Internacional

“Gloria al Ejército ucraniano”: Así celebra Jersón el fin de los 260 días de ocupación rusa

Las banderas ucranianas ondean nuevamente en la capital como símbolo de la gran victoria sobre Moscú mientras los vecinos saludan a los soldados con abrazos y cánticos

Las banderas ucranianas ondean nuevamente en la ciudad de Jersón en una clara señal de la última gran victoria militar cosechada por el Ejército ucraniano mientras los vecinos salen a saludar a los soldados ucranianos con abrazos y cánticos de alegría.

Los gritos de “¡Gloria a Ucrania!” y “¡Gloria al ejército ucraniano!” se mezclaron este viernes con los bocinazos de los pocos vehículos que todavía quedan en la ciudad de Jersón. Cientos de hombres y mujeres acudieron en masa a las plazas de la capital regional para recibir las primeras unidades del Ejército ucraniano.

Los 260 días de ocupación, en los que alrededor del 80% de la población abandonó la otrora bulliciosa ciudad sureña, están llegando a su fin. El Ejército ruso ha reconocido que la posición de sus fuerzas en la orilla occidental del río Dnipro, el más extenso de Ucrania, era insostenible debido a que bajo fuego ucraniano Rusia no podía acumular fuerzas suficientes para continuar con su avance. Tampoco ha podido salvaguardar su principal logro militar en esta guerra: la conquista de Jersón capital.

Todavía no hay una teoría sobre cuál fue el golpe de gracia del Ejército ucraniano contra las tropas rusas. Algunos informes militares afirman que, a pesar del anuncio a principios de esta semana, las fuerzas rusas huyeron de forma desordenada dejando atrás soldados, incluidos heridos, y equipamiento pesado. En un intento de escapar, soldados rusos habrían tirado sus uniformes para camuflarse con ropa civil.

Mientras los combates parecen congelarse, las tropas rusas han sido vistas cruzando el río Dnipro a pie a través de los cruces de pontones improvisados. El puente clave “Antonivskyi”, ya significativamente dañado por los ataques ucranianos en los últimos meses, fue volado por los rusos en retirada por la noche en un intento de evitar que fuera utilizado por el Ejército ucraniano. Un asesor de la oficina presidencial de Ucrania, Oleksiy Arestovych, afirma que solo se ha capturado a un pequeño número de soldados rusos.

El Ejército ucraniano aún no ha confirmado oficialmente la liberación de Jersón, advierten que las tropas rusas se están trasladando a la orilla oriental del Dnipro, saqueando el área e infligiendo el mayor daño posible a la infraestructura civil. El servicio de inteligencia militar ucraniano instó a los soldados rusos que aún permanecían en la ciudad a rendirse, prometiendo tratarlos de acuerdo con la Convención de Ginebra, pero también “destruir” a quienes decidieran seguir luchando.

El coste de la victoria

La victoria ucraniana en Jersón inclina aún más la balanza a favor de Ucrania en el campo de batalla donde Rusia ha sufrido una serie de derrotas este otoño y solo ha logrado ganancias marginales en Donetsk. También sirve como un gran impulso moral para millones de ucranianos que se ven obligados a soportar cortes de energía debido a los ataques con misiles y aviones no tripulados rusos contra la infraestructura civil del país.

Ucrania está obteniendo otra victoria importante en este momento y demuestra que, diga o haga Rusia lo que quiera, Ucrania ganará”, escribió el ministro de Exteriores de Ucrania, Dmitro Kuleba, en Twitter.

De la misma manera, supone un gran golpe para la imagen de las autoridades rusas, mientras crece el malestar por las pérdidas militares y la de vidas humanas con los reservistas mal entrenados movilizados.

En Ucrania, la alegría de muchos se ve silenciada por la comprensión del alto precio de la victoria con los entierros de los soldados caídos en combate que se realizan casi todos los días en Leópolis. La liberación de Jersón es vista como un paso más, aunque importante, en la liberación de todas las áreas ocupadas de Ucrania.

También se encontraron tres cuerpos con rastros de muerte violenta en una localidad recién liberada en el distrito de Berislav, cerca de la ciudad de Jersón, según informó este viernes la oficina del fiscal general del país. A los hombres les rompieron el cráneo durante la ocupación del área por parte de las fuerzas rusas, lo que aumenta los temores de que se revelen muchos más casos de asesinato y tortura.

Negociaciones

Respecto a la posibilidad de explorar una negociación con Rusia, el general Mark Milley, jefe del Estado Mayor del Ejército, sostiene que Ucrania puede abrir ahora un diálogo con Putin desde una posición de fuerza después de las últimas victorias, la más importante la de Jersón.

Sin embargo, el asesor de Seguridad Nacional, Jake Sullivan, asegura que EE UU no tiene que participar en este proceso para no dar la señal al Kremlin de que “todo lo que tiene que hacer es alargar un poco la guerra y, al final, los estadounidenses harán todo por él”.

Sullivan negó que desde Estados Unidos se estuviese presionando a Ucrania.

El propio presidente estadounidense Joe Biden también insistió que todas las decisiones dependen de los ucranianos y nadie habla del país sin su participación: “Sé una cosa: no les vamos a decir qué hacer”.

Por su parte, el ministro de Defensa ucraniano, Olexiy Reznikov, apuntó que era probable que la campaña militar se ralentizara durante el invierno. Aseguró que Ucrania usaría la pausa para fortalecerse al incorporar a miles de soldados que estaban recibiendo entrenamiento en el Reino Unido.