Internacional

Letonia recupera la mili para enfrentarse a la amenaza rusa

El Gobierno presenta una ley para que todos los hombres de entre 18 y 27 años cumplan once meses de entrenamiento militar a partir de 2023

Soldados de la OTAN en la base militar de Adazi en Letonia
Soldados de la OTAN en la base militar de Adazi en Letonia FOTO: Tomas Kalnins EFE

Letonia planea instaurar el servicio militar obligatorio de forma gradual a partir de 2023. 15 años después de abolir la medida, Riga quiere que todos los hombres de entre 18 y 27 años completen hasta once meses de entrenamiento. Las mujeres estarán exentas de dicho servicio, teniendo la opción de hacerlo de manera voluntaria.

La medida es una respuesta a la agresión rusa, anunció el ministro de Defensa, Artis Pabriks. Más letones con entrenamiento militar actuarán de elemento disuasorio para un posible ataque ruso, dijo Pabriks. La medida deberá pasar por el Parlamento en otoño y se podrá implementar a partir de enero o febrero. El Gobierno espera que el proyecto de ley sea aprobado en un momento de máxima tensión entre los vecinos del gigante ruso por la invasión de Ucrania y la amenaza de extender la guerra utilizando a Bielorrusia como centro de mando para expandirse militarmente y movilizar tropas de manera inmediata.

En marzo, el Gobierno letón se comprometió a aumentar su gasto militar al 2,5% del PIB, por encima del objetivo de la OTAN del 2%. En la cumbre de la Alianza en Madrid, Letonia y Canadá acordaron aumentar el número de tropas en el país báltico. Actualmente, hay 4.000 soldados de la Alianza.

Riga, Lituania y Estonia pidieron la semana pasada aumentar el número de soldados hasta llegar a los 50.000 con el objetivo de evitar que Pudin aísle a los Estados bálticos a través del corredor de Suwałki, encajado entre Lituania y Polonia. Los bálticos temen que Vladimir Putin pueda ordenar crear un corredor terrestre entre el enclave europeo de Kaliningrado y Bielorrusia a lo largo del corredor de Suwałki, cortando la zona báltica en caso de ser necesario un refuerzo por tierra en una hipotética invasión.

El nerviosismo entre los Gobiernos de la región ha ido creciendo desde que Lituania prohibió el tránsito de ciertos bienes entre Rusia y su aislado enclave europeo. Altos funcionarios en Moscú amenazaron con represalias y Putin claificó las acciones de Vilna de «hostiles» y como «una violación del derecho internacional». Rodeado por naciones de la OTAN, es un terreno estratégicamente vital para Moscú, ya que proporciona la única costa del mar Báltico para Rusia. Es el hogar de la Flota Báltica del ejército ruso y varias instalaciones avanzadas de misiles Iskander con capacidad nuclear. El terreno depende de su conexión ferroviaria para conectarse con Rusia, esa línea ferroviaria atraviesa Lituania y Bielorrusia, aliado de Moscú. Con el puerto del már Báltico libre de hielo durante todo el año, Kaliningrado había brindado a Rusia una forma de eludir las innumerables sanciones internacionales, pero las restricciones sobre el movimiento de bienes a través de Lituania limita en gran medida ese panorama.

El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció en Madrid que aumentará la cantidad de fuerzas de defensa aérea y otras armas en Polonia, Rumanía y los Estados bálticos. Letonia quiere comprometerse con la defensa de las fronteras de la OTAN y reclama un número de efectivos proporcional similar al de Varsovia. Vila espera que Alemania también se comprometa a seguir manteniendo a los soldados alemanes desplegados en la base militar lituana en Rukla, donde el Ejército alemán encabeza un grupo de combate de la OTAN. La unidad multinacional fue reforzada con tropas adicionales de Alemania y Noruega antes del inicio de la guerra, con lo que el total de militares desplegados pasó de 1.200 a 1.600.

El nuevo Servicio de Defensa Nacional ofrecerá dos veces por año a 500 jóvenes la posibilidad de elegir entre 11 meses de servicio militar, el alistamiento en la Guardia Nacional, con tres semanas de entrenamiento anuales, o un servicio alternativo en los servicios de rescate o la Policía.

El objetivo del país es reforzar sus fuerzas armadas hasta alcanzar 50.000 efectivos entre soldados en activo, tropas de la Guardia Nacional y reservistas listos para ser llamados. Con esta medida, Letonia busca que su Ejército pueda trabajar codo con codo con las tropas de la OTAN que se trasladarán al país de manera indefinida.

El objetivo del país es reforzar sus fuerzas armadas hasta alcanzar 50.000 efectivos entre soldados en activo, tropas de la Guardia Nacional y reservistas listos para ser llamados. Con esta medida, Letonia busca que su ejército pueda trabajar codo con codo con las tropas de la OTAN que se trasladarán al país de manera indefinida en los próximos meses. Según la propuesta del gobierno de Riga, tras una fase gradual de transición de cinco años, todos los varones lituanos de entre 19 y 27 años de edad tendrán la obligación de prestar servicio militar o elegir una de las alternativas previstas. Los soldados recibirán un sueldo de 400 euros al mes y se les suministrará alojamiento y alimentos, explicó el ministro, que señaló que el modelo se inspira en otros países que emplean métodos similares, entre ellos Finlandia.