Internacional

EE UU alerta que Rusia cuenta con el 70% de las fuerzas necesarias para una invasión total en Ucrania

La incursión podría realizarse a mediados de febrero y dejaría un balance de hasta 50.000 civiles muertos y una grave crisis de refugiados en Europa

Rusia habría reunido ya al 70% de la potencia de combate militar en primera línea de fuego en la frontera con Ucrania y, según han revelado altos funcionarios al Congreso de Estados Unidos, Vladimir Putin podría lanzar una invasión a gran escala a mediados de febrero, dejando un balance de hasta 50.000 civiles muertos y provocando una grave crisis de refugiados en Europa con la huida de millones de personas.

Una rápida invasión rusa que podría conducir a la captura casi inmediata de la capital ucraniana y causar, hasta llegar a Kiev, un dramático balance de entre 25.000 y 50.000 víctimas mortales y heridos, 5.000 a 25.000 miembros del Ejército ucraniano y 3.000 a 10.000 militares rusos, así como provocar la huida de entre uno y cinco millones de refugiados en Europa, la gran mayoría de ellos a Polonia.

Esta información fue facilitada por altos funcionarios de la Administración Biden durante una sesión de seis horas a puerta cerrada con legisladores de la Cámara de Representantes y el Senado de Estados Unidos. Las imágenes satelitales y las comunicaciones entre las fuerzas rusas y sus equipos en movimiento muestran, según información confidencial del Gobierno, que Rusia habría reunido ya todo lo necesario para emprender la mayor operación militar en tierra de Europa desde 1945.

Distintos escenarios

Según las distintas versiones que se barajan y dependiendo del objetivo final de Vladimir Putin, Rusia podría atacar Kiev movilizando sus fuerzas militares hacia el sur, desde sus actuales posiciones de Bielorrusia. O, en otra hipótesis contemplada por altos funcionarios estadounidenses, el presidente ruso podría enviar a sus soldados a través de la frontera rusa hacia el este y sur de Ucrania, en el caso de que tenga la intención de fracturar a su país vecino atacando directamente a una buena parte del Ejército ucraniano.

Pocas horas antes de darse a conocer esta detallada revelación, el primer ministro británico, Boris Johnson, y su homólogo francés, Emmanuel Macron, anunciaban que la OTAN y sus aliados se unirían en la lucha contra la agresión rusa “donde sea y como sea que ocurra”.

La semana pasada, el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin, adelantó que Putin podría utilizar los cerca de 120.000 efectivos militares que ha acumulado durante meses a lo largo de la frontera para apoderarse de ciudades ucranianas y “territorios importantes” o incluso para llevar a cabo “actos coercitivos o actos políticos de provocación”, como el reconocimiento de algunos territorios con ideología separatista dentro de Ucrania.

Esfuerzos diplomáticos

Los líderes europeos aumentan sus esfuerzos diplomáticos. Se espera que Macron visite Moscú el lunes y Kiev el martes, mientras el presidente de EEUU, Joe Biden, recibirá este lunes por primera vez al canciller alemán, Olaf Scholz, en la Casa Blanca. El líder alemán, a su vez, viajará a Kiev la siguiente semana, el próximo 14 de febrero, y a Moscú justo un día después.

Aunque, por ahora, todos los esfuerzos parecen ser pocos ante el riesgo a una rápida invasión rusa. No sin antes, sin embargo, esperar a que culminen los Juegos Olímpicos de Invierno en China como gesto a su tan necesario aliado, el presidente Xi Jinping. También para ganar tiempo para facilitar el movimiento de vehículos y equipos pesados en largas distancias bajo condiciones climatológicas adversas.

El Ejército ruso habría establecido ya cerca de Ucrania un total de 83 “grupos tácticos de batallón”, cada uno de los cuales equivale, en tamaño, al batallón de entre 750 y 1.000 soldados estadounidenses. Es decir, en apenas dos semanas, esa cifra supone un aumento de los 60 grupos tácticos de batallón en posición.

Además, otros 14 grupos tácticos de batallón se estarían dirigiendo desde diversas partes de Rusia a la zona fronteriza ucraniana ya que, según los cálculos de Estados Unidos, Putin podría necesitar un total de entre 110 y 130 grupos tácticos de batallón para llevar a cabo una invasión a gran escala. Aunque altos funcionarios estadounidenses tampoco descartan que Putin opte finalmente por una incursión más reducida y limitada.

Reino Unido tiene “alta confianza” en que Rusia planifica fabricar intencionadamente una razón para atacar a Ucrania, mientras Estados Unidos recopila pruebas que lo demuestran. Según trascendía hace unos días, funcionarios de la Administración Biden revelaban la existencia de un video falso “muy gráfico”, elaborado por el Kremlin, de un supuesto ataque ucraniano que podría ser utilizado con el pretexto de forzar la invasión ruso contra su vecino y justificar sus futuras acciones.

Si bien ni el tamaño y la escala de la inminente invasión rusa están claros, y todavía se apuesta por una solución diplomática a la crisis, EE UU evalúa internamente la acumulación rusa en la frontera y esboza distintos indicadores que sugieren la intención de Putin de invadir Ucrania en las próximas semanas.

Entre ellos, supuestos ejercicios con armas nucleares re-programados para mediados de febrero y marzo, en lugar de los que habitualmente Rusia lleva a cabo a finales de año, con la posibilidad así de emplear lanzamientos de pruebas de misiles de largo alcance desarmados en territorio ruso para disuadir a Occidente.

Refuerzo de tropas en Polonia

La llegada a Polonia del comandante general de la 82 División Aerotransportada, el general Christopher Donahue, fue confirmada por el Pentágono, así como el envío de 1.700 tropas estadounidenses desplegadas desde Carolina del Norte y 300 soldados más desde Bragg a Alemania.

“La presencia de nuestro cuerpo sirve para reforzar las fuerzas estadounidenses existentes en Europa y demuestra nuestro compromiso con nuestros aliados y socios de la OTAN”, señaló el Capitán del Ejército de EEUU, Matt Visser, portavoz del 18 Cuerpo Aerotransportado. Cuerpo que está compuesto por “fuerzas con capacidad de combate que están listas para mejorar la capacidad de la alianza para disuadir y derrotar la agresión rusa”, añadió en un comunicado.

Tropas adicionales que se suman a los 1.000 militares trasladados de la base alemana a Rumanía, del total de 3.000 destinadas la semana pasada por Washington para apoyar a sus aliados de la OTAN en Europa del Este. Movimiento estratégico de soldados que se irá efectuando, e incluso ampliando, en función de las necesidades, tal y como anunció la cúpula de las Fuerzas Armadas de EEUU la semana pasada.