Internacional

Rusia provoca a la OTAN con un ataque a una base militar a 25km de Polonia

Al menos 35 muertos y 134 heridos en un ataque con misiles en el principal campo de entrenamiento en el oeste de Ucrania con voluntarios de la Legión Extranjera posiblemente entre ellos

Rusia continúa ampliando sus ataques en todo el territorio de Ucrania. Leópolis, la ciudad más grande del oeste del país, se despertó ayer con el sonido de las sirenas antiaéreas. Sin embargo, a diferencia de las noches anteriores, esta vez las alarmas fueron seguidas por el sonido de explosiones.

El Centro Internacional para el Mantenimiento de la Paz y la Seguridad de Yavoriv, una importante base militar y campo de entrenamiento, fue alcanzado por al menos ocho cohetes alrededor de las 5:45 am. Hasta el momento, se han reportado 35 muertes con al menos 134 heridos, según el jefe de la administración regional Maksym Kosytskyi.

Ataque en la frontera con Polonia
Ataque en la frontera con Polonia FOTO: T. Nieto

La base está situada a 25 kilómetros de la frontera con Polonia y a 30 kilómetros de Leópolis. Con frecuencia alberga entrenamiento militar internacional con la participación de los militares de los países de la OTAN y ha sido mejorado enormemente por los instructores británicos, estadounidenses y lituanos en los últimos años.

El ataque se produjo después de que el viceministro de Exteriores de Rusia, Sergei Ryabkov, advirtiera el sábado que los «envíos de armas a Ucrania» ahora son «objetivos legítimos». El ministerio de Defensa ruso afirmó ayer que el ataque destruyó una gran cantidad de armas enviadas por Occidente y mató hasta 180 «mercenarios extranjeros». Sin embargo, no está claro si alguno de los suministros de armas antiaéreas y antitanques se vio afectado por el ataque.

Por su parte, el ministro de Defensa de Ucrania, Olexiy Reznikov, calificó el ataque como un ataque terrorista e insistió a Occidente en que introduzca la zona de exclusión aérea. También mencionó que allí trabajaron instructores de otros países. Según el periodista Christopher Miller, los instructores extranjeros se retiraron de la base en febrero, pero numerosos voluntarios internacionales que se han unido a la Legión Extranjera de Ucrania podrían haber estado en la base. Más tarde Miller informó que según sus fuentes ningún extranjero murió en el ataque.

Otra ciudad occidental, Ivano-Frankivsk, también fue atacada ayer, por segunda vez en los últimos tres días. Su alcalde Ivan Martsinkiv indicó que el aeropuerto fue nuevamente alcanzado por misiles rusos. Reiteró su llamamiento a los habitantes de la vecina zona densamente poblada para que abandonen sus casas.

Los bombardeos confirman el patrón de los ataques rusos que se acercan cada vez más a las fronteras de la OTAN y la UE. Algunos analistas lo ven como un intento de disuadir aún más a Occidente de ayudar a Ucrania, mientras que Rusia también puede envalentonarse por la falta de voluntad de Occidente a enfrentarse a Moscú militarmente.

Otras ciudades grandes fueron bombardeadas nuevamente esta noche, con Mykolaiv y Chernihiv fueron particularmente afectadas. Popasna, una ciudad en la región de Lugansk, fue bombardeada con bombas de fósforo, según la defensora del pueblo Ludmila Denisova. Mientras que Volnovaja en Donetsk está casi completamente destruida por fuego de artillería.

Si bien ciertos objetivos militares parecen ser blanco de armas de alta precisión, los objetivos civiles, como hospitales, escuelas y edificios residenciales, siguen siendo objeto de bombardeos indiscriminados. Un importante monasterio en la región de Donetsk, en Sviatogirska Lavra, que actualmente albergaba a 1.000 personas, fue alcanzado por la noche. No se reportaron muertes con alrededor de 30 heridos leves.

Unos sacerdotes ortodoxos ucranianos se ofrecieron como voluntarios para ayudar al convoy humanitario a llegar a Mariupol donde miles de personas ya han perdido la vida por las bombas rusas y el asedio. Según el jefe de la administración regional de Zaporiyia, Oleksandr Staruj, los puestos del bloque ruso han saqueado parcialmente el convoy, robando alimentos y suministros de emergencia destinados a los ciudadanos de la ciudad sitiada. No obstante, el convoy siguió avanzando hacia Mariupol.

Guerra Ucrania
Guerra Ucrania FOTO: Antonio Cruz

El Ayuntamiento de Mariupol informó ayer de que desde el inicio de la ofensiva rusa han muerto en esta ciudad ucraniana sitiada 2.187 residentes y que las fuerzas rusas han lanzado más de un centenar de bombardeos aéreos.

Unas 13.000 personas lograron salir el sábado de otras zonas asediadas. Sin embargo, un grupo de siete civiles fueron asesinados por los rusos mientras intentaban huir del pueblo de Peremoga, en la región de Kiev. La columna de mujeres y niños que trataban de huir de las hostilidades en la región fue atacada por el Ejército de Rusia. Mataron a siete de ellos, incluido un niño.

En Irpin el periodista estadounidense Brent Renaud que cubría la evacuación de la población civil fue asesinado de un tiro por los militares rusos. Un tren de evacuación hasta Leópolis, fue atacado por aviones rusos con al menos una conductora muerta.

Mientras se espera que Kiev sea atacada en los próximos días, los combates principales se centraron en el área al noroeste de la ciudad cerca de Irpin y Bucha y al noreste, cerca de Brovary, donde una gran columna rusa fue parcialmente destruida y se vio obligada a dar la vuelta por el Ejército ucraniano hace dos días.

Según el último informe de la inteligencia británica, el Ejército ruso trata de rodear a las fuerzas ucranianas en el este del país desde el norte desde Járkov y desde el sur desde Mariupol. Un gran grupo está tratando de esquivar Mykolaiv y llegar a Odesa en el suroeste.

A pesar de las amenazas de Rusia, EE UU acordó otro gran envío de armas a Ucrania, por un valor de 200 millones de dólares. Ucrania ha solicitado el sistema de defensa aérea S-300 de Eslovaquia.