Internacional

Jersón, en el punto de mira ante una posible anexión a Rusia

Las fuerzas rusas estarían organizando un referéndum ilegal en la región para convertirla en República Popular, como Donetsk y Lugansk

Rusia continúa golpeando el territorio de Ucrania. Los actos reconocidos como “crímenes de guerra” por las organizaciones internacionales no cesan y las tropas rusas bombardean edificios, matan civiles e incluso atacan hospitales, psiquiátricos o guardarías.

La ONU ha elevado a 626 el número de ucranianos fallecidos desde que comenzara la invasión rusa el pasado 24 de febrero, entre ellos 46 niños, aunque las autoridades ucranianas cifran solo en la urbe de Mariupol en 2.500 los muertos. En este lugar murieron tres personas (dos bebés) y diecisiete resultaron heridas tras un bombardeo en un hospital de maternidad.

Las tropas rusas siguen adentrándose en el país y han tomado el control de algunas ciudades al norte, este y sur de Ucrania, así como en los últimos días han empezado a atacar el oeste. Una de estas ciudades es Jersón, que cayó en manos del Ejército ruso a principios de marzo. Los militares saquearon la ciudad, el supermercado quedó destrozado y civiles se quedaron sin hogar, tal y como relataron residentes de la zona a LA RAZÓN. Asimismo, desde el pasado sábado, las fuerzas rusas están tratando de persuadir a los diputados de la región del sureste del país y fronteriza con Crimea para cooperar en la creación de una “República Popular de Jersón”, independiente de Ucrania, al igual que las zonas prorrusas Donetsk y Lugansk.

La Fiscalía Regional de Jersón alertó sobre la intención de celebrar un “referéndum ilegal” que constituya una nueva república, buscando solo sus votos a favor para engañar a la gente. “Jersón fue, es y será parte integral de un único Estado, Ucrania”, dijo el alcalde de la región, Igor Kolykhayev, a través de Facebook, en un intento por tranquilizar a la población, que se ha visto asediada por “los ocupantes”.

“Los diputados del Consejo Regional de Jersón, como representantes de los intereses conjuntos de las comunidades territoriales de la región, aseguran a todos que la región es parte de la Ucrania soberana y unitaria. Otros escenarios no son respaldados ni por los residentes de la región, ni por los representantes del Consejo Regional”, ha explicado Kolykhayev.

El alcalde de Jersón ha sostenido que los diputados de la región “nunca reconocerán un intento de crear una ‘República Popular’”. “Nuestros corazones están luchando en tacto con toda Ucrania, que se defenderá de los ocupantes. ¡Kherson es Ucrania! Somos Ucrania. Ucrania es soberana y sólo una. De este a oeste, de sur a norte. Todo lo demás es provocación y vil insinuación del enemigo”, ha concluido el político.

Manifestaciones en favor de la unidad de Ucrania

El pasado 1 de marzo, las tropas rusas llegaron a Jersón, y la región cayó dos días más tarde. Ucranianos denunciaron a LA RAZÓN que Rusia estaba concentrando manifestaciones falsas para “hacer creer al mundo que Ucrania quería formar parte de Rusia” y el territorio fue uno de los lugares donde las tropas rusas lo intentaron. Asimismo, varios camiones y furgonetas llegaban a la zona llenos de ciudadanos rusos para “repoblar” Jersón, en un intento para ganar fuerza y facilitar la anexión del territorio.

Pero los residentes convocan manifestaciones en contra de las tropas rusas y la invasión aprobada por el presidente, Vladimir Putin. “Ayer convocamos nuestras protestas por la libertad de Jersón y de Ucrania. En la manifestación hubo mucha gente con banderas ucranianas”, explica Vitaly, uno de los residentes, a LA RAZÓN, quien dio las gracias por el apoyo y avisó de que las tropas rusas continúan haciendo “controles” a la gente. “Nuestras carreteras siguen cerradas. El gran problema continúa siendo la comida y gasolina”, añade.

Vitaly es uno de los ciudadanos ucranianos que arriesgan su día a día para ayudar al resto de la población que lo necesita. Durante varios días, ha conseguido reunir comida, materias necesarias, agua o gasolina, entre otros utensilios, para darlo a las familias necesitadas que logran contactar con él. Todos los días, compra productos y los logra distribuir no solo en Jersón, sino también en poblaciones cercanas a la región que también están escasos de recursos.