Internacional

Amnistía Internacional denuncia que Rusia empleó bombas de racimo en Járkiv

La Policía ucraniana investiga el asesinato de 12.000 civiles por soldados rusos

Forenses ucranianos descubren nuevas fosas comunes en el área de Bucha, en Kyiv
Forenses ucranianos descubren nuevas fosas comunes en el área de Bucha, en Kyiv FOTO: Natacha Pisarenko AP

Amnistía Internacional (AI) ha acusado a Rusia de cometer crímenes de guerra en Ucrania tras recoger pruebas del uso masivo de bombas de racimo 9N210 y 9N235, además de otros tipos de cohetes no guiados y proyectiles de artillería en Járkiv. Rusia comenzó a bombardear la segunda ciudad más grande del país el primer día de la invasión y mató a 606 civiles e hirió a 1.248 residentes. Según el informe de Amnistía Internacional, «cualquiera puede morir en cualquier momento». «Se ha matado a personas en sus casas y en las calles, en los patios de recreo y en los cementerios, mientras hacían cola para recibir ayuda humanitaria o comprar alimentos y medicinas», añade. Las bombas de racimo lanzan docenas de granadas en el aire, dispersándolas indiscriminadamente sobre cientos de metros cuadrados.

El informe subraya que el uso repetido de este tipo de municiones es «escandaloso» e indica un «total desprecio por las vidas de los civiles». «Los ataques indiscriminados contra la población y las propiedades civiles constituyen crímenes de guerra», concluye el informe que insiste en que las fuerzas rusas deben rendir cuentas por ellos. Rusia ha utilizado ampliamente otros tipos de armamento extremadamente peligrosas, como bombas de fósforo o termobáricas en las zonas pobladas, por ejemplo en Mariupol.

Asimismo, la Policía ucraniana reveló ayer que investiga la muerte de 12.000 civiles a manos de las tropas rusas. Un 75% de ellos eran hombres, 2% eran niños y el resto mujeres. «Se trata de bajas estrictamente civiles, personas que no tenían relación alguna con el Ejército o la Policía», subrayó ayer el jefe de la Policía ucraniana, Igor Klymenko, en una entrevista a Interfax-Ucrania. Muchos fueron encontrados en los edificios destruidos por las bombas rusas o asesinados por la artillería mientras se ocupaban de sus asuntos domésticos o buscaban alimentos o medicinas en las ciudades sitiadas. Otros fueron baleados o invadidos por tanques en las calles. Solo en la provincia de Kyiv fueron asesinados 1.500 civiles, con 116 cuerpos encontrados en una de las fosas comunes en Bucha. 1.200 cuerpos no han sido identificados hasta el momento.

La cifra aún no es concluyente, ya que Ucrania no tiene conocimiento del número de víctimas en los territorios controlados por Rusia. Se teme que más de 20.000 personas hayan muerto solo en Mariupol, en la ciudad que se convirtió en el epítome de la brutalidad de las tropas rusas. Varias fosas comunes fueron reveladas en los pueblos vecinos por imágenes satelitales del área.

Más de dos meses después de que los rusos se retiraran del norte de Ucrania, aún se descubren nuevas fosas comunes en la región. Ayer, se encontraron siete cuerpos en una tumba en el pueblo de Mirotske cerca de Bucha. Todas las víctimas fueron asesinadas con tiros en la cabeza. Algunos tenían las manos atadas y las rótulas destrozadas por las balas.

Mientras tanto, las tropas ucranianas en Severodonetsk corren nuevamente el riesgo de ser rodeadas. Todos los puentes que conducen a la ciudad sitiada han sido destruidos, lo que hace imposible la evacuación de los civiles. Sin embargo, las autoridades del país afirman que las tropas ucranianas en la ciudad no están aisladas y pueden trasladar a sus heridos a los hospitales al otro lado del río Sivershyi Donetsk. Cerca de 500 civiles, incluidos 40 niños, se esconden del bombardeo ruso en la gran zona industrial de la ciudad con la planta química «Azot» en su corazón. Según el gobernador de Lugansk, Sergiy Gaidai, la planta no ofrece el mismo nivel de seguridad que «Azovstal» en Mariupol. El combate dentro de la ciudad es extremadamente acalorado, ya que puede tomar un día obtener el control de un edificio separado y del perímetro exterior. Rusia está usando artillería para destruir edificios y alejar a los soldados ucranianos de la ciudad.

La cercana localidad de Lysychansk también está sufriendo fuertes bombardeos. Sin embargo, se encuentra al otro lado del río desde Severodonetsk. Las tropas rusas tendrán que cruzar usando cruces de pontones, a riesgo de sufrir grandes bajas. El final de la batalla de Severodonetsk puede marcar el futuro de la guerra en Ucrania.