MENÚ
sábado 20 julio 2019
21:40
Actualizado

El Banco Central sube los tipos de interés al 45%

La devaluación del peso, pese al apoyo del FMI al Gobierno de Macri, enciende de nuevo las alarmas

Tiempo de lectura 4 min.

13 de agosto de 2018. 22:54h

Comentada
Á. S. .  13/8/2018

A las turbulencias judiciales de la expresidenta Cristina Fernández se unieron ayer las económicas, la gran pesadilla del Gobierno de Mauricio Macri y su punto débil de cara a mantenerse en la Casa Rosada. La situación se agrava por momentos pese al apoyo del Fondo Monetario Intgernacional (FMI) –que justo ayer envió una delegación a Buenos Aires–, lo que obligó a las autoridades argentinas a adoptar un nuevo paquete de medidas de urgencia para tratar de embridar los mercados. «En respuesta a la coyuntura externa actual», el Banco Central (BCRA) anunció una nueva subida de los tipos de interés, del 40 al 45%, con la intención de evitar que esta situación impacte de nuevo sobre la inflación, después de que el peso haya vuelto a caer en los últimos días respecto al dólar, el gran referente de la economía argentina.

En un comunicado, el BCRA señaló que el Comité de Política Monetaria (COPOM) de la institución decidió «por unanimidad» reunirse fuera de su calendario, aumentar el precio del dinero hasta el 45% y no volver a bajar esta tasa «al menos hasta el mes de octubre», remarca el texto. El peso argentino se depreciaba ayer un 2,69% frente al dólar en el mercado cambiario, informa Efe, lo que tras varias semanas de estabilidad confirma la tendencia a la baja de la divisa nacional desde mediados de la pasada semana.

Desde el pasado mes de abril, cuando comenzó la volatilidad cambiaria que llevó al Gobierno de Macri a pedir un crédito de 50.000 millones de dólares al FMI, la divisa argentina se ha devaluado más de un 48%, y un 63% en lo que va de año. La política económica del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, marcada la semana pasada por la subida de aranceles al acero y aluminio turcos y la consecuente depreciación de la moneda de ese país, ha generado un nuevo embate en los mercados emergentes.

En abril, las altas tasas de interés de Estados Unidos provocaron que los inversores comenzaran a llevarse allí sus capitales, lo que en un país como Argentina, con una fuerte dependencia internacional para financiarse, tuvo consecuencias que se hicieron evidentes en una abrupta devaluación del peso ante el dólar. Para frenar la tendencia, el Banco Central realizó tres subidas de tipos de interés en apenas diez días, hasta el 40%, e intervino casi a diario vendiendo millones de dólares. Estas ventas que comenzaron en junio con una subasta de 100 millones de dólares, luego osciló entre los 50 y los 150, con algún repunte que alcanzó los 450 para contener la devaluación. Ayer, la moneda nacional se devaluó otro 3,5% y superó el cambio de 31 pesos por dólar, lo que obligó el Banco Central a actuar. Las autoridades anunciaron también que hoy subastarán otros 500 millones para contener la hemorragia.

Mientras, el Ejecutivo redujo sensiblemente su meta de déficit y anunció que suspende temporalmente la emisión de deuda, ya que se ve obligado a pagar tipos tan altos que se han convertido en una continua sangría para las arcas del Estado. Asimismo no renovará toda la emitida que venza próximamente. Hoy mismo vencen 330.000 millones de este sector del mercado, pero se ofrecerán solo 230.000 millones. Pretende poner fin a los ya célebres «supermartes», en los que era habitual que se produjera vencimientos de entre 500.000 y 600.000 millones de pesos.

Últimas noticias