MENÚ
miércoles 14 noviembre 2018
19:17
Actualizado
  • 1

El éxodo venezolano pone en jaque a Ecuador y Perú

Miles de migrantes quedan atrapados en la frontera sin medios para volver

  • Venezolanos sin pasaporte siguen ayer la autopista panamericana tras cruzar el puente de Rumichaca, en la frontera entre Colombia y Ecuador
    Venezolanos sin pasaporte siguen ayer la autopista panamericana tras cruzar el puente de Rumichaca, en la frontera entre Colombia y Ecuador

Tiempo de lectura 4 min.

25 de agosto de 2018. 16:37h

Comentada
Víctor Amaya.  25/8/2018

La mayoría de los autobuses que salen de Caracas hacia el interior de Venezuela tienen destinos claros: la frontera. Son las rutas más rentables, y las de mayor demanda. En el terminal de Expresos Flamingo se agolpan desde hace semanas quienes aspiran a llegar a Colombia por vía terrestre. En los alrededores, en la calle, sábanas cubren maletas y montones de abrigos y toallas hacen las veces de almohadas. Los viajeros tratan de acomodarse para permanecer entre dos y cuatro días de espera, mientras avanzan las 17 listas que los mismos usuarios crearon para poner orden. Quien inicia la travesía no tiene vuelta atrás. Al llegar a la frontera tocará lo más duro: caminar por carreteras, cual éxodo mitológico, hasta alcanzar Ecuador y Perú, dos países que no habían exigido hasta ahora pasaporte, solo el DNI venezolano.

Pero eso ha comenzado a cambiar. Ecuador suspendió el 16 de agosto, y de manera inesperada, la Carta Andina para exigir que quien llegue a sus fronteras lleve consigo pasaporte vigente, aunque ha permitido que los niños viajen sin él si están acompañados. Una medida que ayer canceló un Tribunal ecuatoriano que exige al Gobierno un plan de actuación en los próximos 45 días para seguir aplicándola.

Sin embargo, muchos venezolanos no cuentan con el documento, pues su trámite resulta ineficiente y corrupto. Las mafias pueden llegar a cobrar entre 100 y 500 dólares por cada documento, en un país deprimido cuyo salario mínimo mensual apenas alcanza un dólar.

A las puertas de Ecuador se han agolpado hasta 4.000 venezolanos diariamente. Una cifra que comenzó a ser crítica cuando se ordenó el cierre de fronteras. La propia Defensoría del Pueblo de ese país ha llamado a levantar la restricción, y el asunto se dirimirá en los tribunales. Ya el pasado jueves el paso de Rumichaca registró una menor afluencia de migrantes, unas 1.500 personas.

Mientras tanto, muchos esperan. «Exigimos una ayuda humanitaria porque hay niños, ancianos y mujeres embarazadas», comentó entre lágrimas Lidia cuando encontró la frontera cerrada, según reportan medios locales. Otros como ella aseguran que no puede haber vuelta atrás: regresar es exponerse a hambre, enfermedades, muerte y dictadura. Además, la mayoría no tiene con qué costear la vuelta.

Algunos más piden excepciones para llegar a Perú. Cientos de ellos hacían cola en la frontera ayer, último día para entrar en el país sin pasaporte. A partir de hoy se replicará la decisión ecuatoriana. Gobiernos provinciales de Ecuador han activado rutas gratuitas para movilizar a quienes quieran abandonar su territorio más hacia al sur. También hay quienes avanzan «tipo mochilero», cruzando Ecuador de manera ilegal, sin pasaporte.

En Perú se registran diariamente unas 5.200 llegadas de venezolanos desde Ecuador. Es el segundo país que más inmigrantes ha recibido, cerca de 400.000, solo por detrás de Colombia, que bordea el millón. Alrededor de 2,3 millones han huido de su país, según la ONU. «Si la dictadura no termina, la migración no se detiene», dijo el presidente colombiano Iván Duque ayer.

Últimas noticias