Internacional

Aumenta la tensión en Moldavia tras los ataques a objetos militares en Transnistria

Alemania enviará armas pesadas a Ucrania después de una reunión de EE UU y sus socios para planificar la ayuda militar que enviarán a Kiev

FOTO: GILLES BADER / ZUMA PRESS / CONTACTOPHOTO GILLES BADER / ZUMA PRESS / CONT

Crecen los temores de que otro país pueda involucrarse en la guerra en Ucrania mientras las tropas ucranianas están repeliendo los ataques rusos en el este y el sur del país. Se han producido tres ataques contra objetos estatales y militares en Transnistria, el autoproclamado territorio separatista de Moldavia. Un edificio de un ministerio fue atacado desde un RPG, dos poderosas torres de transmisión de radio resultaron dañadas y un proyecto militar identificado fue atacado.

La noticia ha provocado el éxodo de los lugareños al territorio controlado por el gobierno de Moldavia, mientras que los gobernantes locales de Transnistria han declarado el nivel rojo de ataque terrorista y han introducido puntos de control en las salidas de las ciudades. El líder del territorio no reconocido, Vadym Krasnoselskyi, ha afirmado que “los rastros conducen a Ucrania”. Ucrania ha negado cualquier participación en los ataques, advirtiendo que Rusia podría realizar más provocaciones para tratar de involucrar a Transnistria en la guerra.

Guerra Ucrania 26 de abril
Guerra Ucrania 26 de abril FOTO: T. Nieto

El incidente se produjo varios días después de la afirmación de un alto comandante militar ruso de que Rusia está tratando de conectar Transnistria con el corredor terrestre a Crimea y la “Rusia continental”. La presidenta de Moldavia, Maya Sandu, ve los ataques como una acción de una ‘facción pro-guerra’ en Transnistria. Moldavia es visto como un próximo objetivo probable para Rusia si logra derrotar a Ucrania. No se ha sumado a las sanciones contra Rusia pero acoge a varios miles de refugiados de Ucrania.

Desde la década de 1990, después de una guerra sangrienta que terminó con la pérdida de facto del control por parte de Moldavia sobre una estrecha franja de tierra a lo largo del río Dniéster y la frontera con Ucrania, aproximadamente 3.000 soldados rusos han estado estacionados en el área, que también alberga una gran stock de municiones de la era soviética. Las propias tropas podrían no ser una gran amenaza inmediata en sí mismas; sin embargo, puede distraer a las tropas ucranianas de la protección de Odesa y Mykolaiv.

Las tensiones en torno a la vecina Odesa aumentaron aún más debido a que el importante puente ferroviario, que conecta la ciudad con Rumania y puertos importantes del Danubio, resultó dañado por un ataque con misiles rusos. Rusia ha afirmado que sus ataques anteriores en Odessa, que mataron a ocho personas después de que un misil impactara en un bloque residencial, tenían como objetivo las bases logísticas que albergan el equipo militar proporcionado por los países de la OTAN.

Representantes de 40 países se reunieron el martes en la base militar estadounidense en Alemania para discutir las formas de apoyar el esfuerzo ucraniano para repeler la invasión rusa. El ministro de Defensa de EE. UU., Lloyd Austin, aseguró que EE. UU. movería “tierra y cielo” para ayudar a Ucrania y dijo que las armas occidentales ya están “marcando una gran diferencia” en el campo de batalla. En lo que puede convertirse en una ruptura significativa con su enfoque extremadamente cauteloso para enviar armas pesadas a Ucrania, Alemania anunció que enviaría 50 Gepard blindados autónomos antiaéreos a Ucrania.

El viceministro de defensa del Reino Unido, James Heappey, comentó que Ucrania tiene derecho a atacar objetos en Rusia y que usar las armas proporcionadas por el Reino Unido con tal objetivo “no sería necesariamente un problema”. Rusia ha respondido amenazando con atacar “los centros” de toma de decisiones en Kiev si Ucrania ataca territorio ruso y advirtiendo que la presencia de consejeros de un “país occidental” no lo disuadirá. Ucrania ha negado hasta ahora cualquier responsabilidad por los ataques a los depósitos de gasolina en las ciudades rusas de Briansk y Belgorod.

El ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, advirtió sobre el “peligro real de que pueda comenzar la Tercera Guerra Mundial” y “sobre el peligro grave de una guerra nuclear”. El homólogo de Ucrania, Dmytro Kuleba, lo ve como una señal de que Rusia “está perdiendo las últimas esperanzas” al tratar de asustar al mundo para que deje de apoyar a Ucrania.

El Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia se reunió el martes con el jefe de la ONU, Antonio Guterres, en Moscú. Guterres fue criticado tanto por su presunta pasividad tras el inicio de la invasión como por su decisión de volar primero a Rusia y luego a Ucrania. Gutiérrez le recordó a Lavrov que “la invasión de Rusia a Ucrania es una violación de su integridad territorial y va en contra de la carta de las Naciones Unidas”, pero también se llamó a sí mismo “un mensajero de paz” y dijo que su visita estaba “estrictamente vinculada a salvar vidas y reducir el sufrimiento”. Aseguró que la ONU movilizará todos sus recursos para garantizar que los civiles puedan salir de Mariupol y Azovstal en particular “en cualquier dirección que elijan”. Numerosos testigos cuentan a LA RAZÓN que Rusia bloqueó la evacuación desde Mariupol a otras ciudades ucranianas mientras se lleva por la fuerza a muchos de sus ciudadanos a Rusia.

Lavrov calificó la propuesta ucraniana de las negociaciones directas en Mariupol como un “gesto teatral”, descartando tal posibilidad. Dijo que Rusia estaba lista para las conversaciones diplomáticas y aún esperaba la respuesta a las propuestas que, según él, se enviaron a Volodimyr Zelenski. Zelenski negó haber recibido nuevas propuestas de Rusia.

Mientras tanto, los intensos combates han continuado a lo largo del frente de batalla con Rusia intentando avanzar hacia Zaporiyia, así como hacia Sloviansk y Kramatorsk desde Izium, hacia Popasna en Lugansk y Mariinka en Donetsk.

El día en que Ucrania recordó a las víctimas del desastre nuclear de Chernobyl, que ocurrió hace 36 años, el jefe del organismo de control atómico de la ONU condenó la ocupación de la planta por parte de fuerzas rusas que duró varias semanas. Al visitar el sarcófago que cubre los restos del material radiactivo, Raphael Grossi calificó la ocupación de “muy, muy peligrosa”. Mientras tanto, el jefe de otra planta nuclear ucraniana en Zaporiyia advirtió que los misiles rusos volaron a baja altura sobre la instalación una vez más el martes por la mañana, lo que podría haber provocado “una catástrofe nuclear”.