MENÚ
domingo 21 julio 2019
08:24
Actualizado

El rey saudí desaira a Obama con su ausencia en una cumbre en Camp David

Nueva York.

Tiempo de lectura 2 min.

12 de mayo de 2015. 04:21h

Comentada
Nueva York. 12/5/2015

Ante la oposición israelí al pacto nuclear con Irán, Barack Obama invitó a Arabia Saudí, Emiratos Árabes, Qatar, Kuwait, Bahréin y Omán a una cumbre en Camp David a finales de semana. El problema es que los árabes tampoco están conformes con el acuerdo con Teherán, por lo que sólo han confirmado los monarcas de Kuwait y Qatar. Una reunión descafeinada sin el rey saudí Salman Bin Abdul Aziz Al Saud, que enviará al ministro del Interior, el príncipe Mohamed Bin Nayef, según la agencia estatal de noticias, que justifica que el encuentro se solaparía con una alto el fuego de cinco días en Yemen. Riad trata de manifestar así su desacuerdo con el pacto con Irán. En cambio, desde la Casa Blanca, se ha intentado restar importancia a la cancelación del viaje a pesar de que ya se había incluido en la agenda previa. «Estamos deseando que venga el príncipe Mohamed Bin Nayef, con el que el presidente se ha encontrado en numerosas ocasiones, incluido en el Despacho Oval», explicó un funcionario

Al monarca saudí aún le dura el enfado por los comentarios recientes de Obama a «The New York Times», donde indicó que aliados como Arabia Saudí deberían preocuparse por sus amenazas internas, como «poblaciones que en algunos casos están alienadas, jóvenes que están desempleados e ideologías destructivas y nihilistas».

Últimas noticias