Internacional

La ofensiva de Ucrania en la Crimea ocupada

Los ataques en la península del mar Negro dejan clara la capacidad de Kyiv para atacar la infraestructura del enemigo

La agencia estatal rusa TASS informó de un tráfico récord en el Puente de Crimea desde que se construyó en 2016 para conectar la península ucraniana anexada al territorio ruso a través del estrecho de Kerch. La culpa puede ser una serie reciente de explosiones en la Crimea ocupada. Los últimos dos posibles ataques de Ucrania ocurrieron ayer en dos lugares diferentes.

Las primeras explosiones ocurrieron en Maiske, cerca de Dzhankoi, al norte de Crimea. Es un centro logístico estratégicamente importante para las tropas rusas en el sur de Ucrania. La detonación ocurrió en el depósito de municiones local. Los proyectiles explotaron durante varias horas seguidas e hirieron a dos civiles, según funcionarios locales designados por Rusia. El Ministerio de Defensa ruso reconoció que la causa probable es un sabotaje.

Una central eléctrica cercana también se incendió tras una posible explosión, según la agencia rusa RIA-Novosti. Un experto ucraniano en políticas energéticas, Svyatoslav Pavliuk, subrayó en su cuenta de Facebook que la planta jugaría un papel clave en el tránsito de electricidad desde la planta de energía nuclear ocupada de Zaporiyia a Crimea, lo que sugiere que el objetivo probablemente se eligió estratégicamente a la luz de los desarrollos en curso alrededor de la central. Los medios rusos también han informado de explosiones en la base militar cerca de Simferopol varias horas más tarde ese mismo día, alegando que un ataque con aviones no tripulados podría haber dañado los 12 aviones de combate que se encontraban allí.

Una fuente anónima en Ucrania fue citada por el «New York Times» reconociendo que una unidad de operaciones especiales fue responsable del ataque a Dzhankoi, así como de la destrucción de al menos nueve aviones de combate en el aeródromo militar de Saki la semana pasada. Mykhailo Podolyak, consejero del jefe de la Oficina Presidencial de Ucrania, indicó a «The Guardian» que deben esperarse más incidentes similares en los próximos meses. El funcionario agregó que la estrategia de Ucrania es destruir la logística, las líneas de suministro y los depósitos de municiones y otros objetos de infraestructura militar rusos en un esfuerzo por crear caos dentro de las Fuerzas Armadas rusas.

Ataques en Crimea
Ataques en Crimea FOTO: Teresa Gallardo

Este martes también se produjeron algunos fuertes bombardeos rusos en las cercanías de la planta de energía nuclear de Zaporiyia. Nikopol, una ciudad a unos seis kilómetros al otro lado del río desde la central, ha cobrado un precio especialmente alto, ya que tanto los edificios residenciales como los objetos de infraestructura están siendo dañados casi todas las noches. Más de una veintena de personas han sido asesinadas en la zona. Ucrania acusa a Rusia de utilizar la central nuclear como escudo para evitar que la artillería ucraniana responda. La planta de Zaporiyia está a cargo de especialistas ucranianos a pesar de ser ocupada días después del comienzo de la invasión rusa. Ha seguido suministrando electricidad tanto a las áreas ocupadas por Rusia como a las controladas por Ucrania.

Recientemente han aumentado los temores de que Rusia intente cortar las líneas de suministro de electricidad de la estación bombardeando su territorio en un intento de obligar al personal a reorientar los flujos de electricidad hacia Crimea. Según los informes, parte del personal afirmó que los rusos estaban bombardeando las partes de la estación, que no eran críticas para su funcionamiento. Sin embargo, uno de los tres bloques tuvo que ser detenido hace varios días. El monopolio de producción de energía nuclear de Ucrania, Energoatom, advirtió a principios de esta semana que los riesgos de una fuga radiactiva y el peligro de incendio seguían siendo altos.

El presidente francés, Emmanuel Macron, instó ayer a Vladimir Putin a retirar sus tropas de la estación y permitir el acceso a una misión internacional de la OIEA, agencia nuclear internacional. 42 países firmaron una petición similar hace días. Mientras tanto, Putin acusó a EE UU y Occidente de instigar conflictos en todo el mundo. Durante la Conferencia de Seguridad Internacional en Moscú, el mandatario ruso alegó que el orden global de seguridad «unipolar» llegaba a su fin e insistió en que Rusia inició una «operación especial» en Ucrania de acuerdo con el estatuto de la ONU para protegerse y proteger a los ciudadanos de Donbás de un «genocidio».