El populista Grillo deja la política para volver al teatro

El fundador del Movimiento 5 Estrellas, que dio la sorpresa en las legislativas de 2013, se marcha decepcionado con «la casta» italiana.

Beppe Grillo se erigió en 2013 como el mayor azote del «establishment» de la política italiana
Beppe Grillo se erigió en 2013 como el mayor azote del «establishment» de la política italiana

El fundador del Movimiento 5 Estrellas, que dio la sorpresa en las legislativas de 2013, se marcha decepcionado con «la casta» italiana.

El cómico italiano Beppe Grillo, de 68 años, abandona el liderazgo del Movimiento 5 Estrellas (M5E), el segundo partido más votado de Italia ( 91 diputados, 36 senadores y 1.500 consejeros municipales y regionales), que fundó para «regenerar» la política desde agrupaciones ciudadanas. «El movimiento fundado por Grillo camina por sí mismo, eso siempre lo hemos sabido», explicó Alessandro Di Battista, diputado del M5S. «Nuestros principios y nuestraspropuestas para el pueblo seguirán siendo las mismas», añadió. Este hecho coincide con que el líder populista vuelve a las tablas. En febrero comenzará la gira «Grillo vs Grillo» en la que recuperará su naturaleza cómica.

Su decisión de aparcar, por el momento, la política se vio confirmada en una entrevista al «Corriere della Sera» en la que expresaba su deseo de «recobrar la libertad» porque «la política es una enfermedad mental». En dicho texto también explica por qué quiere volver a los escenarios: «No he dejado de ser aquel cómico que habéis conocido en todos estos años», explica. «No hay dos Grillo, millones de personas me han identificado con dos papeles distintos, el de cómico y el de político». La idea del fundador del Movimiento 5 Estrellas, desembarcado en la política transalpina en 2013, es la de curar a los italianos a través de una «terapia» que les haga reír: «Había pensado ir yo al psicoanalista, pero hubiera tenido que pagar a un extraño», aclara en tono bromista. «Me ha parecido más sencillo hacer pagar a los demás y que vinieran a verme». «Es un proceso normal, ya en el pasado hemos dicho que íbamos a asumir responsabilidades de forma horizontal.

«Grillo ya dijo que quería quitar su nombre del movimiento y ahora ha venido su declaración. No es nada nuevo», subrayó Di Battista. En su decisión, mantuvo el parlamentario, no ha influido la reciente «polémica» en la que se ha visto envuelto el partido después de que la alcaldesa del municipio napolitano de Quarto no denunciara las supuestas amenazas que estaba recibiendo de un concejal de su mismo partido vinculado a la mafia local. «No ha habido ningún escándalo. El Partido Democrático [del primer ministro italiano, Matteo Renzi], para distraer la atención de la opinión pública, ha organizado un ataque sin precedentes en contra de un movimiento político que se porta de manera perfecta», aseveró. Grillo ya mostró el primer signo de alejamiento de la primera línea de la formación y en 2014 los militantes del M5E ratificaron la creación de un directorio conformado por cinco personas.