Internacional

¿Quién es el responsable del sabotaje en los gasoductos del Báltico?

Rusia encabeza la lista, pero los expertos no descartan que otros países u organizaciones estén detrás de las fugas de gas del Nord Stream

Ucrania rápidamente acusó de las explosiones que causaron las fugas en los gasoductos Nord Stream 1 y 2 a Rusia, que pretendería empeorar la economía de la UE y aumentar el pánico por los precios del gas de cara al invierno.

Los Gobiernos de Dinamarca, Suecia y Alemania, los países más afectados, coinciden en que se trata de un ataque deliberado, pero hasta ahora han tenido cuidado de no señalar con el dedo a nadie.

La primera ministra sueca, Magdalena Andersson (centro) compareció  junto a la ministra de Exteriores, Ann Linde, y el de Defensa, Peter Hultqvist
La primera ministra sueca, Magdalena Andersson (centro) compareció junto a la ministra de Exteriores, Ann Linde, y el de Defensa, Peter Hultqvist FOTO: Fredrik Persson EFE

La Armada danesa ha aumentado su presencia en el área alrededor de la isla de Bornholm y el ministro de Defensa de Suecia, Peter Hultqvist, afirmó ayer que la Armada sueca está lista para ayudarlos si es necesario. Las fuerzas armadas han hecho “ajustes de preparación” debido al incidente. “Cuando evaluamos sabotaje probable, es un evento fuera de lo común. Trabajaremos intensamente en este tema en el futuro”, aseguro. Con todo Estocolmo no considera el incidente como un acto de guerra. “No podemos hacer eso, sin embargo, es un evento que no es normal”, concluye Hultqvist, que compareció ante la Prensa junto a la primera ministra, Magdalena Andersson, y la ministra de Exteriores, Ann Linde.

¿Quién y por qué atacó las tuberías de los gasoductos?

El asesor presidencial ucraniano, Mykhaylo Podolyak, escribió en Twitter que el daño a Nord Stream 1 y 2 fue “un ataque terrorista planeado por Rusia y un acto de agresión contra la UE”.

Mientras, el primer ministro de Polonia, Mateusz Morawiecki, también señaló con el dedo a Rusia. “Probablemente fue un acto de sabotaje, entonces lo más probable es que sea una señal de Rusia, porque estamos esperando que se confirmen estas circunstancias, y es algo muy preocupante”, dijo. “Esto es algo que muestra a qué medios y mecanismos pueden recurrir los rusos para desestabilizar aún más a Europa”, señaló.

Por su parte, Radosław Sikorski, ex ministro de Defensa y Exteriores de Polonia, dio las gracias a EE UU por lo que calificó como “una operación de mantenimiento especial”.

Simone Tagliapietra, miembro principal del grupo de expertos de Bruegel, se hizo eco de esta línea y escribió en Twitter que el sabotaje mostró que Rusia estaba escalando su uso del arma energética a la guerra híbrida.

El general de brigada Carsten Rasmussen, quien fue agregado de defensa de Dinamarca en Moscú hasta junio, expuso el argumento de por qué Rusia podría querer volar su propio oleoducto en una serie de tuits en danés.

Según Rasmussen, el sabotaje “crea miedo” sobre si Europa podrá obtener gas este invierno, y también sobre la vulnerabilidad de otras infraestructuras en Europa. Aseguró el sabotaje haría que los mercados reaccionaran, elevando los precios de la gasolina en un 12%. En su opinión, el ataque “amenazaría la unidad occidental”, señalando el tuit de Sikorski. Finalmente, dijo que el ataque fue una distracción de los referendos ilegales de Rusia para anexionarse nuevas áreas conquistadas en su invasión de Ucrania.

