Internacional

Magdalena Andersson se convierte en la primera mujer al frente del Gobierno sueco

La líder socialdemócrata se enfrenta esta tarde a la crucial votación de los Presupuestos en un Parlamento donde no tiene mayoría

Magdalena Andersson sucederá el viernes a Stefan Löfven como primera ministra de Suecia
Magdalena Andersson sucederá el viernes a Stefan Löfven como primera ministra de Suecia FOTO: ERIK SIMANDER EFE

La socialdemócrata Magdalena Andersson, de 54 años, ha sido elegida esta mañana por el “Riksdag” (Parlamento) nueva primera ministra de Suecia por estrecho margen. La hasta ahora ministra de Finanzas obtuvo los mismos votos en contras que apoyos y abstenciones, 174. Uno de los diputados de la Cámara no asistió a la sesión de investidura y no emitió su voto. “Estoy dispuesta a liderar un Gobierno que haga lo que se requiere”, aseguró durante una rueda de prensa posterior a la votación.

En el sistema sueco de parlamentarismo negativo, un candidato a jefe de Gobierno debe conseguir no tener una mayoría de diputados en contra, por lo que las abstenciones computan a la postre como apoyos. Andersson disfrutó del apoyo de su partido, el SAP, y los verdes, socios de coalición desde 2014, así como la abstención de centristas y el Partido de la Izquierda tras dos semanas de intensas negociaciones.

Precisamente, los centristas amenazan con causarle a la nueva primera ministra su primer dolor de cabeza. El Parlamento debate a las 4 de la tarde los proyectos de Presupuestos Generales presentados tanto por el Gobierno como por la oposición y la líder del Partido de Centro, Annie Lööf, no ha garantizado su apoyo al borrador del Ejecutivo después de que este haya alcanzado ayer un acuerdo con el los socialistas para subir las pensiones más bajas.

La nueva primera ministra rompe la excepción sueca en la política escandinava, pues es el único país de la región que hasta ahora no había tenido una mujer al frente del Gobierno. De hecho, ahora tres de las cuatro naciones nórdicas tienen una primera ministra. A Andersson la acompañan la danesa Mette Frederiksen, la finlandesa Sana Marin y la islandesa Katrín Jakobsdottir. “He sido elegida como la primera mujer primera ministra de Suecia y sé lo que significa para las niñas en nuestro país”, aseguró una emocionada Andersson.

A menos de un año de las elecciones

Este viernes, la nueva primera ministra sucederá a Stefan Löfven, que ha dimitido este mes como líder socialdemócrata y jefe de Gobierno, tras reunirse con el rey Carlos XVI Gustavo. A continuación presentará el Gabinete que gobernará Suecia hasta las elecciones del 11 de septiembre de 2022. Apenas once meses en los que Andersson tiene la ardua tarea de recuperar la confianza para un partido en horas bajas tras siete años en el Gobierno y el desgaste de la gestión de la pandemia de coronavirus y la moción de censura del pasado 21 de junio. Todo ello empujaron a Löfven a anunciar su retirada en agosto para permitir a su sucesora preparar a los socialdemócratas para una cita electoral en la que la derecha parte como favorita.

Entre sus prioridades, Andersson citó en su proclamación como líder del SAP reforzar el Estado del Bienestar, liderar la lucha contra el cambio climático y combatir la criminalidad en las calles. En concreto, aboga por acabar con la gestión privada de la educación, la sanidad o el cuidado de mayores. “Quiero que retomemos el control democrático sobre la escuela, la atención médica y el cuidado a los ancianos”, anunció este jueves en Gotemburgo. Derogar esta política iniciada por el Gobierno conservador del ex primer ministro Frderik Reinfeldt puede ser visto como un guiño al ala izquierda del partido y a antiguos votantes socialdemócratas que se han pasado a los ex comunistas.