Internacional

Al menos nueve muertos tras el ataque ruso contra una torre de televisión en Rivne: “Hay gente bajo los escombros”

La región era el siguiente objetivo de Rusia para hacerse con el control de su central nuclear en el norte de Ucrania

El líder ruso, Vladimir Putin, busca establecer el control sobre todas las plantas de energía nuclear de Ucrania, de tal manera que provocará un colapso energético en el país
El líder ruso, Vladimir Putin, busca establecer el control sobre todas las plantas de energía nuclear de Ucrania, de tal manera que provocará un colapso energético en el país FOTO: Efrem Lukatsky AP

Al menos nueve personas murieron hoy tras un ataque aéreo ruso contra una torre de televisión en la región de Rivne, en el norte de Ucrania. En la explosión, otras nueve personas resultaron heridas, según informaron las autoridades ucranianas.

El pasado 4 de marzo, las tropas rusas tomaron la central de Zaporiyia, en la localidad de Energodar (al sureste de Ucrania) y su siguiente objetivo, según pudo saber LA RAZÓN, era la central de Rivne. Tanto el ataque anterior como este bombardeo a una torre de televisión no fue un accidente, sino que estaba previsto, y las cuatro centrales nucleares de Ucrania son uno de los objetivos marcados por las tropas rusas en su tarea de “desmilitarizar el país”.

Según relató en las redes sociales el gobernador regional de Rivne, Vitaly Koval, los equipos de rescate siguen buscando supervivientes, pues se teme que todavía “hay gente bajo los escombros de la torre”.

El líder ruso, Vladimir Putin, busca establecer el control sobre todas las plantas de energía nuclear de Ucrania, de tal manera que provocará un colapso energético en el país (la energía nuclear produce más de la mitad de la electricidad del país) y una vez que Rusia tome todas las plantas, Ucrania ya no podrá crear armas nucleares.

Koval ha compartido imágenes de la torre de televisión en Telegram y ha detallado que, por el momento, 15 unidades de equipos especiales de Emergencias y 90 rescatistas participan en las operaciones de salvamento. “El trabajo continúa”, ha indicado.

Desde Ucrania ven estas acciones como un terrorismo nuclear, aseverando que Rusia ignora los riesgos que conlleva para el mundo entero, e incluso para sí misma, un manejo tan descuidado del átomo pacífico. Los ataques a las plantas de energía nuclear podrían destruir reactores con emisiones de radiación a gran escala que podrían cubrir y volver inhabitable todo el continente.