Internacional

Por qué Estados Unidos puede poner sanciones a Rusia y otros países

A alrededor de una veintena de naciones se les han impuesto estas medidas restrictivas

El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, se reunieron en Ginebra con la intención de evitar el estallido de un conflicto militar en Europa
El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, se reunieron en Ginebra con la intención de evitar el estallido de un conflicto militar en Europa FOTO: POOL REUTERS

La crisis entre Rusia y el resto de Europa y Estados Unidos ante la más que posible invasión rusa a Ucrania se está acelerando a pasos agigantados con el paso de los días. El ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Lavrov, y el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, se reunieron durante una hora y media en Ginebra con la intención de evitar el estallido de un conflicto militar en Europa que parece cada vez mas “inminente”, sobre todo porque ambos diplomáticos no anunciaron un acuerdo para rebajar la tensión en el Este de Europa.

Tanto Estados Unidos como la Unión Europea amenazan con nuevas sanciones. Estas medidas restrictivas son un instrumento esencial de la política exterior y pretender producir un cambio en la política o la conducta de aquellos a los que va dirigidas, con el objetivo de proteger los valores, los intereses fundamentales y la seguridad internacional, preservar la paz y prevenir conflictos.

A alrededor de una veintena de países se les ha impuesto sanciones por parte de Estados Unidos. Por ejemplo, Corea del Norte, que empezó a recibir sanciones económicas en 1950, con la entrada de EE.UU. en la Guerra de Corea. Se mantuvieron hasta 2008. En 1995 y 1996, las sanciones se suavizaron con el suministro de energía y el financiamiento. Sin embargo, en 2013, luego de la expansión del programa pacífico nuclear, se reforzaron las sanciones contra el suministro de armas y el sistema financiero.

Cuba ha sido otro de los países más sancionados por parte de Estados Unidos, pues el gobierno norteamericano mantiene el bloqueo económico y humanitario más duradero, que se incrementó el pasado años tras las protestas civiles contra el gobierno de Miguel Díaz-Canel. Desde la llegada de Fidel Castro al liderazgo de Cuba, en 1959, las sanciones estadounidenses han estado presentes.

Venezuela o Irán han sido duramente sancionados por el gobierno estadounidense. El primero de ellos desde 2014, ya con Nicolás Maduro al frente del país, mientras que el país iraní ha recibido sanciones por parte de EE.UU. desde 1979 con la Revolución Islámica y ahora, en relación con el programa nuclear.

Iraq, Yugoslavia, Birmania, Zimbabue, Bielorrusia, Siria, Sudán, Somalia, Costa de Marfil, Libia, República Democrática del Congo, Líbano, Sudán del Sur y Yemen son otros de los países que han sufrido sanciones por parte de Estados Unidos, ya sean de carácter económico, militar o diplomática.

Durante el conflicto en los Balcanes, en 1991, la ONU adoptó una serie de resoluciones que imponían sanciones contra Yugoslavia, respaldadas por Estados Unidos, que introdujo en 1998 una serie de sanciones selectivas contra personas nacidas en la nación.

La misma Ucrania ya fue sancionada en 2014 por la actuación del que fuera presidente, el polémico Víktor Yanukóvich, tras una revuelta separatista prorrusa en el este ucraniano y en Crimea, que acabó siendo anexionada por Rusia. Amigo de Vladimir Putin, Yanukóvich fue condenado en ausencia en 2019 en Kiev a trece años de prisión por alta traición y complicidad en la agresión militar de Rusia en 2014.

En marzo de 2014, Estados Unidos anunción la imposición de medidas restrictivas contra las autoridades rusas, tras la acusación contra Moscú de violar la soberanía y la integridad territorial de Ucrania. Desde entonces, EE.UU. ha incrementado las sanciones hasta a día de hoy, con la actual crisis con Ucrania. El presidente norteamericano, Joe Biden, anunció “nuevas sanciones” a Rusia si la tregua entre ambos países no cesa.

Moscú exige la retirada de las fuerzas extranjeras de Bulgaria y Rumanía, asentadas tras la advertencia estadounidense de los planes de Rusia de atacar a Ucrania, algo sobre lo que el Kremlin asegura que “no ha amenazado nunca al pueblo ucraniano”. Washington, por su parte, afirma que responderá, en carta, las peticiones de Rusia, entre las que está la no integración de Ucrania en la OTAN.