Internacional

El diputado “tory” que acusó al Gobierno de chantaje acude a Scotland Yard

Los conservadores británicos aguardan a la investigación oficial sobre el “Partygate” antes de forzar un voto de confianza contra Johnson

El "premier" británico, Boris Johnson, se encuentra en la cuerda floja pro las fiestas organizadas en el Número 10 durante el confinamiento
El "premier" británico, Boris Johnson, se encuentra en la cuerda floja pro las fiestas organizadas en el Número 10 durante el confinamiento FOTO: JOHN SIBLEY REUTERS

El diputado conservador que acusó al Gobierno británico de tratar de chantajear e intimidar a legisladores críticos con el primer ministro, Boris Johnson, por el escándalo de las fiestas en Downing Street durante la pandemia, ha solicitado una reunión con la Policía en los próximos días.

El diputado conservador William Wragg, presidente del comité de Administración Pública y Asuntos Constitucionales de la Cámara de los Comunes, afirmó con anterioridad que miembros del Parlamento han sufrido presiones e intimidación por parte de miembros del Gobierno por “su deseo declarado o supuesto de (pedir) un voto de confianza sobre el liderazgo del primer ministro”.

Wragg informó este sábado al “Daily Telegraph” que hablará con un detective de la Policía Metropolitana de Londres (Met, en inglés) en la Cámara de los Comunes a principios de la próxima semana, después de haber solicitado una reunión con esa fuerza policial.

El diputado, que quiere que Johnson dimita por el «Partygate», como los medios denominan al escándalo de las fiestas, agregó que quiere dejar en manos de los “expertos” los casos de chantaje. Wrag indicó que presentará “varios” ejemplos de intimidación contra los legisladores cuando hable con el detective.

Johnson dijo el jueves que no había visto “pruebas” de chantaje e intimidación contra diputados “tories” descontentos con su gestión.

Además de las denuncias de Wragg, el diputado Christian Wakeford, que el miércoles anunció que se pasaba del Partido Conservador al Laborista, señaló recientemente que los encargados de la disciplina parlamentaria de los “tories” le habían advertido de que podía perder una financiación para un nuevo colegio en su circunscripción -Bury South (norte de Inglaterra)- si no apoyaba al Gobierno.

Varios diputados han expresado su descontento con el liderazgo de Johnson, tras salir a la luz en las últimas semanas el alcance del “Partygate” mientras el país cumplía estrictas medidas restrictivas.

No obstante, los parlamentarios han decidido esperar a conocer el resultado de una investigación sobre este escándalo antes de iniciar un proceso interno para decidir el futuro de Johnson.

Para ello, el Comité 1922, que agrupa a los diputados “tories” sin cartera, debe recibir al menos 54 cartas de los legisladores, en las que expresen que no tienen confianza en su líder