Internacional

Estudiantes rusos agreden y acusan de “traidores” a sus profesores por dar discursos contra la guerra de Ucrania

Desde la invasión rusa, el Roskomnadzor (que regula los medios de comunicación en Rusia) prohibió usar los términos “invasión”, “ataque” o “declaración de guerra” e intensificó la censura

La censura y la propaganda acérrimas incluso han llevado a los rusos a favor de la guerra a publicar listas en línea de “traidores y enemigos” entre sus familias y amigos
La censura y la propaganda acérrimas incluso han llevado a los rusos a favor de la guerra a publicar listas en línea de “traidores y enemigos” entre sus familias y amigos FOTO: EVGENIA NOVOZHENINA REUTERS

Al menos cuatro profesores en todo el país han sido entregados recientemente a las autoridades por estudiantes o padres por dar discursos contra la guerra en las escuelas. En algunos casos, los estudiantes grababan en secreto a los instructores, quienes hicieron comentarios negativos sobre la “operación militar especial” de Rusia en Ucrania y mostraban su desacuerdo, para luego contactar con la policía y entregarlos, acusándolos de traidores. En algunos casos, también eran agredidos.

Hace unos días, Irina Gen, una profesora de inglés y alemán de 55 años de Penza, fue llevada a juicio y ahora se enfrenta ante la posibilidad de ser condenada a “varios años de cárcel” después de dar una charla contra la guerra a sus alumnos de trece y catorce años que preguntaban por qué se prohibía a atletas y deportistas rusos participar en competiciones internacionales, según explica The Guardian. “Vivimos en un régimen totalitario. Cualquier disidencia es considerada un delito”, decía la maestra.

Por otro lado, Marina Dubrova, una profesora de inglés en la isla rusa de Sakhalin, fue despedida y multada recientemente tras decir que la guerra “era un error” y afirmar que Ucrania “es un país independiente”, según informa The New York TImes. Un juez dictaminó que Dubrova había “desacreditado públicamente” al ejército ruso y le impuso una multa de 400 dólares.

Desde la invasión rusa a Ucrania, el Roskomnadzor, el organismo que regula los medios de comunicación en Rusia, prohibió usar los términos “invasión”, “ataque” o “declaración de guerra” en relación con la agresión al territorio ucraniano. Asimismo, Putin firmó una ley en el que hacía ilegal llamar a la guerra “invasión”, así como prohibir redes sociales como Facebook o Instagram y evitar “cualquier propaganda de la llamada “desinformación” y los comentarios negativos sobre lo que estaba pasando en la guerra.

La censura y la propaganda acérrimas incluso han llevado a los rusos a favor de la guerra a publicar listas en línea de “traidores y enemigos” entre sus familias y amigos, según The Washington Post.