Internacional

El populismo se refuerza en Polonia

Con el 91% escrutado, Ley y Justicia obtendría el 44,6% de los votos y revalidaría la mayoría absoluta

La euforia estalló ayer con los resultados a pie de urna: «Jaroslaw, Jaroslaw», auparon al presidente de Ley y Justicia (PiS) quienes se trasladaron hasta la sede de su partido, en la capital polaca. Hasta un 61% de quienes estaban llamados a las urnas, casi 20 puntos más que en las pasadas elecciones, acudieron ayer a votar. «Tenemos razones para ser felices, esta noche hemos triunfado», declaró Kaczynski frente a los suyos. «Estamos comenzando una nueva etapa, no más fácil, pero espero que sea aún más exitosa», continuó el líder ultraconservador.

Publicidad

El escrutinio oficial con el 91% de los votos publicado este lunes por la Comisión Electoral de Polonia confirma la rotunda victoria del partido nacionalista Ley y Justicia (PiS), que revalidaría la mayoría absoluta lograda en los pasados comicios de 2015. El resultado provisional otorga a Ley y Justicia el 44,6% de los votos. La alianza liberal de centro-derecha Coalición Ciudadana (KO), queda como segunda fuerza más votada con un 26,7% de los sufragios, y la coalición de izquierdas ocupa el tercer lugar con el 12,3% de los apoyos. Entran también al Parlamento (donde hace falta superar el umbral del 5 % para obtener representación parlamentaria) el Partido Campesino/Kukiz15 (8,6 % de los votos) y la fuerza populista-ultraconservadora Confederación (6,8 %).

Estos resultados permitirían a Ley y Justicia contar con más de 230 escaños de los 460 que componen el Parlamento y, por tanto, gobernar en solitario como ya ha hecho los últimos cuatro años, en los que ha podido imponer sus polémicas políticas ante la perplejidad de Bruselas y la desesperación de parte de la sociedad polaca.

Publicidad

Ley y Justicia también se ha impuesto en el Senado polaco, donde el escrutinio parcial le da el 46,4 % de los votos, frente al 32,25 % de la Coalición Ciudadana y el 5,35 % del Partido Campesino. Se espera que los resultados oficiales tras el escrutinio total se hagan públicos hoy.

Publicidad

Promesas cumplidas

Su abrumadora victoria es fruto de cumplir con cada una de sus anteriores promesas electorales. Durante su mandato, el PiS ha logrado aumentar los ingresos de las familias, ha incrementado las pensiones y ha eliminado los impuestos para los jóvenes menores de 26 años. En esta campaña electoral, Kaczynski prometió subir el salario mínimo a casi el doble, hasta unos 925 euros mensuales.

Ante el temor de que su electorado tradicional se quedara en casa, el PiS llevó a todos los rincones de Polonia eslóganes sobre el programa 500+ (un paquete de ayudas de unos 115 euros mensuales por hijo), la «amenaza» que supone el colectivo LGBT a los «valores tradicionales» polacos y el aumento de las pensiones.

Publicidad

En campaña no se ha hablado del presupuesto de Sanidad, pero sí de Educación. La percepción en Polonia y entre los estudiantes es que el modelo del PiS sigue funcionando. «La ciencia y la investigación se están desarrollando cada vez más en Polonia, estamos elevando la calidad de las investigaciones científicas», aseguraba ayer Lukasz Sledzinski, estudiante de doctorado en el departamento de Biología de la universidad de Lodz, una de las mejores en este campo en el país. «Ahora estamos trabajando en la manera de conectar la ciencia y los negocios; buscar soluciones innovadoras a problemas sociales», señalaba. El Gobierno ha prometido becas a todos los estudiantes de doctorado para atraer a los jóvenes al campo de la ciencia. «Soy un patriota, no me imagino mi futuro fuera de Polonia», subraya Sledzinski.

El partido del Gobierno se ha amparado también para su éxito en el control de los medios de comunicación públicos. La televisión pública ensalza las políticas del PiS no sólo en campaña electoral, las noticias sobre la buena marcha de la economía gracias al Ejecutivo son constantes y diarias. En Polonia todos saben gracias al telediario que el hecho de que Donald Trump haya eliminado, en plena campaña electoral, los visados a ciudadanos polacos para viajar a Estados Unidos es debido a la buena relación del presidente, Andrzej Duda, con el mandatario estadounidense.

Relaciones con Europa

El nuevo Ejecutivo tiene ahora la tarea de mejorar sus relaciones con sus socios europeos más allá del grupo de Visegrado. El mayor reto es lidiar con las presiones de Bruselas. La semana pasada, la Comisión Europea llevó a Varsovia ante el Tribunal de Justicia por las medidas tomadas contra los jueces. Desde su llegada al poder en 2015, el PiS comenzó una serie de profundos cambios legales que le dieron la vuelta al orden constitucional.

Su reforma se basa en el control del poder judicial mediante la creación de una Cámara Disciplinaria. Esta tendría la potestad de investigar a los jueces, incluso con escuchas telefónicas. La reforma contempla también revocar de inmunidad a un juez en un proceso exprés de menos de 24 horas. «Esto restringe los derechos procesales de los acusados y es una amenaza real para la preservación de los principios democráticos», asegura Dariusz Mazur, portavoz de la asociación de jueces Themis. «El ministro de Justicia es al mismo tiempo fiscal general; y elige a la Cámara Disciplinaria de la Corte Suprema».

Sin embargo, con un PIB anual creciendo por encima del 4% y con una tasa de desempleo que apenas roza el 5%, nada hace pensar que el recién reelegido gobierno de Ley y Justicia cambie su política hacia el exterior, sobre todo con la UE. Embadurnado de un fervor nacional, Kaczynski ha demostrado a Europa que la política no es nada sin la economía y sin el control mediático.