Internacional

Al menos 18 muertos en el ataque ruso con misiles contra el centro comercial de Kremenchuk

La lluvia de misiles rusos sobre Ucrania continúa mientras la batalla por Lisichansk sigue en Lugansk

Se temen grandes bajas después de que un misil ruso impactara este lunes por la tarde en el grande centro comercial “Amstor” en la ciudad de Kremenchuk, en el centro de Ucrania. Cerca de mil personas podrían haber estado dentro del centro comercial, que está situado en el centro de la ciudad, a 300 metros de su estación de tren.

Kremenchuk
Kremenchuk FOTO: M. Roselló

Vídeos de los testigos muestran el centro comercial completamente envuelto en llamas. Un hombre, que estaba filmando mientras hablaba por teléfono, afirma que las paredes del edificio estaban empezando a desmoronarse.

“Es imposible imaginar cuántas personas pueden haber muerto”, reaccionó Volodimir Zelenski en Telegram, agregando que “es inútil esperar la decencia y la humanidad de Rusia”. Su consejero Myjailo Podoliak calificó el ataque como otra prueba de que Rusia es un estado terrorista. Según los informes de las autoridades locales, al menos 18 personas fallecieron y una veintena se encuentran desaparecidas.

Kremenchuk es una ciudad industrial de 217 000 habitantes en la región centroeuropea de Poltava. Se encuentra a más de 300 kilómetros desde la línea del frente actual y no ha visto ningún combate desde el comienzo de la invasión hace más de cuatro meses. Ha sufrido repetidos ataques con misiles en los últimos meses, la mayoría de los cuales tenían como objetivo su refinería de petróleo, ya que Rusia ha tratado de destruir la infraestructura ucraniana.

También se escucharon explosiones en el centro de la región, Poltava, sin informes de víctimas hasta el momento. Más al este, Jarkiv también sufrió ataques con misiles dejando al menos 19 personas heridas y 4 muertos. El ejército ucraniano afirma que rechazó el intento ruso de recuperar los territorios perdidos alrededor de Jarkiv el lunes.

ХАРКІВ : обстріли, руїна, пусті вулиці. Місто, що першим зустріло ворога.

Los ataques del lunes siguen a los ataques masivos del fin de semana cuando se lanzaron al menos 56 misiles contra objetivos en toda Ucrania. Rusia ha negado sistemáticamente que estuviera atacando a civiles en Ucrania, culpando al trabajo de los sistemas de defensa aérea ucranianos, como lo hizo después de que sus misiles golpearan los edificios residenciales en Kyiv el domingo o en Odesa en Semana Santa, cuando mataron a 8 personas. Sin embargo, regularmente se jacta de alcanzar lo que llama “objetivos militares” en toda Ucrania.

Rusia continuó hoy ejerciendo presión sobre los defensores ucranianos en varias áreas del Donbás, sobre todo cerca de Lysychansk y Bajmut. Utiliza una amplia gama de armas, incluidas las infames bombas de fósforo que provocan quemaduras profundas y bombas de racimo que esparcen pequeñas bombas por toda el área. Según el ejército ucraniano, los rusos han logrado “cierto éxito” en la zona en el último día. Las autoridades locales piden a todos los vecinos de Lysychansk que abandonaran inmediatamente la ciudad debido a la “amenaza real para sus vidas”, ya que calificaron la situación allí como “extremadamente difícil”.

Mientras tanto, Ucrania ha aumentado el ritmo de sus ataques a los depósitos de munición rusos en el Donbás. En las redes sociales circulan vídeos geolocalizados de incendios en varios lugares, como Svatove y Zymogiria, en los últimos días. Puede estar relacionado con la recepción de lanzacohetes múltiples HIMARS de alta precisión. Ayudaría a Ucrania a disminuir la superioridad de Rusia en municiones de artillería y ejercer presión sobre su logística en Donbás.

Además, el ejército ucraniano ha llevado a cabo más de 10 ataques en la Isla de la Serpiente ocupada por Rusia en el Mar Negro, alegando que destruyó el sistema de defensa aérea “Pantsir S-1″ allí. La isla deshabitada fue capturada por Rusia justo después del inicio de la invasión.

Desde entonces, ha tratado de construir sistemas de defensa aérea allí y ha estacionado sus barcos allí. La Isla fue atacada repetidamente por el ejército ucraniano. Rusia perdió parte de su equipo militar y, sobre todo, el buque insignia de su flota del Mar Negro, “Moskva” en la zona. Ucrania también afirma que continúa su contraofensiva en el sur con los rusos tratando de organizar la defensa de múltiples capas en el área y usar su ventaja en la aviación en un terreno plano y en gran parte abierto.

A medida que crecen los temores de una participación más directa del país en la invasión rusa de Ucrania, Volodimir Zelenski se dirigió a los bielorrusos diciendo que Rusia los “está arrastrando a la guerra”. Les recordó que no eran “esclavos” y que podían actuar en contra de la decisión del Kremlin de utilizarlos como carne de cañón en Ucrania.

Rusia dijo anteriormente que transferiría sus misiles “Iskander” al país, mientras que el autoproclamado líder bielorruso Alexander Lukashenko dijo que su país podría necesitar combatir en Ucrania para evitar que su parte occidental sea “tomada” por Occidente. Sin embargo, según las encuestas más recientes, sólo entre el 3% y el 11% de los bielorrusos apoyaría la invasión de Ucrania, lo que puede explicar por qué Lukashenko aún no ha ordenado la entrada de sus tropas a pesar de su dependencia de Vladimir Putin y la retórica beligerante.