“¿Quién podría estar interesado en provocar los cuatro efectos mencionados?” se pregunta, señalando con el dedo a Rusia. “Todavía no se ha probado nada, y tal vez nunca se probará. Las acciones de sabotaje en el Mar Báltico parecen una acción híbrida, no dirigida a Dinamarca, sino a la unidad y voluntad de Occidente de apoyar a Ucrania”.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, desestimó tales intentos de culpar a Rusia como “bastante predecibles y también predeciblemente estúpidos”. “Este es un gran problema para nosotros”, protestó ante los periodistas. “Porque, en primer lugar, ambas líneas de Nord Stream 2 están llenas de gas: todo el sistema está listo para bombear gas y el gas es muy caro… Ahora el gas sale volando por los aires”.

Sikorski explicó que el objetivo principal de Nord Stream para Rusia había sido permitirle chantajear a Europa del Este con amenazas de cortar el gas, sin tener que cortar también el gas a los clientes de Europa Occidental. “La única lógica de Nordstream era que Putin pudiera chantajear o hacer la guerra en Europa del Este con impunidad”, escribió. “Todos los estados ucranianos y del mar Báltico se han opuesto a la construcción de Nordstream durante 20 años. Ahora, 20.000 millones de dólares en chatarra yacen en el fondo del mar, otro coste para Rusia de su decisión criminal de invadir Ucrania. Alguien, @MFA_Russia, hizo una operación de mantenimiento especial”.

Respaldando este argumento hay un clip tomado de una conferencia de prensa que el presidente estadounidense, Joe Biden, sostuvo con el canciller alemán, Olaf Scholz, en febrero, días antes de que Rusia invadiera Ucrania. “Si Rusia invade… entonces ya no habrá un Nord Stream 2″, dijo Biden. “Le pondremos fin”.

Esto ha sido tuiteado miles de veces hoy en lo que algunos han descartado como una operación de propaganda rusa. En lugar de amenazar con sabotear el oleoducto, es más probable que Biden se haya referido a la posibilidad de que Alemania simplemente bloquee el oleoducto y se niegue a usarlo.

Al final, Alemania siguió adelante con esa decisión y bloqueó el recién terminado Nord Stream 2, decisión que tomó solo unos días antes de que Rusia enviara tropas a Ucrania.

Ante el peligro de nuevos sabotajes contra sus infraestructuras energéticas, el Gobierno alemán está reforzando la protección de las zonas costeras del mar del Norte y el mar Báltico, así como las terminales que se están construyendo para gas licuado y otros cables de comunicación y submarinos.

En opinión de Arnold Dupuy, jefe del SAS-163, un grupo de investigación dentro de la OTAN experto en amenazas híbridas, considera que los responsables “podrían ser grupos que están en contra del Kremlin, quizás de Ucrania o de otros lugares. También podrían ser activistas o personal prorruso”.

“No quiero llamarlo sabotaje en esta situación, pero creo que ese es el término que también se usa en el Kremlin. Es muy poco probable que tenga tres fugas al mismo tiempo en dos líneas de gas diferentes. Parece un intento deliberado de sabotear las líneas de gas”, constata en el experto en declaraciones a la televisión sueca SVT.

Para llevar a cabo esta operación, se requiere la capacidad de realizar un sabotaje bajo el agua con buzos, vehículos submarinos tripulados o no tripulados. Cuanto más profundo se lleva a cabo un posible sabotaje, se requiere una capacidad submarina más avanzada. “Supongo que cualquiera que tenga la habilidad de hacer actividad subacuática podría haberlo hecho. Hay varias organizaciones y grupos que tienen esa capacidad. Es posible que se haya hecho a través de control remoto”, explica Dupuy.

Sin embargo, el experto descarta que una fallo técnico explique tres fugas simultáneas. -Creo que los gasoductos están bien construidos por empresas occidentales. Por lo que entiendo, en su mayoría están bien mantenidos. Y tener una tubería submarina no es nada nuevo, ha existido durante años sin que ocurrieran varias fugas al mismo tiempo”, asegura.