Internacional

IRIS-T: así es el sistema de misiles antiaéreos que ha recibido Ucrania capaz de proteger ciudades enteras

Este escudo aéreo es el más moderno de todos los que tiene Alemania y puede aniquilar aeronaves, misiles y bombas

Alemania se comprometió este lunes a reforzar “rápidamente” las defensas antiaéreas de Ucrania tras los ataques sufridos este lunes por el Ejército ruso contra la capital Kyiv y otras ciudades del país, que han dejado una docena de muertos y 60 heridos.

De este modo, Ucrania se ha convertido hoy en el primer país en el mundo en recibir los últimos sistemas de misiles antiaéreos IRIS-T. Este escudo aéreo es el más moderno de todos los que tiene Berlín y puede aniquilar aeronaves, misiles y bombas.

“El gobierno decidió que entregaremos el sistema de defensa aérea más moderno que tiene Alemania en el formato IRIS-T”, comentó el propio canciller Olaf Scholz. “Esto permitirá al gobierno ucraniano defender ciudades enteras de los ataques con misiles rusos”, agregó.

El sistema de defensa aérea tuvo su primera etapa de desarrollo en la década de los 90 con la necesidad de Alemania -ya reunificada- de tener tecnología propia de misiles aire-aire. Una vez asentados y puestos en servicio en 2005, la Fuerza Aérea de Alemania se unió al programa MEADS que buscaba una sustitución a los sistemas antiaéreos estadounidenses Patriot. Se buscaba aplicar las nuevas tecnologías disponibles y relevar, junto a otros países de la OTAN, la propuesta norteamericana.

Entonces los misiles IRIS-T se posicionaron como el candidato perfecto. Para ello, Diehl Defence llevó a cabo una serie de “adaptaciones selectivas” a la munición base; incluyendo una sección de nariz más aerodinámica que le permite aumentar notablemente el rango efectivo y la altitud alcanzada.

Otra de las características del misil IRIS-T es su sistema de propulsión con empuje vectorial. La tobera por la que salen los gases de la combustión es direccionable y le proporciona “la aceleración lateral máxima directamente después del lanzamiento, lo que le permite adquirir objetivos a muy corta distancia”, según explica Diehl Defence.

Con respecto al sistema de guiado, emplea un buscador por infrarrojos que utiliza la radicación (calor) emitida por los objetivos como fuente de información primaria para conocer su posición. Cuenta con una “aproximación terminal de alta precisión con extraordinaria probabilidad de impacto directo”.

Sistema antimisiles alemán, IRIS-T
Sistema antimisiles alemán, IRIS-T FOTO: Teresa Gallardo

La primera vez que se probó un IRIS-T SLM completo con todo el ecosistema de radares con representación internacional fue en 2014. Esto da una idea de lo moderno del sistema que Alemania se ha comprometido a enviar a Ucrania. Como plataforma de lanzamiento emplea un camión 8x8 junto con otro vehículo que acarrea el radar multifunción. Este último es capaz de rastrear varios objetivos a la vez y proporciona la información necesaria para que los misiles alcancen a aeronaves enemigas de todo tipo, misiles antirradiación, bombas guiadas, drones y otros cohetes.

El vehículo radar incluye compatibilidad con sistemas de barrido electrónico activo AESA con protección en los 360 grados y un rango de cobertura de unos 250 kilómetros con una elevación de 90 grados. Creando una cúpula de detección a gran escala.

Una vez detectada la amenaza, el IRIS-T lanza el misil que continuamente está recibiendo en tiempo real la posición del objetivo gracias al radar. Cuando entra en fase terminal, a poca distancia de abatirlo, el sistema infrarrojo se enciende para conseguir un extra de precisión.

Otra de las peculiaridades más importantes de este modelo de misil es que no emplea un radar a bordo, lo que le proporciona gran capacidad de resistencia a ser atacado con guerra electrónica; que le dejaría fuera de juego en cuestión de centésimas de segundo.

Por su parte, el lanzador será el encargado de disparar los misiles IRIS-T que permiten un rango de acción efectiva de unos 40 kilómetros y unos 20.000 metros de altitud con posibilidad de lanzamiento en los 360 grados. Sin necesidad de mover el vehículo.