Internacional

Una mujer deja morir a su bebé recién nacida bajo los efectos de la cocaína

Los médicos intentaron luchar por la vida de la neonata, que sufría un daño cerebral catastrófico

Imagen de archivo de un bebé.
Imagen de archivo de un bebé.

Amy Jones, una mujer de 32 años, ha sembrado el terror en Reino Unido después de estar acusada de homicidio involuntario después de organizar hasta nueve fiestas en su casa mientras su bebé recién nacida, Keira-Mae, había muerto y ella estaba bajo los efectos del alcohol y las drogas.

La pequeña tenía solo dos días de vida cuando sufrió un daño cerebral catastrófico, después de que la encontraran boca abajo en la cama de su madre, en una sala neonatal en el Hospital Barnsley. Los médicos intentaron luchar por la vida de la menor, pero después de 16 semanas, desconectaron su soporte vital.

Los hechos ocurrieron en 2020. Una muestra de sangre tomada por la mujer menos de dos horas después del incidente, mostró subproductos del consumo de drogas. La madre fue arrestada bajo sospecha de “superposición criminal” por llevar a su hija a la cama bajo la influencia de las drogas, mientras que el padre, Álex Jones, fue arrestado bajo sospecha de engañar a las autoridades y poder haber drogado a la mujer.

Amy Jones dijo que consumió cocaína porque “te pone más alerta” para cuidar al bebé. Poco después, fueron liberados, pero una investigación dictaminó que la recién nacida murió por un “acto ilegal de la madre”.

Una vecina de Amy Jones dijo que la acusada organizó hasta nueve fiestas días después de que su bebé muriera y ella, tras ser arrestada, fuera liberada. Según relatan medios británicos, la vecina le pidió en varias ocasiones que “bajara la música”, sin éxito, y en una ocasión, ella le confesó que “asfixió al bebé”.

El Tribunal Forense de Sheffield se mostró “sorprendido” de que no se hubieran presentado casos contra ella y pidió “reevaluar” la decisión.