Política

El mortífero "padre"del volcán culpable del tsunami en Indonesia

El Krakatoa tuvo una energía similar a 10.000 bombas atómicas de Hiroshima y es uno de los más mortíferos de la historia

Erupción volcánica del Anak Krakatoa, vista desde la isla de Rakata. La erupción ha provocado un tsunami que ha dejado 222 muertes en Indonesia / EFE
Erupción volcánica del Anak Krakatoa, vista desde la isla de Rakata. La erupción ha provocado un tsunami que ha dejado 222 muertes en Indonesia / EFE

Indonesia se ha visto asolada por un tsunami que ha dejado la cifra, hasta ahora, en 222 muertes y 843 heridos. El mar entró en tierra y se llevó por delante todo lo que se interponía a su paso. Esta catástrofe natural trae inmediatamente a la cabeza de cualquiera los tsunamis vividos en las zonas de Sri Lanka y Sumatra, en 2004, y en Japón, en 2011, que fueron más devastadores. A diferencia de estos últimos, que fueron provocados por dos terremotos submarinos, el tsunami de Indonesia ha sido producido por la erupción volcánica del Anak Krakatoa, que provocó deslizamientos de tierra submarinos y la posterior avalancha acuática.

El Anak Krakatoa es un volcán activo que se encuentra en el estrecho de Sonda, entre las islas de Java y Sumatra, y entró en erupción en la noche de ayer, lo que produjo, presuntamente, las olas que han arrasado Indonesia. Anak Krakatoa significa en indonesia "hijo del Krakatoa", debido a que se erigió, en 1925, en el mismo lugar que el volcán Krakatoa, un cráter de los más mortíferos que produjo 36.417 muertes en el año 1883.

En agosto de aquel año, el volcán Krakatoa entraba en erupción. Su explosión fue tan grande que se calcula que tuvo una energía de 200 megatones, es decir, 10.000 veces más poderosa que la bomba atómica de Hiroshima. La erupción fue percibida en el 10% del globo terráqueo, escuchándose en un radio de 3.000 kilómetros, llegando a percibirse su estruendo en la isla de Madagascar y en Australia. La repercusión del Krakatoa fue tan importante que se convirtió en la primera erupción volcánica que fue noticia a escala global.

Como la erupción del actual Anak Krakatoa, el volcán de 1883 generó tsunamis en las poblaciones cercanas a su ubicación. Las olas alcanzaron los 40 metros de altura y arrasaron en torno a 200 ciudades, que finalmente terminó con la vida de 36.417 personas. El cráter produjo una nube de escombros que se elevó hasta 25 kilómetros de altitud y expulsó ceniza que llego a ascender hasta en 80 kilómetros. Tras esta terrible erupción, el Krakatoa desapareció, hasta que en 1925 se erigió "su hijo"en el mismo lugar y, siguiendo el ejemplo de "su padre", ha producido hoy fallecimientos en sus inmediaciones debido a su actividad volcánica.