con sus sempiternas camisetas negras y máscaras –el uniforme no oficial de las protestas para evitar ser reconocidos–, los manifestantes corearon en el aeropuerto: «Párate con Hong Kong, lucha por la libertad», mientras los pasajeros se apresuraban a atrapar vuelos reprogramados y retrasados.

Las operaciones se habían reanudado temprano por la mañana, pero una acumulación masiva de vuelos cancelados hizo que muchos despegues se retrasaran o cancelaran. Más tarde llegó el anuncio de que los registros habían sido suspendidos nuevamente. «Las operaciones de la terminal en el Aeropuerto Internacional de Hong Kong se han visto seriamente interrumpidas como resultado de la asamblea pública en el aeropuerto hoy», dijo la autoridad aeroportuaria, y agregó que el servicio de facturación para los vuelos de salida había sido suspendido desde las 4:30 de la tarde.

El personal médico de más de una docena de hospitales públicos organizó una sentada contra la brutalidad policial y la negativa del Gobierno a acceder a las demandas de los manifestantes. Grupos de derechos humanos y activistas por la democracia han acusado a la Policía de usar una fuerza cada vez más excesiva. Al menos 40 personas fueron atendidas en el hospital después de los enfrentamientos del domingo, incluida una mujer que recibió un disparo de la Policía y podría perder un ojo.

Expertos en derecho, incluido un ex miembro del organismo de control de la Policía, aseguraron ayer que los agentes podían haber violado la ley y deberían ser investigados por delitos durante las protestas antigubernamentales durante el fin de semana. El domingo ya se produjo otra ola de intensos enfrentamientos entre manifestantes y policías, a quienes se vio disparando gases lacrimógenos y también a los manifestantes con un lanzador de bolas de pimienta a corta distancia dentro de las estaciones de metro. Ayer, el ex decano de derecho de la Universidad de Hong Kong Johannes Chan Man Mun, dijo que algunas de las acciones policiales equivalían a «un caso claro de abuso de poder». Eric Cheung Tat-ming, ex miembro del Consejo de Quejas de la Policía Independiente, también expresó su preocupación: «De gran parte de las imágenes de televisión que he visto recientemente, parecía que había una situación extensa en la que los agentes de Policía no cumplían con sus deberes de acuerdo con la ley», dijo Cheung, profesor principal de leyes en la Universidad de Hong Kong.

La antigua colonia británica volvió al dominio chino en 1997 con la garantía de que bajo un modo de gobierno de «un país, dos sistemas», la ciudad mantendría un alto grado de autonomía, un poder judicial independiente y libertades no permitidas en el continente. Las manifestaciones han sumido al territorio chino en su crisis más grave en décadas, presentando a Xi Jinping uno de sus mayores desafíos desde que llegó al poder en 2012. Los manifestantes dicen que están luchando contra la erosión del acuerdo firmado por Deng Xiaoping. Su futuro está en juego.