Internacional

Biden endurece el discurso contra Putin: “Este hombre no puede seguir en el poder”

El presidente de Estados Unidos se refiere a Putin como un “carnicero” y subraya que el Artículo 5 del tratado de la OTAN de mutua protección entre aliados tiene carácter “sagrado”

Mientras Joe Biden pronunciaba un discurso histórico en Varsovia, Vladimir Putin ordenó bombardear Leópolis, a tan solo 70 kilómetros de Polonia. El mandatario estadounidense se dirigió al pueblo polaco y al resto de occidente para enviar un mensaje de unidad y apoyo al pueblo ucraniano. “Hoy, Rusia ha estrangulado la democracia y ha intentado hacerlo en otros lugares, no sólo en su territorio. Bajo falsas pretensiones de solidaridad étnica, ha anulado a las naciones vecinas. Putin tiene el descaro de decir que está “desnazificando Ucrania”. Es una mentira. Es simplemente cínico. Él lo sabe [...] Putin tiene la audacia, como todos nuestros autócratas antes que él, de creer que la fuerza hace el bien”, dijo. Sobre territorio polaco, en la última frontera oriental de la OTAN, Biden lanzó una severa advertencia a Putin: “Ni se te ocurra moverte un solo centímetro en el territorio de la OTAN”. El presidente estadounidense dejó claro que EE UU no quiere involucrarse sobre el terreno en la guerra en Ucrania. “Las fuerzas estadounidenses no están en Europa para entrar en conflicto con las fuerzas rusas, las fuerzas estadounidenses están aquí para defender a los aliados de la OTAN”, aseguró.

Durante el segundo día de la visita de Biden a Polonia, el mandatario se reunió con el presidente Andrzej Duda. Durante la mañana de ayer, la Casa Blanca anunció inesperadamente que el presidente de los Estados Unidos, se unió brevemente a la reunión de los secretarios de Estado, Antony Blinken y Defensa, Lloyd Austin, con los ministros de Defensa y Relaciones Exteriores de Ucrania, Dmytro Kuleba y Oleksiy Rieznikov, quienes llegaron a hasta Varsovia explicitamente para el encuentro.

La visita de Biden a Europa se centró por completo en la respuesta occidental a la guerra en Ucrania, pero las conversaciones con el ministro Kuleba y Reznikov, fueron la primera vez que Biden pudo reunirse cara a cara con funcionarios de ucranianos desde que Putin invadió Ucrania. La Casa Blanca dijo que los políticos discutieron “más esfuerzos para ayudar a Ucrania a defender su territorio”. Los funcionarios ucraniananos llegaron hasta la capital polaca para decirle a Biden que la Ucrania de Putin no existe. La llegada a la presidencia de Volodímir Zelenski, un judío laico de habla rusa, es la prueba de un cambio hacia una identidad ucraniana pluralista. El cambio social que empezó con su mandato ha recordado al mundo que Ucrania, lejos de estar lleno de nazis, como dice Putin, se ha vuelto más abierta y receptiva a las minorías. Más tarde, durante su último discurso en suelo europeo, Biden recalcó el apoyo de su país a Ucrania: “Mi mensaje al pueblo de Ucrania es un mensaje que he transmitido hoy al ministro de Asuntos Exteriores y al ministro de Defensa de Ucrania, que creo que están aquí esta noche: Estamos con vosotros. Y punto”. “Ahora, en la perenne lucha por la democracia y la libertad, Ucrania y su pueblo están en primera línea, luchando por salvar su nación, y su valiente resistencia forma parte de una lucha más amplia por los principios democráticos esenciales que unen a todos los pueblos libres”, dijo Biden ante una audiencia de 500 invitados en uno de los patios interiores del Castillo Real de Varsovia.

A primera hora de la mañana de ayer, Biden y Duda mantuvieron una larga reunión de trabajo a solas antes de iniciar una sesión ampliada con ambos grupos de asesores. Biden citó repetidamente el compromiso de Estados Unidos con el artículo V de la OTAN, relativo a la defensa común, y señaló que él fue uno de los principales defensores de la adhesión de Polonia a la OTAN cuando era senador hace 25 años. “La capacidad de Estados Unidos para cumplir su papel en otras partes del mundo depende de una Europa unida y una Europa segura”, dijo Biden en Varsovia. “Hemos aprendido de las tristes experiencias de las dos guerras mundiales, cuando nos hemos mantenido al margen y no nos hemos involucrado en la estabilidad de Europa, eso siempre se vuelve en contra de Estados Unidos”.

Duda habló de “muy buenas relaciones económicas, el mayor volumen de negocios en 2021, más de 18.000 millones de dólares, a pesar de la pandemia de coronavirus, a pesar de todos los obstáculos, es una gran alegría para nosotros”. “Damos la bienvenida a todas las inversiones americanas con nosotros, las acogemos con alegría. Al igual que acogemos con alegría a los soldados estadounidenses que refuerzan el flanco oriental”, aseguró el presidente. “A pesar de los tiempos difíciles, las relaciones polaco-estadounidenses están floreciendo, somos los primeros de Europa en recibir gas estadounidense, que desde hace años llega a nuestro puerto gasístico de Swinoujscie. Esto es extremadamente importante en vista de la actual agresión de Rusia contra Ucrania y el chantaje que Rusia ha estado practicando durante años. Para evitar el chantaje, construimos el puerto de gas en Świnoujście y agradecemos el apoyo estadounidense”, dijo el anfitrión de la reunión.

Después de la reunión con Duda, el presidente estadounidense se trasladó hasta el Estadio Nacional, donde se encuentra el centro de registro para poder obtener el número de identificación y un centro de ayuda con comida y ropa. El primer ministro Mateusz Morawiecki y el alcalde de Varsovia, Rafał Trzaskowski, lo acompañaron durante su visita. Biden, describió a Vladimir Putin como un “carnicero”. Esta fue la palabra que usó después de visitar a los refugiados ucranianos en Varsovia. “Es especialmente triste ver a los niños que huyen de la guerra”, dijo.

El mandatario estadounidense declaró enérgicamente el sábado que el Presidente ruso Vladimir Putin no debe seguir siendo el líder de su país. “Por el amor de Dios, este hombre no puede seguir en el poder”, dijo Biden al final de un discurso pronunciado en el Castillo Real de Varsovia. Fue lo más lejos que ha llegado Biden al pedir un cambio de régimen en Rusia, y refleja un cambio significativo en el enfoque estadounidense hacia Moscú.