Internacional

Terremoto

Victoria de Giorgia Meloni: ¿Qué dicen los politólogos italianos?

El triunfo de Hermanos de Italia plantea una serie de riesgos, pero no tiene que implicar necesariamente un giro hacia el extremismo

Las elecciones italianas han sido unas elecciones sin emoción. Giorgia Meloni, la líder de Hermanos de Italia, ha logrado imponerse en las urnas tal y como anticipaban los sondeos con una cómoda ventaja respecto al segundo partido, el deprimido Partido Democrático (PD) de Enrico Letta. Meloni se va a convertir en la primera líder de un partido de extrema derecha en alcanzar el poder en Europa, una circunstancia que genera mucha incertidumbre en Bruselas y en las capitales europeas. Pero, ¿qué dicen los expertos?

El director de la oficina del “think tank” ECFR, Arturo Varvelli, pone en valor primero la contundencia del resultado. En un país que suele estar acostumbrado a un “Parlamento colgado” sin mayorías claras, en esta ocasión las urnas han hablado. “Las elecciones italianas han arrojado un resultado claro. El centro-derecha tiene mayoría en ambas cámaras”, destaca Varvelli. Para este experto italiano “ahora la atención se centra en Giorgia Meloni y su política europea. Puede seguir alineándose con Orban o tomar un camino más institucional y moderado y seguir una línea política conservadora en un sentido más tradicional”. Aquí se espera que Forza Italia con Antonio Tajani, ex presidente del Parlamento Europea, funcione como un elemento moderador de la coalición.

Varvelli asegura que “es demasiado pronto para saber qué cambiará para la UE y su equilibrio de poder. Es posible que los aliados europeos vean a Hermanos de Italia con gran recelo. Su insistencia retórica en el interés nacional y de otros países glorifica una noción de integración europea que hará poco por fortalecer la soberanía europea”. No obstante, este experto también señala cómo Meloni ha ido modulando su discurso en estos últimos meses. En concreto, en su política hacia Rusia. La guerra de Putin en Ucrania ha obligado a muchas formaciones europeas a recalibrar sus posiciones.

“La política exterior del gobierno de Meloni bien podría parecerse a algo parecido al enfoque de ‘interés nacional’ de Draghi, integrado en las normas internacionales, aunque con un toque de derecha dura. Sin embargo, no cabe duda de que existe el riesgo de que las fuerzas populistas, antieuropeas y antitransatlánticas puedan desviar al nuevo gobierno de este nuevo rumbo”, concluye Varvelli.

En este punto, Teresa Coratella, directora de programas de la oficina del ECFR en Roma, advierte de que el 33% de los escaños del próximo Parlamento italiano han ido a parar hacia partidos con una postura ambigua sobre Rusia, Ucrania y las sanciones: Forza Italia, la Liga y Movimiento 5 Estrellas.

Todos ellos están en desacuerdo con la posición de Draghi, así como con la de Giorgia Meloni, que ha apoyado al Gobierno y las decisiones y medidas europeas”, señala Coratella.

A nivel europeo, el nuevo Gobierno tendrá que fijar una posición común sobre Ucrania pero ha nivel interno va a tener que lidiar con una situación económica y financiera muy complicada. Los italianos son los mayores receptores del fondo de recuperación puesto a disposición de la Unión Europea para contribuir al crecimiento económico en la Eurozona. Para obtener este maná europeo, Meloni no podrá distanciarse mucho de la ortodoxia de Bruselas. No obstante, la directora de programas de ECFR en Roma, advierte que podrían introducir “nuevos expedientes, como una agenda para la migración y el Estado de Derecho”.